Skip to main content
Vida Catòlica octubre 21, 2023

Hoy celebramos a Santa Laura Montoya, Fundadora de las Misioneras de Maria Inmaculada y Santa Catalina de Siena

Santa Laura Montoya, cuyo nombre completo era María Laura de Jesús Montoya Upegui, fue una mujer extraordinaria nacida el 26 de mayo de 1874 en Jericó, Antioquia, Colombia. Hija de Juan de la Cruz Montoya y Dolores Upegui, creció en una familia profundamente cristiana. La vida de Laura estuvo marcada por la tragedia desde temprana edad; su padre fue asesinado cuando ella tenía solo dos años, dejándola a ella, su madre y sus dos hermanos en la pobreza y la orfandad.

A pesar de las dificultades económicas y las incomprensiones que enfrentó, Laura aprendió el perdón y fortaleció su carácter con sentimientos cristianos gracias a las enseñanzas de su madre. A los 16 años, ingresó en la Normal de Institutoras de Medellín para convertirse en maestra elemental y ganarse la vida.

A pesar de su falta de educación formal, Laura Montoya se convirtió en una erudita de su tiempo y una pedagoga destacada. Su sed de Dios y su deseo de dedicarse por completo a la vida religiosa la llevaron a la oración contemplativa y la penitencia. A pesar de las adversidades, su experiencia espiritual la llevó a desear convertirse en monja carmelita, pero la providencia la guió hacia un camino diferente.

En 1914, con el apoyo de Mons. Maximiliano Crespo, obispo de Santa Fe de Antioquia, Laura fundó una congregación religiosa: las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena. Esta obra religiosa, descrita en su Autobiografía, buscaba mujeres valientes y apasionadas por el amor de Dios, que pudieran vivir entre los pobres habitantes de la selva y guiarlos hacia Dios.

Laura Montoya dedicó su vida al servicio de los demás y se convirtió en una maestra de misión en América Latina. Su legado perdura a través de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena, quienes continúan su obra proporcionando educación y apoyo a las comunidades necesitadas. Laura Montoya fue canonizada por el Papa Francisco el 12 de mayo de 2013 y es venerada como santa en la Iglesia Católica. Su valentía, amor por Dios y dedicación al prójimo la convierten en un ejemplo inspirador para todos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (7,51–8,1a):

EN aquellos días, dijo Esteban al pueblo y a los ancianos y escribas: «¡Duros de...


Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Sé la roca de mi refugio, un baluarte...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,30-35):

EN aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús: «¿Y qué signo haces tú, para que...

Leer todas las lecturas