Skip to main content
Vida Catòlica febrero 16, 2024

Hoy la Iglesia celebra a San Onésimo mártir, a quien San Pablo liberó de la esclavitud

San Onésimo: De Esclavo a Mártir, Inspiración de Perdón y Reconciliación

La vida de San Onésimo, un esclavo del siglo I, está marcada por una serie de eventos que lo llevaron desde la esclavitud hasta la santidad y el martirio. Su historia, registrada en la carta de San Pablo a Filemón en el Nuevo Testamento, es un testimonio poderoso de perdón, reconciliación y transformación a través del amor de Cristo.

Onésimo era un esclavo de Filemón, un cristiano de Colosas, en la provincia romana de Asia (ahora en Turquía). Se cree que Onésimo robó a su amo y huyó a Roma, buscando escapar de las consecuencias de sus acciones. En Roma, por un giro providencial del destino, se encontró con el apóstol Pablo, quien estaba bajo arresto domiciliario.

Encontrar a Pablo fue un punto de inflexión en la vida de Onésimo. Bajo la influencia del apóstol y el poder transformador del evangelio, Onésimo se convirtió al cristianismo. Pablo no solo instruyó a Onésimo en la fe, sino que también lo envió de regreso a Filemón con una carta que lleva su nombre.

La carta a Filemón, incluida en el Nuevo Testamento, es un testimonio conmovedor de la relación entre Pablo, Filemón y Onésimo. En ella, Pablo intercede por Onésimo, pidiendo a Filemón que lo reciba de regreso «no como esclavo, sino mucho más que esclavo, como hermano querido» (Filemón 1:16). Esta carta refleja el profundo amor y la misericordia de Cristo, que transforma las relaciones humanas y trasciende las barreras sociales y culturales.

Filemón, inspirado por las palabras de Pablo y su propio compromiso con el evangelio, perdonó a Onésimo y lo liberó de la esclavitud. Onésimo, ahora libre, se convirtió en un apasionado predicador del evangelio, llevando la buena nueva de Cristo a aquellos que lo rodeaban.

Sin embargo, la historia de San Onésimo no termina ahí. Aunque los detalles exactos no están claramente registrados en la historia, se cree que Onésimo eventualmente sufrió el martirio por su fe en Cristo. Su disposición para seguir a Jesús hasta el final, incluso enfrentando la muerte por su causa, lo convirtió en un testigo valiente del evangelio y un ejemplo de fidelidad incluso en las circunstancias más difíciles.

La Iglesia Católica conmemora a San Onésimo el 16 de febrero, recordando su vida como un testimonio de perdón, reconciliación y valentía en el seguimiento de Cristo. Su historia sigue inspirando a los creyentes de todas las épocas a vivir el evangelio con integridad, amor y sacrificio, recordando que, en Cristo, todos somos libres y llamados a la plenitud de la vida en Él.

Que la vida y el martirio de San Onésimo nos inspiren a perdonar, a reconciliarnos con aquellos que nos han ofendido y a seguir a Cristo con valentía y determinación, sin importar las dificultades que enfrentemos en el camino.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas