Skip to main content
Vida Catòlica junio 12, 2024

Hoy celebramos a San Juan de Sahagún, el predicador que salvó a su pueblo de la peste

San Juan de Sahagún es un santo y predicador reconocido en la Iglesia Católica. Nació el 24 de junio de 1419 en Sahagún, una localidad en la provincia de León, España. Es ampliamente conocido por su labor durante la epidemia de peste que afectó a su pueblo en el siglo XV, convirtiéndose en un símbolo de esperanza y protección divina.

Vida y Milagros durante la Peste

Durante la devastadora epidemia de peste, San Juan de Sahagún se destacó como un predicador ferviente, dedicando sus esfuerzos a ayudar y consolar a los afectados. Su dedicación y compasión eran ampliamente reconocidas, y se le atribuyen varios milagros en los que supuestamente sanó a enfermos y protegió a la población de la enfermedad.

Uno de los episodios más destacados en su vida ocurrió cuando predicó un sermón en la plaza principal de Sahagún. Según la tradición, durante su sermón, hizo una procesión con el Santísimo Sacramento. Al pasar por las calles, las casas infectadas con la peste se iluminaron con una luz misteriosa, lo que se interpretó como un signo de protección divina y un milagro de San Juan de Sahagún.

Labor y Muerte en Salamanca

San Juan de Sahagún falleció el 11 de junio de 1479 en Salamanca, donde había establecido una comunidad religiosa. Su labor en Salamanca también fue notable, dedicándose a la predicación y al servicio de los necesitados. Su vida de devoción y servicio fue reconocida por la Iglesia, y fue canonizado como santo por el papa Clemente VII en 1690.

Celebraciones y Festividad

La festividad de San Juan de Sahagún se celebra el 12 de junio, conmemorando su muerte. En Sahagún, su lugar de nacimiento, y en la región de León, se llevan a cabo festividades religiosas en su honor. Estas celebraciones incluyen procesiones, misas y otras actividades litúrgicas que recuerdan su vida y milagros.

Legado y Veneración

San Juan de Sahagún es considerado un ejemplo de fe y caridad en la tradición católica. Se le invoca como intercesor en situaciones de enfermedad y calamidades, y su labor durante la epidemia de peste lo ha convertido en un símbolo de protección y esperanza en tiempos de crisis sanitarias.

Hoy en día, la figura de San Juan de Sahagún sigue inspirando a los fieles, recordándonos la importancia de la compasión, la fe y el servicio a los demás, especialmente en tiempos de adversidad.

Reflexión Final

San Juan de Sahagún, a través de su vida y acciones, nos enseña el valor de la dedicación y el sacrificio por el bienestar de los demás. Su ejemplo de devoción y su capacidad para inspirar esperanza en tiempos de desesperación lo convierten en un modelo a seguir para los cristianos de todas las generaciones.

En resumen, San Juan de Sahagún fue un destacado predicador y protector durante la epidemia de peste. Su generosidad, compromiso con la difusión del evangelio y defensa de los necesitados lo convierten en una figura importante en la historia de la Iglesia Católica. Su festividad, celebrada el 12 de junio, es un momento para recordar su legado y pedir su intercesión en momentos de dificultad.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de San Luis Gonzaga, religioso


Lectura del segundo libro de los Reyes (11,1-4.9-18.20):

En aquellos días, cuando Atalía, madre del rey Ocozías, vio que su hijo había muerto,...


Sal 131,11.12.13-14.17-18

R/. El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella El Señor ha jurado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,19-23):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis tesoros en la tierra, donde...

Leer todas las lecturas