Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 12, 2023

Guadalupe y la Profecía del Mundo de las Flores

A la luz del amanecer de un sábado a principios de diciembre de 1531, un anciano indígena llamado Juan Diego caminaba trece millas hacia el sur para asistir a misa en la iglesia parroquial de Tlatelolco. Mientras pasaba por la colina de Tepeyac en el lado oeste, escuchó música dulce que provenía de su cima, «como el canto de muchas aves preciosas… sus cantos superaban a los del coyoltototl (el pájaro campana, Fig. 1.1) y el tzinitzcan (el pájaro trogón) y otras aves preciosas» (NM:8).9

Los sonidos resonaban a su alrededor como si las colinas estuvieran respondiendo a estos extraordinarios pájaros. Sorprendido de estar en este hermoso lugar musical, se preguntó a sí mismo: «¿Por casualidad soy digno de lo que escucho?» (NM:9). Se preguntaba si estaba en el lugar sagrado, el Paraíso del Mundo de las Flores del que hablaban sus antepasados, el lugar celestial de donde fluía toda la vida y el sustento: «¿Dónde estoy? ¿Dónde me encuentro? ¿Es posible que esté en el lugar del que hablaban nuestros antiguos ancestros, nuestros abuelos, en la tierra de las flores, en la tierra del maíz, de nuestra carne, de nuestro sustento (en xochitlalpan in tonacatlalpan, el Paraíso del Mundo de las Flores), posiblemente en la tierra del cielo?» (NM:10)

Inseguro de la respuesta, pero sintiendo que su corazón estaba lleno de una paz y alegría misteriosas, miró hacia el este, hacia la cima de la colina. En este punto, una voz lo llamó. Juan Diego ascendió y allí se encontró con una mujer gloriosa y hermosa en medio de un paisaje radiante y sobrenatural donde la tierra misma parecía desprender luz. Se identificó como la Madre de Dios, utilizando cinco términos en náhuatl específicos para su comprensión única de Dios. La Virgen prometió a la gente de esa tierra su protección maternal y le pidió a Juan Diego que se construyera un templo, una «casita», en el lugar de su encuentro, la colina de Tepeyac, para que pueda dar a su Hijo como regalo al pueblo. La Virgen de Guadalupe encargó entonces a Juan Diego que fuera al obispo de la Ciudad de México para contarle todo lo que había visto y oído para que se construyera su capilla. Inmediatamente, y con gran humildad, Juan Diego se acercó al obispo, Juan de Zumárraga, y entregó obedientemente el mensaje de la Santísima Virgen María. Como era de esperar, el obispo no le creyó de inmediato. Sin embargo, después de una mayor discusión y consideración, el obispo decidió poner a prueba tanto a Juan Diego como a la aparición de la Virgen al solicitar un signo milagroso para demostrar la veracidad de su historia.

Con esta nueva tarea, Juan Diego se dedicó a su tarea. Sin embargo, desde el momento en que se dedicó, comenzó a encontrar múltiples obstáculos, pruebas y dificultades, incluido ser bloqueado en sus intentos y ridiculizado por su propio pueblo. El día que se esperaba que regresara a la colina para recibir un signo de María, no pudo ir debido a que su tío cayó gravemente enfermo. Apresurado por conseguir un sacerdote para dar los últimos sacramentos a su tío, decidió cruzar un paso en el extremo norte de la cordillera que contenía la pequeña colina donde se suponía que debía encontrarse con la Virgen María y tomar el camino este hacia el sur hacia Tlatelolco para evitarla. Sin embargo, su intento fue frustrado.

Mientras se acercaba a la colina de Tepeyac por su lado este, encontró a la Virgen María esperándolo. Después de hablar y ser tranquilizado por ella de que su tío sería sanado, la Reina del Cielo lo llevó hacia el oeste hasta la cima de la colina de Tepeyac. Viajando de este a oeste (este es un punto importante que explicaremos más adelante), ella le mostró una variedad de hermosas flores para recogerlas para el obispo. Con gran alegría, Juan Diego recogió cuidadosamente estas flores milagrosas en su tilma y se las llevó a la Virgen de Guadalupe, quien las dispuso con sus propias manos. Juan Diego luego bajó corriendo la colina para presentar las flores al obispo como prueba de que el milagro de la misión de María en México era verdadero.

A su llegada al palacio episcopal, otro milagro se manifestó. Al entrar en la habitación del obispo, Juan Diego abrió su tilma para verter las flores ante el obispo. A medida que las flores caían al suelo, la imagen de la Virgen María apareció en la tilma de Juan Diego. Al ver este fenómeno, el obispo cayó de rodillas y ordenó que la imagen se colocara en la catedral para veneración pública. Quince días después, el obispo organizó una procesión hacia un «templo» recién construido en la colina de Tepeyac, honrando a la Madre de Dios y a su Hijo que vino a salvar al pueblo del Nuevo Mundo.

Y, según cuenta la historia, el resto es historia. Los indígenas escucharon el testimonio privado de Juan Diego y, creyendo que su historia y la imagen en la tilma eran verdaderas, comenzaron a convertirse al cristianismo en masa. Sin embargo, la historia, tal como la entendemos hoy, casi parece demasiado simple para creer de los nahuas, que se sabía que eran un pueblo y cultura sofisticados. ¿Podría haber algo más que nos estemos perdiendo?

De hecho, sostenemos que sí, de hecho, hay algo más: mucho más. Para comprender verdaderamente cómo los indígenas habrían visto el Evento de Guadalupe, así como todo el subtexto contenido en él, necesitamos analizar el trasfondo y los entornos que lo rodean a través de un estudio de la poesía azteca que vincula la narrativa de Guadalupe con el antiguo Pan-Mesoamérica.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Ezequiel (18,21-28):

ESTO dice el Señor Dios: «Si el malvado se convierte de todos los pecados cometidos...


Sal 129,1-2.3-4.5-7a.7bc-8

R/. Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir? V/. Desde lo hondo a...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,20-26):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si vuestra justicia no es mayor que...

Leer todas las lecturas