Skip to main content
Vida Catòlica marzo 7, 2024

Hoy celebramos a las santas Perpetua y Felicidad mártires, valerosas madres y amigas en Cristo

Hoy celebramos a las santas Perpetua y Felicidad, dos mujeres valerosas cuyo martirio y testimonio de fe han inspirado a generaciones de cristianos en todo el mundo. Su vida y muerte ejemplifican el coraje y la firmeza en la fe incluso en medio de la persecución más intensa.

Perpetua y Felicidad fueron martirizadas en el año 203 d.C. en la ciudad de Cartago, en la provincia romana de África (hoy Túnez). Perpetua era una joven noble y madre de un bebé, mientras que Felicidad era su esclava embarazada. Ambas mujeres fueron arrestadas por su fe cristiana en un contexto de persecución religiosa contra los seguidores de Jesucristo.

A pesar de las súplicas de sus familias y amigos para que renunciaran a su fe y ofrecieran sacrificios a los dioses romanos, Perpetua y Felicidad se mantuvieron firmes en su creencia en Cristo. Incluso en la cárcel, donde fueron encarceladas junto con otros compañeros cristianos, continuaron orando y fortaleciendo su fe.

Uno de los aspectos más destacados de la historia de Perpetua y Felicidad es el relato de su valiente enfrentamiento con las bestias en el anfiteatro romano durante los juegos públicos. A pesar del peligro y la violencia, no renegaron de su fe. Se dice que Perpetua, en un momento de lucidez durante su martirio, ayudó a guiar a su compañero catecúmeno, Saturnino, a través de la lucha, mostrando su fortaleza espiritual y su dedicación a Cristo hasta el final.

El relato de Perpetua y Felicidad ha sido preservado en un texto conocido como el «Martirio de Perpetua y Felicidad», que es uno de los primeros relatos escritos por una mujer cristiana. Este documento proporciona una visión única de la vida de los primeros cristianos y el desafío que enfrentaron al profesar su fe en un mundo hostil.

La fiesta de Perpetua y Felicidad se celebra en la Iglesia Católica y en otras tradiciones cristianas el 7 de marzo. Es una oportunidad para recordar su sacrificio y ejemplo de fidelidad a Cristo, así como para reflexionar sobre la importancia de mantenernos firmes en nuestra fe incluso en medio de las pruebas y tribulaciones.

Las santas Perpetua y Felicidad son recordadas como valerosas madres y amigas en Cristo, cuyo testimonio sigue siendo relevante y poderoso en la actualidad. Su vida nos desafía a seguir su ejemplo de coraje, resistencia y confianza en Dios en todas las circunstancias. Que su memoria nos inspire a vivir con una fe inquebrantable y un amor comprometido por el Evangelio de Jesucristo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas