Skip to main content
Vida Catòlica febrero 28, 2024

Este hermoso himno se canta en cada Misa

Celebrar la Santa Misa es como presenciar el beso del cielo y la tierra. Nuestro Señor Jesucristo desciende para encontrarnos en la tierra. Por una hora, somos transportados fuera del tiempo y el espacio, y llevados al pie de la Cruz en el Calvario, donde Él es representado nuevamente como el Único Sacrificio Perfecto por todos. Él entra físicamente en la habitación para habitar con nosotros.

Hay un himno en particular que se canta (o se dice) para conmemorar a Nuestro Señor entrando en la habitación: El Sanctus (“Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos”).

Antes de Su Pasión y Muerte, Jesús entra en la Ciudad de Jerusalén, montando en un pollino. La gente lo saluda agitando ramas de palma, colocando sus mantos en el suelo ante Él, cantando: “¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” (Mt. 21:9) Incluso hoy, recordamos esta ocasión el Domingo de Ramos.

También conmemoramos la entrada de Nuestro Señor en Jerusalén en cada Misa, cuando Él entra en la Nueva Jerusalén. Cantamos, “Bendito el que viene en el nombre del Señor. ¡Hosanna en las alturas!” Así como la gente en Jerusalén cantaba este himno y se postraba ante el Señor, ahora nosotros también cantamos el mismo himno, y nos arrodillamos inmediatamente en anticipación a Su venida en la Santa Eucaristía. La Iglesia estipula que es importante que la asamblea se arrodille, ya que Nuestro Señor está literalmente entrando en la habitación bajo la apariencia de pan y vino. Nuestra postura así conmemora esta Presencia física. La Instrucción General del Misal Romano establece,

“En las diócesis de los Estados Unidos de América, [los fieles] deberían arrodillarse después de cantar o recitar el Sanctus hasta después del Amén de la Oración Eucarística.” (IGMR 43)

En este carisma, de hecho honramos el nombre de Nuestro Señor: “Para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla” (Filipenses 2:10-11) En este glorioso momento del Sanctus, la Iglesia Militante en la tierra se une a la Iglesia Triunfante en el cielo, mientras cantamos con los ángeles, “Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.” (Is. 6:3)

El Sanctus es uno de los himnos más antiguos, ya que los católicos lo han estado cantando desde los años 60-90 d.C. Santos han hablado de este himno desde los mismísimos inicios de la Iglesia: San Clemente de Roma (m.104), San Atanasio (m. 373), San Cirilo (m. 373), San Juan Crisóstomo (m. 407), Tertuliano (m. alrededor de 220), y muchos otros han aludido al esplendor del Sanctus. De hecho, Carlomagno dio un decreto de que el Sanctus debería ser cantado tanto por clérigos como por fieles en su Admonitio generalis, escrito en 789.

“Hosanna” es una palabra hebrea que significa “Dios salva.” Verdaderamente, que Dios nos salve, y que lo bendigamos mientras proclamamos para siempre:

“Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en las alturas. Bendito el que viene en el nombre del Señor. Hosanna en las alturas.”

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas