Skip to main content
Vida Catòlica febrero 25, 2024

Hoy se celebran a los SANTOS VICTORINO Y COMPAÑEROS MÁRTIRES

En la tumultuosa época del reinado de Decio, el cristianismo enfrentaba una dura persecución en el Imperio Romano. En medio de este clima hostil, surgieron valientes testigos de la fe que desafiaron el poderío pagano con su devoción inquebrantable a Cristo. Entre ellos destacan los Santos Victorino y sus compañeros mártires, cuyo sacrificio y valentía continúan inspirando a los creyentes hasta nuestros días.

Victorino, Victor, Nicéforo, Claudiano, Dióscoro, Serapión y Papias eran ciudadanos de Corinto, una ciudad influenciada por las corrientes culturales y religiosas del mundo antiguo. Sin embargo, su fe cristiana los llevó a enfrentar el desafío supremo de profesar su creencia ante las autoridades romanas.

La historia narra que estos fieles seguidores de Cristo comparecieron ante el procónsul Tercio, quien los sometió a crueles torturas para intentar que renunciaran a su fe. Sin embargo, su valentía y firmeza en la creencia en Cristo no flaquearon, desafiando así el poderío terrenal de aquellos que intentaban silenciar su testimonio.

Tras soportar el tormento en Corinto, fueron enviados a Egipto, donde enfrentaron un destino aún más trágico a manos del gobernador Sabino. Los relatos históricos describen el martirio de cada uno de ellos de manera estremecedora: Victorino y Victor fueron despedazados en un mortero de mármol, Nicéforo saltó por su propia voluntad al pozo de destrucción, provocando la ira del juez y su muerte a golpes.

Claudiano fue descuartizado, Dióscoro condenado a ser quemado vivo, mientras que Serapión fue colgado de los pies y luego decapitado. Finalmente, Papias fue arrojado al mar con una piedra atada al cuello. Su valentía en el rostro de la muerte atestigua la profundidad de su fe y su compromiso con Cristo hasta el último aliento.

El martirio de los Santos Victorino y sus compañeros tuvo lugar el 25 de febrero, día en que son conmemorados en los Martirologios de occidente. Sin embargo, los griegos veneran su memoria el 21 de enero, fecha en que confesaron su fe en Corinto ante el procónsul Tercio.

El legado de estos mártires resuena a través de los siglos, recordándonos el sacrificio supremo que algunos estuvieron dispuestos a hacer por su fe en Cristo. Su ejemplo nos desafía a permanecer firmes en nuestras convicciones, incluso en medio de la adversidad, y a seguir siendo testigos valientes de la verdad del Evangelio. Que su memoria nos inspire a vivir con coraje y devoción en nuestros propios tiempos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas