Skip to main content
Vida Catòlica junio 27, 2024

Hoy es la fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro: 27 de Junio

La fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se celebra cada año el 27 de junio. Esta festividad es de gran importancia en la Iglesia católica, y es especialmente venerada por los fieles de la Orden Redentorista. Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es una advocación mariana que representa a la Virgen María sosteniendo al niño Jesús en sus brazos. La imagen, profundamente venerada, se ha convertido en un símbolo de protección y auxilio en momentos de dificultad.

Origen y Devoción

La devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro tiene sus raíces en el siglo XV. La imagen original fue pintada por un artista desconocido y es de estilo bizantino. Se cree que un comerciante la trajo a Roma, con el deseo de honrar a la Virgen María. En 1866, el Papa Pío IX confió la imagen a la Orden Redentorista, con el mandato de hacerla conocida en todo el mundo. Desde entonces, ha sido objeto de gran devoción y ha sido venerada en la Iglesia de San Alfonso en Roma, donde se encuentra actualmente.

Significado de la Imagen

La imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro está cargada de simbolismo. María sostiene al niño Jesús, quien, asustado por la visión de los instrumentos de la Pasión (la cruz, los clavos y la lanza), ha corrido hacia su madre. La mirada de María está dirigida hacia los fieles, transmitiendo una sensación de consuelo y protección. Jesús, a pesar de su temor, mantiene una mano en la de María, mostrando su dependencia y confianza en ella.

Celebración de la Fiesta

La fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se celebra con gran fervor y devoción en muchas partes del mundo. Las celebraciones incluyen misas especiales, procesiones y oraciones dedicadas a la Virgen María. Los fieles acuden a los templos para mostrar su devoción y pedir la intercesión de Nuestra Señora en sus vidas, especialmente en tiempos de dificultad y necesidad.

Misas Especiales

Durante las misas en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, se suelen realizar actos de consagración a la Virgen, renovando la confianza en su intercesión. Las homilías suelen resaltar la importancia de acudir a María en busca de socorro y auxilio, recordando su constante protección.

Procesiones

En muchas comunidades, se organizan procesiones en las que la imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es llevada por las calles, acompañada por los fieles que rezan el rosario y cantan himnos en su honor. Estas procesiones son una expresión pública de fe y devoción, y una oportunidad para pedir su intercesión por las necesidades de la comunidad.

Novenas y Oraciones

Las novenas en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro son comunes en los días previos a su fiesta. Estas oraciones continuadas son una preparación espiritual para la festividad y una manera de pedir la ayuda constante de la Virgen en la vida diaria.

Variaciones Regionales

Es importante destacar que la celebración de esta festividad puede tener variaciones dependiendo de la región o comunidad religiosa. En algunos lugares, pueden añadirse otras actividades culturales o tradicionales, como danzas, representaciones teatrales y ferias en honor a la Virgen.

Para obtener información más específica sobre cómo se celebra esta fiesta en tu localidad, te recomendaría consultar con tu parroquia o comunidad religiosa local. La devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es una manifestación hermosa y diversa de la fe católica, uniendo a los fieles en una súplica común de ayuda y protección bajo el manto amoroso de la Virgen María.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XIV Semana del Tiempo Ordinario. San Enrique. Santa María en sábado


Lectura del libro de Isaías (6,1-8):

El año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado sobre un trono...


Sal 92

R/. El Señor reina, vestido de majestad El Señor reina, vestido de majestad, el Señor, vestido...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,24-33):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Un discípulo no es más que su...

Leer todas las lecturas