Skip to main content
Vida Catòlica junio 2, 2024

Hoy celebramos la memoria de los Santos Marcelino y Pedro, dos mártires romanos

Hoy celebramos la memoria de los Santos Marcelino y Pedro, dos mártires romanos cuya valentía y fe inquebrantable los han convertido en ejemplos eternos de devoción cristiana.

¿Quiénes Fueron?

San Marcelino era un sacerdote en Roma durante el reinado del emperador Diocleciano. San Pedro, por su parte, ejercía el ministerio del exorcismo. Ambos fueron arrestados y encarcelados por su fe. Durante su tiempo en prisión, mostraron un celo extraordinario, alentando a los fieles cautivos y catequizando a los paganos.

Su Martirio

Marcelino y Pedro fueron condenados a muerte por el magistrado Sereno o Severo. En un intento por ocultar su sepultura, fueron llevados en secreto a un bosque conocido como Selva Negra, donde fueron decapitados. Sin embargo, su martirio no quedó en el anonimato. El verdugo, posiblemente convertido al Cristianismo, divulgó el lugar de su ejecución. Dos piadosas mujeres exhumaron sus cuerpos y les dieron sepultura digna en la catacumba de San Tiburcio, en la Vía Labicana.

Honores Póstumos

El emperador Constantino, reconociendo la santidad de estos mártires, mandó construir una iglesia sobre sus tumbas y dispuso que su madre, Santa Elena, fuera sepultada allí. En el año 827, el Papa Gregorio IV donó sus reliquias a Eginhard, hombre de confianza de Carlomagno, para que fueran veneradas en el monasterio de Seligenstadt, cerca de Frankfurt. Durante la traslación de sus restos, se dice que ocurrieron numerosos milagros.

Oración y Devoción

La devoción a San Marcelino y San Pedro ha perdurado a lo largo de los siglos. Los fieles a menudo oran: «Marcelino y Pedro, poderosos protectores, escuchad nuestros clamores».

Reflexión Final

La vida y el sacrificio de San Marcelino y San Pedro nos inspiran a vivir nuestra fe con valentía y dedicación. En tiempos de persecución y prueba, ellos nos enseñan a mantenernos firmes en nuestra creencia y a seguir evangelizando, incluso en las circunstancias más difíciles.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas