Skip to main content
Vida Catòlica junio 4, 2024

Hoy inicia la novena a San Antonio de Padua, «el santo de todo el mundo»

San Antonio de Padua, nacido en Lisboa el 15 de agosto de 1195 y fallecido en Padua el 13 de junio de 1231, también es conocido como San Antonio de Lisboa. Fue un fraile franciscano destacado por su elocuencia como predicador, sus escritos profundos y su capacidad para realizar milagros. Es denominado tradicionalmente como el “Doctor Evangélico” y es uno de los santos más populares de la Iglesia Católica, con un culto extendido universalmente. Su festividad se celebra el 13 de junio.

Primeros años y vocación

Antonio, cuyo nombre de nacimiento era Fernando de Bulhões y Taveira de Azevedo, provenía de una familia noble y recibió una educación religiosa temprana. A los 15 años ingresó en la Orden de los Canónigos Regulares de San Agustín, donde estudió teología y filosofía. Su vida cambió radicalmente cuando conoció a cinco frailes franciscanos que se dirigían a Marruecos y posteriormente fueron martirizados. Inspirado por su sacrificio, Fernando decidió unirse a la Orden Franciscana, tomando el nombre de Antonio.

Vida Franciscana y Predicación

Antonio se trasladó a Marruecos con el deseo de predicar a los musulmanes, pero una grave enfermedad lo obligó a regresar a Europa. Durante su viaje de vuelta, una tormenta desvió su barco hacia Sicilia, donde se estableció y continuó su labor pastoral. Pronto se trasladó a la ciudad de Asís, donde conoció a San Francisco de Asís y participó en el Capítulo de las Esteras en 1221.

Su talento como predicador se descubrió por casualidad en una ordenación sacerdotal en Forlí, donde impresionó a todos con su elocuencia y conocimiento. Desde entonces, fue enviado a predicar por diversas regiones de Italia y Francia, convirtiéndose en uno de los predicadores más famosos de su tiempo. Sus sermones eran conocidos por su claridad y profundidad teológica, y atrajeron a multitudes de personas.

Milagros y escritos

San Antonio es famoso por los numerosos milagros atribuidos a su intercesión, tanto en vida como después de su muerte. Entre los más conocidos está el milagro del «Mulo reverente», en el que un mulo hambriento se arrodilló ante la Eucaristía en lugar de ir a comer, y el milagro del «Peces», donde predicó a los peces cuando los herejes de la ciudad se negaron a escucharlo.

Antonio también es recordado por sus escritos, especialmente sus sermones, que revelan una profunda comprensión de las Escrituras y una gran habilidad literaria. Estos escritos le valieron el título de “Doctor Evangélico”, un reconocimiento a su capacidad para explicar y difundir el Evangelio.

Aparición del Niño Jesús

Una de las visiones más famosas de San Antonio es la aparición del Niño Jesús. Se dice que mientras oraba, el Niño Jesús se le apareció y lo sostuvo en sus brazos. Esta visión es la razón por la cual a menudo se le representa en el arte cristiano sosteniendo al Niño Jesús.

Canonización y legado

San Antonio de Padua fue canonizado el 30 de mayo de 1232, menos de un año después de su muerte, por el Papa Gregorio IX, lo que lo convierte en uno de los santos más rápidamente canonizados en la historia de la Iglesia. Su santuario en Padua es un importante lugar de peregrinación, y su culto se ha extendido por todo el mundo.

San Antonio es considerado el patrono de los pobres y oprimidos, y es invocado como el santo de los milagros, especialmente para la recuperación de objetos perdidos. Su vida y obra continúan inspirando a millones de personas, y su influencia perdura en la tradición cristiana hasta el día de hoy.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas