Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 15, 2023

He aquí tu padre y yo te hemos estado buscando

(Lucas 2:48)

Nuestro Padre celestial dio a su único Hijo engendrado, Jesús, un padre en la tierra para ser su padre en todos los sentidos de la palabra, excepto por generación. Jesús es Dios, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, la Palabra hecha carne (ver Juan 1:14), el Hijo unigénito del Padre, engendrado, no hecho, como rezamos en el Credo Niceno en la Misa; por lo tanto, Dios el Padre es su Padre.

Dios el Padre le da a Jesús un padre terrenal para representarlo. San José fue el hombre creado para representar a Dios el Padre para Dios el Hijo. Solo contempla la grandeza de este hombre y las gracias otorgadas para cumplir con una misión tan sublime. Contempla sus virtudes y, sobre todo, su amor. Dios es amor. Considera el amor en el corazón del hombre que representa a Dios el Padre para Dios el Hijo.

Vivimos en un tiempo en el que muchos llevan heridas de padre. ¿Deseas tener un buen padre, un padre amoroso, que cuide de ti, te provea, te ayude a resolver tus problemas en la vida con sabios consejos, que siempre esté ahí para ti cuando lo necesitas? O tal vez tu padre murió cuando eras joven y nunca llegarás a conocerlo. Tal vez tu padre te ha abandonado y llevas esa herida de rechazo. O sientes que a tu padre no le importas en lo más mínimo.

Toma a San José como tu padre. El padre de Jesús es el padre de todo el Cuerpo Místico. Es el patrón de la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo… padre. Toma a San José como tu padre en todos los sentidos de la palabra, para cuidarte, proveerte, aconsejarte cuando tengas problemas en la vida y, sobre todo, simplemente para amarte y estar ahí para ti. Por supuesto, no puedes verlo, pero el mundo espiritual es muy real. Puedes rezar a San José tantas veces como quieras; muchas veces al día sería bueno. Verás cómo te ayudará y te consolará. Pídele que te acompañe a lo largo de tu vida. Conságrate a él al entregarte a él y pedirle que se encargue de todo por ti. Verás cómo se alivian tus cargas y más paz y alegría entrarán en tu corazón.

A través de San José llegarás a conocer mejor a Dios el Padre y lo amarás más. La intercesión de San José es muy poderosa; puede obtener muchas y grandes gracias para ti. Santa Teresa de Ávila, gran doctora de la Iglesia, dijo que nunca le pidió nada que él no le concediera. Sin duda, lo que le pidió a San José estaba de acuerdo con la voluntad de Dios. Pide, y si tu petición no está de acuerdo con la voluntad de Dios, él obtendrá para ti algo mucho mejor. Si las almas supieran cuán poderoso es San José como intercesor. Solo tenemos que recordar que este hombre fue creado para representar a Dios el Padre para Dios el Hijo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (9,31-42):

EN aquellos días, la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se...


Sal 115,12-13.14-15.16-17

R/. ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? ¿Cómo pagaré al Señor...


Lectura del santo evangelio segun san Juan (6,60-69):

EN aquel tiempo, muchos de los discípulos de Jesús dijeron: «Este modo de hablar es...

Leer todas las lecturas