Skip to main content
Vida Catòlica abril 22, 2024

Hoy se celebra a Santa María Virgen, Madre de la Compañía de Jesús

La devoción a Santa María Virgen, Madre de la Compañía de Jesús:

Santa María Virgen, Madre de la Compañía de Jesús, es una advocación mariana venerada por la Compañía de Jesús (también conocida como los Jesuitas), una orden religiosa católica fundada por San Ignacio de Loyola en 1534. Esta devoción destaca la importancia de la Virgen María como madre espiritual y protectora de la orden y sus miembros.

Origen de la devoción:

La devoción a Santa María como Madre de la Compañía de Jesús se remonta a los primeros días de la fundación de la orden. San Ignacio de Loyola y sus primeros compañeros tenían una profunda devoción mariana y confiaban en la intercesión de la Virgen María en su trabajo misionero y apostólico. A medida que la orden creció y se expandió por todo el mundo, la devoción a María como protectora y guía espiritual se arraigó aún más en la espiritualidad jesuita.

La Virgen María en la espiritualidad jesuita:

Para los jesuitas, la Virgen María desempeña un papel central en su vida espiritual y ministerio. Ella es vista como un modelo de fe, humildad y entrega total a la voluntad de Dios. Los miembros de la Compañía de Jesús recurren a María en busca de su intercesión en momentos de necesidad, fortaleza y discernimiento.

Celebración y devoción:

La festividad de Santa María Virgen, Madre de la Compañía de Jesús, se celebra en diversas comunidades jesuitas en todo el mundo. Durante este día, los jesuitas y aquellos que comparten su espiritualidad honran a María con oraciones especiales, celebraciones litúrgicas y actos de devoción. Se le pide a la Virgen María que continúe guiando y protegiendo a la orden en su misión de servicio a Dios y a los demás.

Impacto y legado:

La devoción a Santa María como Madre de la Compañía de Jesús ha dejado un profundo impacto en la espiritualidad y la historia de la orden jesuita. Ha inspirado a generaciones de jesuitas a seguir el ejemplo de María en su servicio desinteresado, compromiso con la justicia y amor por Cristo y su Iglesia. La devoción mariana también ha fortalecido el sentido de comunidad y fraternidad entre los miembros de la orden, quienes encuentran consuelo y fortaleza en la protección maternal de María.

Conclusión:

La festividad de Santa María Virgen, Madre de la Compañía de Jesús, es una oportunidad para reflexionar sobre el profundo vínculo entre la Virgen María y la orden jesuita. Es un recordatorio del papel crucial que María juega como madre espiritual y protectora de todos los que se esfuerzan por seguir a Cristo y servir a los demás. En este día, los jesuitas y sus colaboradores renuevan su devoción a María y buscan su intercesión mientras continúan su labor en el mundo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la VII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la carta del apóstol Santiago (5,9-12):

No os quejéis, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Mirad que el juez...


Sal 102,1-2.3-4.8-9.11-12

R/. El Señor es compasivo y misericordioso Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,1-12):

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le...

Leer todas las lecturas