Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 29, 2023

Ir despacio para ir rápido

Recientemente le di a mis estudiantes un tema de escritura. El tema era: ¿En qué te gusta tomarte tu tiempo y por qué?

Normalmente, les gusta adoptar un enfoque cómico y escribir sobre cosas tontas. «Me gusta tomarme mi tiempo viendo Bob Esponja porque es tan divertido y lo vería todo el día», y «Me gusta tomarme mi tiempo para dormir porque… me gusta dormir».

Los estudiantes de secundaria son graciosos.

Esta semana, sin embargo, los animé a buscar un tono más serio en su escritura. ¿Los resultados?

Me gusta tomarme mi tiempo tejiendo bufandas con mi mamá. Sé que suena como si fuera una anciana, pero mi mamá y yo no podemos pasar mucho tiempo juntas y valoro estos momentos a su lado.

Me gusta tomarme mi tiempo horneando porque si voy demasiado rápido, arruinaré la receta y tendré que tirarlo todo. Odio desperdiciar comida porque sé que hay personas pasando hambre en el mundo.

Me gusta tomarme mi tiempo con mi religión porque es importante para mí. La oración, hablar con Jesús, me da vida.

Los estudiantes de secundaria son pensadores profundos.

Todos lo somos, o al menos deberíamos serlo.

Tomarnos nuestro tiempo para hacer las cosas se ha vuelto tabú en el mundo actual.

Queremos entretenimiento, y lo queremos ahora.

Deseamos progreso, pero ayer.

Nos esforzamos por el éxito, pero solo instantáneamente. De lo contrario, ¿por qué molestarse? Toma demasiado tiempo.

Nuestra comida, nuestras películas, nuestros trabajos, incluso nuestras interacciones con los demás (especialmente las digitales) duran solo segundos antes de pasar (rápidamente) a la siguiente cosa.

La vida no fue hecha para vivirla rápido. Al contrario, está en nuestra naturaleza movernos lentamente hacia nuestras metas, ya sean terrenales o celestiales. ¿No pasó Pablo tres años en Arabia después de ser cegado por Cristo en el camino a Damasco? ¿No pasó Steve Jobs innumerables años desarrollando Apple hasta convertirla en la potencia tecnológica que es hoy? ¿No practicó LeBron James tiros desde todos los ángulos en la cancha para convertirse en el número 1 en la lista de máximos anotadores de la NBA?

¿No esperó Jesús 30 años antes de comenzar Su ministerio público?

La paciencia es un ejercicio de la virtud cardinal de la fortaleza. Permite que nuestras habilidades simples se fortalezcan con el tiempo. Cuando estas habilidades se unen a una perspectiva cristiana, descubrimos dos cosas: 1) que hacerlas consistentemente se convierte en un hábito de virtud y 2) que en realidad nunca fuimos nosotros quienes desarrollamos esta habilidad en primer lugar, sino que Dios infundió Su poder en el mundo a través de nosotros. Nuestros talentos, aunque únicos para nosotros, realmente son suyos. Nuestras obras son suyas. Nuestros éxitos (y nuestros fracasos) son, en última instancia, suyos.

Así es como uno progresa rápidamente en la espiritualidad: Ir despacio para ir rápido.

Comenzamos como nosotros, pero al final nos convertimos en uno con Él. Luego nos permite experimentarlo en una perspectiva cuasi en primera persona conocida como vida.

Desafortunadamente, corremos el riesgo de pensar que esta vida es nuestra propia historia, que escribimos las páginas. Nos movemos rápidamente de tarea en tarea llenando nuestros días con listas de cosas por hacer, metas por alcanzar, que olvidamos vivirla realmente. No podemos lograr todo lo que Él nos ha dado hasta que nos detenemos, aprendemos de Sus formas simples y simplemente somos. Una vez que entramos en Su gracia, haremos lo que nos dice Santa Catalina de Siena: «Sé quien Dios quiso que fueras, y prenderás fuego al mundo.»

Ir despacio para ir rápido.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de San Luis Gonzaga, religioso


Lectura del segundo libro de los Reyes (11,1-4.9-18.20):

En aquellos días, cuando Atalía, madre del rey Ocozías, vio que su hijo había muerto,...


Sal 131,11.12.13-14.17-18

R/. El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella El Señor ha jurado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,19-23):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis tesoros en la tierra, donde...

Leer todas las lecturas