Skip to main content
Vida Catòlica marzo 6, 2024

Hoy celebramos a San Olegario, el santo que tuvo que gobernar tres diócesis al mismo tiempo

Hoy, 6 de marzo, celebramos la vida y legado de San Olegario, un santo venerado por su dedicación al servicio religioso y su notable capacidad de liderazgo en circunstancias desafiantes. San Olegario es recordado por su papel como obispo, y particularmente por el inusual desafío de gobernar tres diócesis simultáneamente.

Nacido en la región de Galicia, España, en el siglo XI, Olegario fue un hombre profundamente comprometido con su fe desde una edad temprana. Después de recibir una educación religiosa sólida, mostró una inclinación natural hacia el ministerio eclesiástico y la vida monástica.

En un momento crucial de su vida, Olegario fue llamado a servir como obispo en tres diócesis diferentes: Tuy, Santiago de Compostela y Lugo. Esta responsabilidad única, que normalmente recaía en obispos separados, refleja la confianza y el respeto que la Iglesia tenía en él como líder espiritual.

A pesar de los desafíos logísticos y administrativos que enfrentaba al gobernar múltiples diócesis, San Olegario abordó su tarea con humildad, diligencia y devoción. Se destacó por su profunda preocupación por el bienestar espiritual de su rebaño, trabajando incansablemente para promover la fe, la moralidad y la justicia en todas las comunidades a su cargo.

Además de sus deberes pastorales, San Olegario también se dedicó a la promoción de la caridad y la ayuda a los necesitados. Se dice que dedicaba una parte significativa de su tiempo y recursos a aliviar el sufrimiento de los pobres, enfermos y marginados, demostrando así el amor de Cristo a través de sus acciones compasivas.

La devoción de San Olegario hacia María, la madre de Jesús, también fue un aspecto destacado de su vida espiritual. Se cree que tenía una profunda relación de oración con la Virgen María, a quien acudía en busca de guía, protección y consuelo en momentos de dificultad.

San Olegario falleció el 6 de marzo del año 1137, dejando un legado perdurable de santidad, liderazgo y servicio desinteresado. Su vida ejemplar continúa inspirando a los fieles de hoy en día a seguir su ejemplo de dedicación a Dios y al prójimo.

En la actualidad, San Olegario es venerado como un intercesor poderoso y un modelo de fe para aquellos que buscan la guía y la fortaleza divinas en sus propias vidas. Su fiesta litúrgica es una ocasión para recordar y honrar su vida santa, así como para buscar su intercesión en nuestras propias necesidades espirituales.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas