Skip to main content
Vida Catòlica agosto 2, 2023

Hoy se recuerda al Beato Augusto Czartoryski, el ‘príncipe’ que se convirtió en salesiano

Cada 2 de agosto, la Iglesia en Polonia celebra la memoria del Beato Augusto Czartoryski, un sacerdote salesiano. Augusto renunció a su título de príncipe, ya que nació en el principado, para responder al llamado del sacerdocio de Cristo, siguiendo el ejemplo de dos grandes santos: Don Bosco y San Rafael Kalinowski.

Nació en París (Francia) el 2 de agosto de 1858, mientras sus padres estaban exiliados. Su padre era el príncipe polaco Ladislao Czartoryski y su madre, la duquesa española María Amparo Muñoz y Borbón. Aunque su familia anhelaba que él participara en el renacimiento de Polonia, Augusto pronto se dio cuenta de que su verdadera vocación estaba en el servicio a Dios y no en la vida mundana de la aristocracia.

El discernimiento vocacional de Augusto se vio influenciado por su maestro, Rafael Kalinowski, quien sería canonizado por el Papa San Juan Pablo II en 1991. A los 25 años, Augusto tuvo un encuentro decisivo con Don Bosco en París, y durante una Misa celebrada por el fundador salesiano, quedó profundamente conmovido por su reverencia. A partir de ese momento, sintió una clara vocación salesiana.

Sin embargo, la aceptación de un «príncipe» en la congregación no fue fácil, y Don Bosco y el Papa León XIII tuvieron que intervenir para autorizar su ingreso a los salesianos. Tras finalizar su formación y emitir sus votos, Augusto Czartoryski se convirtió oficialmente en un salesiano y fue ordenado sacerdote el 2 de abril de 1892.

Lamentablemente, debido a una enfermedad, su ministerio sacerdotal fue breve, y solo pudo servir en Alassio, Italia, durante un año. A pesar de esto, dejó un profundo legado de amor a Dios y una inspiración para los jóvenes de hoy.

El Beato Augusto Czartoryski murió en paz el 8 de abril de 1893 y fue sepultado en la cripta parroquial de Sieniawa, junto a sus ancestros en Polonia. Su beatificación tuvo lugar el 25 de abril de 2004 por el Papa San Juan Pablo II, quien lo reconoció como un ejemplo de fe y entrega a Dios.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XVI Semana del Tiempo Ordinario.


Comienzo del profeta Jeremías (1,1.4-10):

Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes residentes en Anatot, territorio de Benjamín....


Sal 70

R/. Mi boca contará tu salvación, Señor A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9):

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a...

Leer todas las lecturas