Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 17, 2023

Hoy celebramos a Santa Isabel de Hungría, la princesa que se hizo sierva de todos

Santa Isabel de Hungría, también conocida como Santa Isabel de Turingia, fue una princesa que vivió en el siglo XIII.

Vida de Santa Isabel de Hungría:

  • Nacimiento: Santa Isabel nació en 1207 en el seno de la familia real húngara. Sus padres eran Andrés II de Hungría y Gertrudis de Merania.
  • Matrimonio: A los 14 años, Isabel fue prometida en matrimonio con Luis IV de Turingia. Este matrimonio fue arreglado por razones políticas.
  • Vida en Turingia: Después de su matrimonio, Isabel se trasladó a Turingia, donde se convirtió en una figura muy querida por su bondad y generosidad.
  • Caridad y Ayuda a los Pobres: Santa Isabel es especialmente conocida por su dedicación a la caridad. Distribuía personalmente alimentos y regalos a los pobres y enfermos, a menudo llevando pan en su delantal para dar a los necesitados.
  • Milagro de las Rosas: La leyenda cuenta que, al ser descubierta llevando pan a los pobres, Isabel fue reprendida por su esposo. Al levantar su delantal, en lugar de pan, se encontraron rosas. Este episodio se conoce como el «Milagro de las Rosas».
  • Viudez y Vida Religiosa: Tras la muerte prematura de su esposo, Isabel quedó viuda a los 20 años. Después de esto, buscó una vida más centrada en la espiritualidad y dedicó el resto de sus días al servicio de Dios y de los necesitados.
  • Orden Terciaria Franciscana: Santa Isabel se unió a la Tercera Orden Franciscana, comprometiéndose a vivir según los principios de San Francisco de Asís.
  • Muerte y Canonización: Isabel murió a la edad de 24 años en 1231. Fue canonizada por el Papa Gregorio IX en 1235, apenas cuatro años después de su fallecimiento.

Legado y Patrocinio:

  • Santa Isabel es la patrona de la caridad, de las viudas y de los necesitados.
  • Su vida es un ejemplo de humildad, generosidad y amor hacia los menos afortunados.
  • Muchas instituciones de caridad y hospitales llevan su nombre en honor a su obra caritativa.

La vida de Santa Isabel de Hungría es recordada y venerada por su dedicación a servir a los más necesitados, demostrando que la verdadera nobleza radica en el servicio desinteresado a los demás.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Jueves de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (8,26-40):

EN aquellos días, un ángel del Señor habló a Felipe y le dijo: «Levántate y...


Sal 65,8-9.16-17.20

R/. Aclamad al Señor, tierra entera Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, haced resonar sus alabanzas, porque...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,44-51):

EN aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: «Nadie puede venir a mí si no lo...

Leer todas las lecturas