Skip to main content
Vida Catòlica abril 15, 2023

Hoy se celebra a San Damián de Molokai, el apóstol de los leprosos y los enfermos de sida

Cada 15 de abril, la Iglesia Católica celebra a San Damián de Molokai, misionero belga de la Congregación de los Sagrados Corazones, reconocido mundialmente como un héroe de la caridad, pues hizo propio el sufrimiento de los enfermos de lepra que habitaron la isla de Molokai (archipiélago de Hawái, EE. UU.) a fines del siglo XIX, al punto de entregar la vida por ellos.San Damián es el patrono de los leprosos, los marginados por la sociedad, los enfermos de sida, y del Estado norteamericano de Hawái.“Sobre el león y la víbora pisarás” (Sal 91, 12)

El Padre Damián, como también se le conoce, tuvo otro nombre. Originalmente su nombre era Jozef de Veuster, y había nacido en Tremelo, Reino de Bélgica, el 3 de enero de 1840.Fue admitido en la vida religiosa como miembro de la “Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar”, más conocidos como los “Sagrados Corazones de Jesús y María” (SS.CC).Después de un periodo de preparación fue enviado como misionero al desaparecido Reino de Hawái (1810-1894). En marzo de 1864, arribó al puerto de la capital, Honolulu, y allí fue ordenado sacerdote unas semanas después, el 24 de mayo de 1864. Inmediatamente pasó a apoyar a algunas parroquias de los alrededores, en días en los que el país se sumía en una crisis sanitaria de proporciones mayúsculas, la que acabaría fuera de control.

Hawái, por su ubicación estratégica en el Pacífico, era punto obligado para el comercio marítimo, las expediciones y el intercambio cultural. Navegantes de Asia, Europa y Oceanía se mezclaban allí, lo que favoreció la proliferación de enfermedades de todo tipo, entre ellas la lepra -en ese entonces incurable-. Contraerla significaba, primero, aislamiento y marginación; segundo, una condena a muerte que habría de cumplirse lentamente.Es así que el rey Kamehameha IV de Hawai, temeroso de que la plaga acabase con toda la población, decidió segregar a los leprosos del reino. Estos fueron trasladados a una colonia en el Norte, en la isla de Molokai. Desde Inglaterra llegarían las primeras ayudas en suministros y comida, luego de otras partes de Europa, pero sin el apoyo médico indispensable.

“Otros te vestirán y te llevarán adonde no quieras ir” (Jn 21, 18)

Transcurría el año 1865 y el Padre Damián había sido destacado a la Misión Católica de Kohala, ubicada en la isla principal (Hawái). Entonces, su obispo, Mons. Louis Maigret, vicario apostólico, le solicita al Padre Damián que asista espiritualmente a los leprosos.El sacerdote pide un tiempo para rezar y meditar -la misión implicaba el altísimo riesgo de contagiarse y morir- pasado el cual acepta, y se enrumba hacia su destino en Molokai.“Ningún sacrificio es demasiado grande si se hace por Cristo”, solía decir San Damián, consciente de las implicancias siempre posibles de ser sacerdote: se acepta la vocación para ser como Cristo, y no se aspira a nada menos.

“Dijo Jesús: ‘Soy la luz que brilla en las tinieblas’” (Jn 1, 5) Molokai se había convertido en sinónimo de desesperanza y vacío. La isla empezó a hacerse conocida como “la colonia de la muerte”, y sus habitantes a sentirse como verdaderos muertos en vida. Mujeres, hombres, ancianos, niños, jóvenes, familias enteras estaban contagiados y parecía que nada más podía hacerse.El Padre Damián, por su parte, era testigo silencioso de todo tipo de expresiones de miseria moral: el desprecio de los sanos por los enfermos, los lamentos de los moribundos; los cadáveres abandonados aquí y allá, alimento de las alimañas; fosas a medio enterrar; seres humanos abandonados a su suerte en el momento final. Y con todo esto vería algo peor: a los que mueren con odio, resentimiento, lejos de Dios y su ternura.Por eso, el santo misionero se propuso dar una respuesta contundente desde el Evangelio: Dios no sólo no abandona, sino que sufre con nosotros y nos eleva a las cumbres del gozo, así parezca todo perdido. Fueron años en los que el Padre Damían viviría para sus enfermos.

Gracias a Dios, su ayuda espiritual iría transformando de a pocos a todos en la isla. Organizó la construcción de la iglesia dedicada a Santa Filomena, un hospital, una enfermería, una escuela y hasta casas para los sin techo.El santo llegaría a decir: «Hasta este momento me siento feliz y contento, y si me dieran a escoger la posibilidad de salir de aquí curado, respondería sin dudarlo: ‘Me quedo para toda la vida con mis leprosos’”.Tu bondad y tu amor me acompañan y en tu casa, Señor, por siempre viviré (Sal 23, 6)El misionero trabajó a tiempo y a destiempo por años, hasta que en 1885 contrajo la lepra. Tenía 45 años. Las autoridades y muchos de sus hijos espirituales le pidieron que abandonase la isla, pero él no aceptó. Decidió morir allí mismo, antes de que alguien siquiera pensara que Dios podría estarlo abandonando.

Sin tratamiento alguno, sabía que su muerte era inminente, aunque Dios le concedió vivir cuatro años más. Mientras las fuerzas le respondieron, siguió trabajando pastoralmente. Grande fue su consuelo poco antes de morir cuando vio llegar al nuevo sacerdote, el Padre Wendelin, acompañado de un grupo de religiosas franciscanas quienes llegaban a hacerse cargo de la enfermería. Entre esas valientes mujeres estaba Santa Mariana Cope, servidora de los leprosos por 30 años. La Madre Mariana fue canonizada por el Papa Benedicto XVI en 2012.San Damián de Molokai partió a la Casa del Padre el 15 de abril de 1889 a los 49 años.Un verdadero símboloCuando se produjo la incorporación de Hawai a la Unión Americana en 1959, los hawaianos decidieron que sea una estatua del misionero la que los represente en el Capitolio de Estados Unidos, como símbolo máximo de su historia.

San Damián de Molokai fue canonizado el 11 de octubre de 2009 por el Papa Benedicto XVI.

Fuente: aciprensa

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XVI Semana del Tiempo Ordinario.


Comienzo del profeta Jeremías (1,1.4-10):

Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes residentes en Anatot, territorio de Benjamín....


Sal 70

R/. Mi boca contará tu salvación, Señor A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9):

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a...

Leer todas las lecturas