Skip to main content
Vida Catòlica octubre 29, 2023

El Verdadero Significado de la Ley es el Amor

Hoy, un fariseo intenta poner a prueba a Jesús. A pesar de ser un erudito legal, su pregunta revela una ignorancia sorprendente. ¿Cómo?

Evangelio (Lee Mt 22:34-40)

Jesús había provocado animosidad entre los líderes religiosos al enseñar varias parábolas directas sobre el reino de los cielos. En nuestra lectura de hoy, un fariseo, «un erudito de la ley», lo pone a prueba preguntándole: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la ley?» ¿Qué motivó esta pregunta? Los eruditos legales en los días de Jesús pasaban todo su tiempo estudiando la Ley de Moisés y emitiendo juicios sobre su significado. Sin embargo, para un hombre cuya vocación era la Ley de Dios, esta pregunta muestra que algo había salido terriblemente mal. Esperaba claramente que Jesús eligiera su mandamiento favorito, pero al hacerlo, habría muchos argumentos de aquellos que habían elegido otros mandamientos como los más importantes. Sin duda, se podía argumentar legalmente a favor de todas las diversas leyes (un total de aproximadamente 612 según el recuento de los fariseos), por lo que al elegir uno, Jesús habría preparado el escenario para refutaciones, confrontaciones y debates legalistas. ¿Qué estaba mal con la pregunta?

La primera pista sobre el problema proviene de Jesús. Observa que al responder la pregunta de prueba, Jesús hace referencia a dos mandamientos que no eran parte de los Diez Mandamientos (lee Ex 20:1-7). Cuando los leemos, no vemos ningún mandamiento como estos. ¿Qué ha hecho Jesús? Ha resumido la Ley, rechazando enfrentar un mandamiento particular contra otro. La razón para ello debería haber sido obvia para el erudito legal. La Ley no era una lista de reglas a seguir. Era, en su totalidad, una expresión de la voluntad de Dios para el hombre, dada a nosotros por Su amor. Cualquier infracción contra ella era una ofensa contra Dios mismo. Como escribe San Santiago en su epístola: «Porque cualquiera que guarda toda la ley pero tropieza en un solo punto se hace culpable de todos. Porque el que dijo: ‘No cometas adulterio’, también dijo: ‘No mates’. Si no cometes adulterio pero matas, te has hecho transgresor de la ley» (Santiago 2:10-11).

Por eso Jesús se negó a responder la pregunta del erudito. En cambio, resumió el significado de la Ley: amar a Dios con todo lo que eres, y amar a tu prójimo como a ti mismo. [Nota: Ni la Ley de Moisés ni Jesús nos dirigieron alguna vez a amar a Dios, a nuestro prójimo y a nosotros mismos. Esta es una interpretación errónea común de las Escrituras. Dios utiliza nuestro amor automático por nosotros mismos como una medida por la cual necesitamos amar a los demás. Nos alimentamos, vestimos, cobijamos y buscamos protección por naturaleza. Las Escrituras presumen este tipo de amor en nosotros y nos instan a ejercerlo también para los demás.] Cuando entendemos que el amor es la meta de nuestras vidas, porque estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, que es Amor, entonces entendemos que la Ley de Moisés simplemente describía cómo alcanzamos esa meta. Todos los mandamientos, entonces, son igualmente importantes. Romperlos conlleva consecuencias de diversos grados, por supuesto, pero debido a que todos son Una Palabra de Dios, no se pueden clasificar en importancia (lee CCC 2069).

Este erudito legal no había entendido el punto de todos sus estudios. En lugar de sabiduría, que debería ser el fruto de mucho aprendizaje, estaba atrapado en la ignorancia.

Posible respuesta: Señor Jesús, ayúdame siempre a recordar, en cada situación, que el propósito de mi vida es el amor.

Primera Lectura (Lee Ex 22:20-26)

En esta lectura, vemos las direcciones explícitas que Dios dio a Su pueblo, a través de Moisés, para enseñarles cómo amar a sus vecinos. Podemos ver, incluso en estos pocos versículos, cuán importante era para el pueblo de Israel tratar a sus vecinos con justicia y compasión. Nadie debía aprovecharse de los débiles e indefensos. Nadie debía olvidar que Israel había sido esclavo, indefenso, marginado y completamente dependiente de Dios para su liberación y sus vidas. Su propia historia estaba destinada a marcarlos indeleblemente con humildad. Su ley les demostró que no podían ser verdaderamente el pueblo de Dios a menos que estuvieran dispuestos a amar a sus vecinos como se amaban a sí mismos.

Como escribió sabiamente San Juan en su epístola: «Si alguno dice: ‘Yo amo a Dios’, y odia a su hermano, es un mentiroso; porque quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve. Y este mandamiento tenemos de Él: el que ama a Dios, ame también a su hermano» (1 Juan 4:20-21).

Posible respuesta: Padre Celestial, soy propenso a hablar en vano sobre amarte y, sin embargo, ser indiferente o estar molesto con mi prójimo. Por favor, perdóname y sáname.

Salmo (Lee Salmo 18:2-4, 47, 51)

Si la Primera Lectura nos ayudó a entender lo que Jesús quiso decir cuando dijo: «ama a tu prójimo como a ti mismo», este salmo explica lo que quiso decir con «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente». Cuando leemos esta profesión extática de amor por Dios, ¿podemos imaginar al que lo escribió preguntándose a sí mismo: «¿Cuál de los mandamientos es el más grande»? El salmista sabe que cada palabra que sale de la boca de Dios debe ser valorada, porque sabe que Dios es su «roca…fortaleza…libertador». Este es el tipo de conocimiento de Dios que Jesús debe haber deseado para el erudito legal que lo puso a prueba. Quiere que también lo tengamos. El salmista nos llama a expresar este conocimiento en nuestra respuesta: «Te amo, Señor, mi fortaleza».

Posible respuesta: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léelo de nuevo en oración para hacerlo tuyo.

Segunda Lectura (Lee 1 Tesalonicenses 1:5c-10)

Podríamos preguntarnos, a primera vista, qué conexión tiene esta lectura de la epístola con el resumen de la Ley para amar a Dios y al hombre. El desafío aquí es que hoy solo estamos leyendo una pequeña porción de la epístola. A medida que avanzamos en las semanas siguientes, veremos lo que San Pablo quiso decir en el versículo 5: «Ustedes saben qué clase de personas fuimos por amor a ustedes». San Pablo, junto con sus compañeros Silvano y Timoteo, no solo había predicado el Evangelio a estos antiguos paganos, sino que también había sido un ejemplo para ellos de gran amor, servicio y sacrificio personal. Establecieron un profundo vínculo afectivo con los conversos tesalonicenses. Este lazo de amor impregna toda la epístola. Así, San Pablo nos muestra el amor a Dios y al hombre. Él es una imagen viva del cumplimiento de la Ley que Jesús, a través del don del Espíritu Santo, hace posible para todos los que creen en Él.

Así que, si nos preguntamos cómo amar a Dios y al hombre, San Pablo tiene algo que enseñarnos en las próximas semanas.

Posible respuesta: Señor Jesús, ayúdame a recordar que amar al prójimo incluye compartirle el Evangelio, tanto en palabra como en obra, como nos enseña San Pablo.

Si te gustó, por favor comparte!

Etiquetas

amor ley

Secciones

Más Leídos

Lecturas del San Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia


Lectura del libro de Isaías (1,10-17):

Oíd la palabra del Señor, príncipes de Sodoma; escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo...


Sal 49

R/. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios «No te reprocho...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,34–11,1):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la...

Leer todas las lecturas