Skip to main content
Vida Catòlica julio 18, 2023

Hoy se celebra a San Arsenio, Padre del Desierto, monje que renunció a una gran herencia

San Arsenio, también conocido como Arsenio el Grande o Arsenio el Egipcio, fue un santo y monje cristiano que vivió en el siglo IV. Nació alrededor del año 354 en Roma, Italia, en una familia noble y acomodada. Sin embargo, a una edad temprana, decidió renunciar a su gran herencia y seguir una vida de renuncia y disciplina espiritual en el desierto.

San Arsenio se trasladó a Egipto, donde se convirtió en discípulo del famoso monje San Juan el Enano. A través de la guía espiritual de San Juan y su propia búsqueda interior, San Arsenio se convirtió en un ermitaño y se retiró a vivir en soledad en el desierto de Escete, también conocido como el desierto de Nitria.

En el desierto, San Arsenio llevaba una vida ascética y se dedicaba a la oración, la meditación y el ayuno. Su fama creció rápidamente debido a su santidad y sabiduría, y muchos buscaban su consejo espiritual. Aunque prefería la soledad, San Arsenio no rechazaba a aquellos que venían a él en busca de ayuda espiritual y se convirtió en un guía espiritual muy respetado y buscado.

Aunque San Arsenio vivía una vida austera, también se preocupaba por los necesitados y utilizaba su herencia restante para ayudar a los pobres y construir hospitales. Además de su generosidad material, San Arsenio enseñaba la importancia de la humildad, la obediencia y la renuncia a las posesiones terrenales para seguir a Cristo.

San Arsenio murió alrededor del año 450 en el desierto de Escete, dejando un legado duradero en la tradición monástica cristiana. Se le considera uno de los Padres del Desierto más destacados, cuyas enseñanzas y ejemplo de vida han influido en generaciones de monjes y buscadores espirituales.

Hoy, el 18 de julio, se celebra la festividad de San Arsenio en honor a su memoria y su contribución a la espiritualidad cristiana. En este día, los creyentes pueden rendir homenaje a San Arsenio y reflexionar sobre su ejemplo de renuncia, humildad y dedicación a Dios.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,8-15):

EN aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en...


Sal 118,23-24.26-27.29-30

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor Aunque los nobles se sienten a...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,22-29):

DESPUÉS de que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando...

Leer todas las lecturas