Skip to main content
Vida Catòlica enero 15, 2024

Hoy celebramos a San Pablo el Ermitaño, quien halló a Cristo en la soledad del desierto


San Pablo el Ermitaño, cuya festividad se celebra hoy, fue un asceta cristiano y eremita que vivió en el desierto de Egipto durante el siglo III. Su vida y sus hazañas son parte de la tradición hagiográfica cristiana. Aquí hay una breve descripción de San Pablo el Ermitaño:

San Pablo el Ermitaño:

  • Nacimiento y Vida Temprana: San Pablo nació en Egipto alrededor del año 227 d.C. Se dice que provenía de una familia adinerada, pero quedó huérfano a una edad temprana y heredó una gran fortuna.
  • Vocación a la Vida Eremítica: Después de la muerte de sus padres, Pablo sintió una llamada interior para dedicarse por completo a Dios. Decidió abandonar el mundo y vivir una vida de oración y penitencia en el desierto.
  • Vida en el Desierto: San Pablo el Ermitaño se retiró al desierto de Tebaida, una región desértica de Egipto. Aquí, llevó una vida extremadamente austera, dedicándose a la oración, la meditación y la lucha contra las tentaciones.
  • Milagros y Batallas Espirituales: La tradición relata que San Pablo enfrentó diversas tentaciones y desafíos espirituales durante sus años en el desierto. También se le atribuyen varios milagros, como la capacidad de comunicarse con los animales del desierto.
  • Descubrimiento por San Antonio Abad: San Antonio Abad, otro ermitaño cristiano, descubrió a San Pablo después de muchos años de vida eremítica. Se dice que San Pablo había vivido en total aislamiento, sin encontrarse con nadie más durante casi 90 años.
  • Muerte y Legado: San Pablo el Ermitaño falleció alrededor del año 341 d.C. Su vida se convirtió en un ejemplo para muchos que buscaban una vida de renuncia y dedicación a Dios en el desierto. Su legado perdura en la tradición monástica y eremítica cristiana.

La historia de San Pablo el Ermitaño destaca su búsqueda de Dios a través de la soledad y la renuncia. Su vida en el desierto se considera un testimonio de la capacidad del ser humano para encontrar a Cristo en la austeridad y la contemplación.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,17-29):

Después de la muerte de Nabot, el Señor dirigió la palabra a Ellas, el tesbita:...


Sal 50,3-4.5-6a.11.16

R/. Misericordia, Señor: hemos pecado Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Amarás a...

Leer todas las lecturas