Skip to main content
Vida Catòlica enero 18, 2024

Hoy celebramos a Santa Margarita de Hungría, quien abrazó la cruz por amor a su patria

Santa Margarita de Hungría fue una princesa real que nació el 27 de enero de 1242, en Klis, Croacia, y falleció el 18 de enero de 1270, en la ciudad de Buda, actual Budapest, Hungría. Ella es conocida por haber abrazado la cruz y dedicado su vida al servicio de Dios y su patria.

Margarita era hija del rey Bela IV de Hungría y María Lascaris, perteneciente a la nobleza bizantina. Desde su infancia, mostró una profunda devoción religiosa y un desinterés por las cosas materiales. Fue prometida en matrimonio a Boleslao, duque de Cracovia, pero ella renunció a esta unión para seguir una vida de piedad y servicio a Dios.

A pesar de su deseo de ingresar a un monasterio, su padre la casó con Ottokar II, rey de Bohemia, como parte de una alianza política. Sin embargo, Margarita continuó llevando una vida austera y centrada en la oración, dedicando gran parte de su tiempo a obras de caridad.

Tras la muerte de Ottokar II, Margarita pudo profesar sus votos religiosos y vivir una vida más acorde con sus deseos espirituales. Se retiró al monasterio de las Clarisas en Buda, donde abrazó la vida monástica y se dedicó a la penitencia y la oración.

Santa Margarita es recordada por su profundo amor a su patria y su dedicación al pueblo húngaro durante tiempos difíciles, incluidas las invasiones mongolas y las luchas políticas. Utilizó su posición para ayudar a los necesitados y aliviar el sufrimiento de los más desfavorecidos.

Su vida de humildad, sacrificio y servicio la ha convertido en un modelo de santidad. Santa Margarita de Hungría fue canonizada por el Papa Pío XII en 1943. Su fiesta se celebra el 18 de enero.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas