Skip to main content
Vida Catòlica enero 14, 2024

Hoy celebramos a San Félix de Nola: Testigo de Fe y Caridad

Vida de San Félix: San Félix de Nola, nacido en Nola, Italia, se destacó como testigo valiente de la fe y la caridad en tiempos de persecución. Desde joven, sintió la llamada al servicio apostólico y dedicó su vida a la causa de Cristo.

Sacrificio y Ordenación Sacerdotal: Cuando falleció su padre, Félix tomó la decisión radical de distribuir su herencia entre los pobres, desprendiéndose de los bienes materiales para seguir a Jesús. Fue ordenado sacerdote por San Máximo, Obispo de Nola, convirtiéndose en un fiel colaborador en el servicio pastoral.

Persecución y Prisión: Durante una cruel persecución contra la Iglesia, San Máximo se refugió en el desierto para protegerse. En su ausencia, Félix asumió los deberes pastorales, pero fue apresado por las autoridades romanas. Sufrió azotes, cadenas y fue encarcelado en un calabozo con el suelo cubierto de vidrios.

La Intervención Divina: En prisión, el Ángel del Señor se le apareció a Félix y le encomendó ir en ayuda de San Máximo, quien yacía debilitado. A través de la oración, Félix recibió la gracia divina y, milagrosamente, un racimo de uvas apareció. Al aplicar estas gotas sobre los labios de San Máximo, este recobró la conciencia y fue llevado de vuelta a su iglesia.

Perseverancia y Servicio: A pesar de las persecuciones, Félix permaneció oculto, dedicado a la oración constante por la Iglesia hasta la muerte del emperador Decio. Aunque elegido como Obispo de Nola, continuó viviendo en la pobreza y sirviendo a los necesitados.

Muerte y Legado: San Félix de Nola falleció en medio de la pobreza y el servicio desinteresado. Su vida es un testimonio de valentía, sacrificio y amor a Dios. Su legado perdura como ejemplo de cómo la fe y la caridad pueden brillar incluso en los tiempos más oscuros.

La historia de San Félix nos inspira a ser testigos intrépidos de nuestra fe y a comprometernos con el servicio generoso hacia los más necesitados, imitando su amor por Cristo y su prójimo. San Félix de Nola, ruega por nosotros.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas