Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 13, 2023

Escapularios incorruptos

Las recientes noticias sobre el cuerpo incorrupto de la Hermana Wilhelmina Lancaster han cautivado titulares de todo el mundo. Curiosamente, su cuerpo no fue lo único que se conservó incorrupto, sino que también lo fue su hábito benedictino negro y tradicional. Además, Sophia Institute Press lanzó un nuevo libro infantil dedicado a la Hermana Wilhelmina y su orden llamado «Brides of Christ» (Novias de Cristo).

Mucho antes del cuerpo incorrupto y del hábito de la Hermana Wilhelmina, hubo una pareja santa cuyos escapularios se encontraron incorruptos. Esta pareja resultó ser San Luis y Santa Zelia Martín, los padres de Santa Teresa de Lisieux.

En su libro «Celine: Sister and Witness of St. Therese of the Child Jesus» (Celine: Hermana y Testigo de Santa Teresa del Niño Jesús), el Padre Piat escribió:

«El 13 de octubre de 1958, en presencia del Obispo de Bayeux, del Muy Reverendo Pioger, Obispo Auxiliar de Sées, y del Muy Reverendo Fallaize, ex Vicario Apostólico de MacKenzie, los restos de los esposos Martin fueron exhumados y trasladados al plateau del Vía Crucis cerca del ábside de la basílica. La Hermana Genoveva (Celine) se conmovió al enterarse de que el único objeto encontrado intacto en cada uno de los cuerpos, aparte de un crucifijo de metal, era el escapulario de Nuestra Señora del Monte Carmelo».

San Luis Martín falleció en 1894 a la edad de setenta años, mientras que su esposa Zelia murió en 1877 a la edad de cuarenta y cinco años a causa del cáncer de mama.

Es apropiado que sus escapularios de Nuestra Señora del Monte Carmelo estuvieran incorruptos, ya que esta pareja santa amaba a Nuestra Señora. Rezar el Rosario era una práctica habitual en la familia Martín. San Luis también sentía un cariño especial por las hermanas carmelitas de Lisieux mucho antes de que sus hijas se unieran a la orden. Le encantaba pescar y a menudo bendecía a las hermanas con alguna de sus capturas.

Lo que es aún más providencial es que cuatro de las cinco hijas de Martín se convirtieron en monjas carmelitas, mientras que su hija Leoni se convirtió en monja de la Visitación. Trágicamente, esta pareja perdió a cuatro hijos.

Para algunos, este milagro puede no parecer tan impactante como un cuerpo incorrupto. Claramente, Dios podría haber preservado los cuerpos de los Martin, pero eligió el escapulario para transmitir un mensaje más profundo y sutil. Para entender este milagro, es importante comprender los orígenes del escapulario.

El 16 de julio de 1251, Nuestra Señora le dio el escapulario a San Simón Stock, el Padre General de la Orden Carmelita, y le dijo estas palabras:

«Recibe, hijo mío amado, este hábito de tu orden: esto será para ti y para todos los carmelitas un privilegio, de modo que quien muera revestido de esto nunca sufrirá el fuego eterno… Será un signo de salvación, una protección en el peligro y una prenda de paz».

Otros favores han sido asociados al escapulario, incluido el Privilegio Sabatino, por el cual aquellos que llevan el escapulario y rezan el Rosario diariamente serán liberados del purgatorio el sábado siguiente a su muerte.

El escapulario es una promesa de eternidad, prefigurada por Nuestro Señor en la parábola del banquete de bodas en el Evangelio de Mateo (ver Mateo 22:1-14). No es de extrañar que la Hermana Genoveva (Celine) se conmoviera al enterarse de que los escapularios de sus padres estaban completamente intactos. Sus padres estaban entre los bienaventurados en el Cielo.

Cada sacramento de la Iglesia, como el escapulario, es un conducto de gracia y una fuente de protección. Los escapularios incorruptos de los Martin demostraron no solo su intensa devoción mariana, sino que también fueron un signo para todas las generaciones de que Dios anhela brindarnos todas las gracias y medios para alcanzar el Cielo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la VII Semana del Tiempo Ordinario. Santos Cristóbal Magallanes, presbítero, y compañeros, mártires


Lectura de la carta del apóstol Santiago (4,1-10):

¿De dónde proceden las guerras y las contiendas entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones,...


Sal 54,7-8.9-10a.10b-11.23

R/. Encomienda a Dios tus afanes, que él te sustentará Pienso: «¡Quién me diera alas de...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,30-37):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea;...

Leer todas las lecturas