Skip to main content
Vida Catòlica febrero 19, 2024

Hoy la Iglesia recuerda a San Auxibio, obispo, sobrino de San Marcos Evangelista

El 19 de febrero de cada año, la Iglesia conmemora la vida y obra de San Auxibio de Solias, también conocido como Auxibio de Solos o Soles (hoy Chipre). Según la tradición, Auxibio era sobrino de San Marcos Evangelista, siendo hijo de una hermana de este.

San Auxibio vivió en el siglo I y desempeñó el papel de primer obispo en la isla de Chipre, donde sirvió a la comunidad durante aproximadamente 50 años. Chipre, situada en el mar Mediterráneo frente a la costa sur de Turquía, desempeñó un papel fundamental en la propagación del cristianismo primitivo debido a su estratégica ubicación geográfica.

El encuentro de San Auxibio con San Marcos fue decisivo en su vida. Nacido en Roma en una familia pagana, Auxibio se encontró con su tío San Marcos en Chipre, donde este último había dejado todo para seguir a Jesús de Nazaret. Después del martirio de San Bernabé, quien fuera uno de los doce apóstoles de Cristo y el primero en evangelizar la isla, San Marcos jugó un papel crucial en la conversión de Auxibio al cristianismo, bautizándolo y preparándolo para la tarea de predicar el Evangelio.

Una vez instruido por San Marcos, Auxibio fue enviado a predicar en la ciudad de Solos, al norte de Chipre. A pesar de su discreción, su vida ejemplar atrajo a numerosas conversiones, incluida la de un sacerdote pagano devoto de Júpiter.

La ordenación episcopal de San Auxibio fue realizada por San Tito, colaborador cercano de San Pablo, quien fue persuadido por el testimonio elogioso de San Marcos. Como obispo, San Auxibio se convirtió en un prolífico predicador y su santidad condujo a muchos hacia Cristo, estableciendo una comunidad cristiana próspera y ejemplar en Solos.

En sus últimos días, San Auxibio se dedicó a la formación del clero y de los futuros sacerdotes, exhortando a su sucesor y a la Iglesia en Chipre a mantenerse firmes en la fe. Según la tradición, San Auxibio entregó su alma a Dios en el año 102, dejando un legado de fervoroso servicio a Dios y a su comunidad.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del San Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia


Lectura del libro de Isaías (1,10-17):

Oíd la palabra del Señor, príncipes de Sodoma; escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo...


Sal 49

R/. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios «No te reprocho...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,34–11,1):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la...

Leer todas las lecturas