Skip to main content
Vida Catòlica junio 20, 2024

Hoy celebramos a San Juan de Matera


En el corazón de la región de Basilicata, en el sur de Italia, nació un hombre cuya vida se convertiría en un faro de devoción y fundación monástica: San Juan de Matera, también conocido como San Juan de Pulsano o San Juan de Matera de los Griegos. Su historia, arraigada en la rica tradición espiritual italiana del siglo XI, es un testimonio de renuncia, oración y dedicación a la vida monástica.

Orígenes Nobles y Llamado Espiritual

San Juan nació en Matera, en una familia noble que seguramente le proporcionó todas las comodidades terrenales. Sin embargo, desde una edad temprana, su corazón estaba más inclinado hacia lo espiritual que hacia lo material. Inspirado quizás por los ejemplos de santidad que lo rodeaban en una Italia fervorosamente cristiana, decidió renunciar a su riqueza y posición social para seguir una vida de penitencia y oración.

La Búsqueda de la Soledad y la Fundación Monástica

En busca de un camino más profundo hacia Dios, San Juan se retiró a una cueva en Pulsano. Allí, en la tranquilidad de la soledad, encontró un refugio para su alma sedienta de Dios. Pronto, otros buscadores espirituales se unieron a él en su búsqueda, y juntos fundaron un pequeño monasterio en Pulsano.

La Regla de San Benito y la Congregación Benedictina

Guiado por la sabiduría de la Regla de San Benito, San Juan y sus seguidores establecieron una comunidad monástica basada en los principios de la oración, el trabajo y la vida comunitaria. La Regla benedictina, con su equilibrio entre la contemplación y la acción, proporcionó el marco perfecto para la vida espiritual de San Juan y sus compañeros monjes.

Una Vida Dedicada a la Oración y el Servicio

La congregación benedictina que San Juan estableció en Pulsano destacó por su estricta observancia de la Regla y su profunda devoción a la oración. Los monjes, siguiendo el ejemplo de su fundador, se comprometieron a buscar a Dios en todas las cosas y a servir a los demás con humildad y amor.

Legado y Devoción Continua

La vida y el legado de San Juan de Matera continúan inspirando a las generaciones posteriores de fieles y buscadores espirituales. Su fiesta se celebra el 20 de junio en la Iglesia católica, honrando su memoria y su ejemplo de santidad y dedicación a Dios. En un mundo lleno de distracciones y preocupaciones terrenales, la vida de San Juan nos recuerda la importancia de buscar primero el Reino de Dios y su justicia.

Que la vida de San Juan de Matera nos inspire a todos a buscar una vida de mayor devoción, oración y servicio a los demás, siguiendo su ejemplo de renuncia y entrega total a Dios. Que su legado perdure en la congregación benedictina que fundó y en todos aquellos que buscan la unión con Dios a través de la vida monástica y la espiritualidad cristiana.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Nacimiento de San Juan Bautista


Lectura del segundo libro de los Reyes (17,5-8.13-15a.18):

En aquellos días, Salmanasar, rey de Asiria, invadió el país y asedió a Samaria durante...


Sal 59,3.4-5.12-13

R/. Que tu mano salvadora, Señor, nos responda Oh Dios, nos rechazaste y rompiste nuestras filas;...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (7,1-5):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No juzguéis y no os juzgarán; porque...

Leer todas las lecturas