Skip to main content
Vida Catòlica octubre 17, 2023

Hoy celebramos a San Ignacio de Antioquía, el primero que llamó “católica” a la Iglesia

Hoy celebramos la vida y legado de San Ignacio de Antioquía, una figura fundamental en los primeros años del cristianismo. San Ignacio no solo fue un discípulo cercano de los apóstoles, sino también un valiente defensor de la fe católica. Su contribución a la Iglesia primitiva y su papel en la difusión del cristianismo han dejado una huella indeleble en la historia religiosa.

1. Un Discípulo de los Apóstoles:

San Ignacio de Antioquía fue un discípulo directo de San Pedro y San Juan, dos de los apóstoles más cercanos a Jesucristo. Esta conexión directa con los fundadores del cristianismo le otorgó una comprensión profunda de la doctrina y la fe cristiana.

2. Llamando a la Iglesia «Católica»:

San Ignacio es conocido por ser el primero en utilizar el término «católica» para describir la Iglesia cristiana en su conjunto. La palabra «católica» proviene del griego «katholikos», que significa «universal». Al referirse a la Iglesia como «católica», San Ignacio enfatizó su naturaleza universal y su unidad en la fe.

3. Defensor de la Ortodoxia:

En una época en la que la Iglesia estaba expuesta a diversas interpretaciones y herejías, San Ignacio se destacó como un defensor apasionado de la ortodoxia cristiana. Sus escritos y cartas son testimonio de su firmeza en la fe apostólica y su rechazo de las doctrinas erróneas.

4. Martirio por la Fe:

San Ignacio enfrentó el martirio con valentía y determinación. Fue arrestado por su fe en Cristo y llevado a Roma, donde finalmente fue arrojado a las fieras en el Coliseo y martirizado en el año 107 d.C. Durante su viaje hacia el martirio, escribió varias cartas a comunidades cristianas, exhortándolas a permanecer firmes en la fe y en la unidad con el obispo.

5. Legado Duradero:

El legado de San Ignacio de Antioquía perdura en la Iglesia católica y en la cristiandad en general. Sus escritos han sido estudiados y venerados a lo largo de los siglos, y sus enseñanzas sobre la unidad, la ortodoxia y la fidelidad siguen siendo relevantes en la actualidad.

Hoy, al recordar a San Ignacio de Antioquía, honramos su valentía, su sabiduría y su devoción a la fe católica. Su vida y enseñanzas continúan inspirando a los fieles a vivir una vida de profunda fe y a defender la verdad del Evangelio en un mundo en constante cambio.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XIV Semana del Tiempo Ordinario. San Enrique. Santa María en sábado


Lectura del libro de Isaías (6,1-8):

El año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado sobre un trono...


Sal 92

R/. El Señor reina, vestido de majestad El Señor reina, vestido de majestad, el Señor, vestido...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,24-33):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Un discípulo no es más que su...

Leer todas las lecturas