Skip to main content
Vida Catòlica marzo 2, 2024

Esta oración a San José ante los problemas fue escrita por San Francisco de Sales


Marzo es conocido como el mes de San José, ya que el día 19 de este mes la Iglesia Católica celebra su Solemnidad. Por eso, te ofrecemos una oración a este gran patriarca escrita por San Francisco de Sales, para que nos asista en la resolución de nuestros problemas y necesidades.

San Francisco de Sales, Doctor de la Iglesia, fue un ferviente promotor de la devoción a San José. Según el libro «Un año con San Francisco de Sales», que recopila partes de sus escritos, este santo expresó su admiración por el padre adoptivo de Jesús, destacando su constante fidelidad a la voluntad divina a pesar de las adversidades.

«Siempre dulce, tranquilo y perseverante en su sumisión al beneplácito de Dios, al cual se ajusta plenamente su conducta; porque, como era justo, tenía su voluntad siempre ajustada, unida y conforme a la de Dios», subraya el texto.

Además, San Francisco de Sales señala que San José era conocido como un humilde carpintero, quien probablemente no podía satisfacer todas las necesidades de su familia con su trabajo, pero «se entregaba con un amor incomparable al sustento de su pequeña familia».

En esta línea, el Doctor de la Iglesia destaca que el esposo de María «se sometía humildemente a la voluntad de Dios y permanecía en su pobreza, sin dejarse nunca vencer ni desanimar por la falta de recursos».

Por otro lado, San Francisco de Sales compuso una plegaria al padre adoptivo del Señor, que se encuentra en un pequeño libro de Oraciones a San José disponible en el sitio web de la Diócesis de Roma, la Diócesis del Papa.

En esta oración, el santo obispo solicita a San José su protección para ayudarnos a resolver nuestras preocupaciones y necesidades, siempre buscando la gloria de Dios y nuestro propio bien. A continuación, la oración:

Glorioso San José, esposo de María, extiende también sobre nosotros tu paternal protección, tú que eres capaz de hacer posible lo más imposible. Considera nuestras necesidades actuales, dirige tus ojos paternales hacia lo que apremia a tus hijos. Ayúdanos y toma bajo tu amorosa protección los asuntos tan importantes que te confiamos, para que su resultado favorable sea para la Gloria de Dios y para nuestro bien, que te seguimos con afecto.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas