Skip to main content
Vida Catòlica enero 5, 2024

Hoy celebramos a San Simeón, el Estilita, el monje que mostró el valor de la penitencia

Vida Ascética: San Simeón el Estilita, también conocido como San Simeón el Anciano, nació alrededor del año 390 en Siria. Desde temprana edad, mostró un fuerte llamado a la vida ascética y monástica. Después de pasar un tiempo en un monasterio, decidió emprender una vida eremítica en solitario.

Estilo de Vida Estilita: La palabra «estilita» proviene del griego «stulos», que significa «columna». San Simeón se hizo conocido por su estilo de vida único, donde vivió en la cima de una columna o pilar durante la mayor parte de su vida. Esta forma de ascetismo extremo buscaba alejarse del mundo y centrarse completamente en la oración y la penitencia.

Ascenso a la Columna: En el año 423, San Simeón eligió una columna de aproximadamente 18 metros de altura cerca de Alepo, Siria, como su lugar de residencia. Pasó muchos años en la cima de esta columna, buscando una vida de continua oración, penitencia y renuncia al mundo.

Atracción de Multitudes: A pesar de su retiro aparente, la fama de San Simeón se extendió rápidamente, y muchas personas se acercaban para buscar su consejo espiritual y recibir su bendición. Incluso los gobernantes y líderes religiosos buscaban su orientación.

Enseñanzas y Consejería: Desde su posición elevada, San Simeón ofrecía consejo y enseñanzas a quienes se acercaban. A través de sus palabras y su ejemplo de vida ascética, buscaba inspirar a otros a una vida más profunda de oración, penitencia y servicio a Dios.

Muerte y Legado: San Simeón el Estilita falleció el 2 de septiembre del año 459. Su legado perdura en las historias y enseñanzas que dejó atrás, así como en la inspiración que ofreció a muchos buscadores espirituales. Su vida extrema de penitencia y dedicación a la oración sigue siendo un testimonio del valor de la renuncia y la búsqueda de la unión con Dios.

Fiesta Litúrgica: La Iglesia celebra la fiesta de San Simeón el Estilita el 5 de enero, recordando su vida ascética y su impacto duradero en la espiritualidad cristiana.

San Simeón el Estilita es venerado como un ejemplo de dedicación extrema a la vida monástica y como un testigo del poder transformador de la penitencia y la oración en la búsqueda de la santidad.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XVI Semana del Tiempo Ordinario.


Comienzo del profeta Jeremías (1,1.4-10):

Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes residentes en Anatot, territorio de Benjamín....


Sal 70

R/. Mi boca contará tu salvación, Señor A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9):

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a...

Leer todas las lecturas