Skip to main content
Vida Catòlica febrero 24, 2024

El Segundo Domingo de Cuaresma: el Misterio de la Gloria al Otro Lado del Sufrimiento


El Segundo Domingo de Cuaresma: el Misterio de la Gloria al Otro Lado del Sufrimiento

Hoy, en lo alto de una montaña, Jesús brevemente descorre el velo de Su humanidad para revelar Su resplandeciente gloria a tres de Sus asombrados discípulos. ¿Por qué pensó Él que necesitaban esto?

Evangelio (Lee Mc 9:2-10) La lectura de hoy realmente requiere atención al contexto en el que aparece (lee Mc 8:31-9:1) para entenderla mejor. Vemos que cuando Jesús «empezó a enseñar [a los apóstoles] que el Hijo del hombre debía sufrir muchas cosas» (8:31a), Pedro lo reprendió. Pedro no quería escuchar nada sobre un destino como este para Jesús, porque el sufrimiento parecía admitir la derrota y el fracaso. Esto provocó una severa reprensión de Jesús: «¡Apártate de mí, Satanás! Tú piensas como los hombres, no como Dios». Jesús dejó claro que la reacción de Pedro ante el destino que le esperaba era terrenal. Satanás siempre busca convencernos de que podemos obtener lo que queremos sin sufrir el dolor de la negación de uno mismo. Este tipo de pensamiento presentaba una amenaza para los seguidores de Jesús, por lo que Él se dirigió a la multitud reunida allí y les dijo: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga» (8:34). ¡Soberbio! Sin embargo, Jesús también dio a sus seguidores una gran esperanza. Les dijo claramente, como enfatiza San Marcos, que además de Su sufrimiento y muerte, «al tercer día [resucitaría]» (ver 8:31b). Habló de Su vida más allá de la muerte, «cuando venga en la gloria de Su Padre con los santos ángeles» (ver 8:38). Finalmente, hizo una promesa asombrosa: «Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán sin haber visto antes que el Reino de Dios ha llegado con poder» (ver 9:1).

Seis días después de esta conversación notable, Jesús llevó a tres de Sus discípulos, que más tarde se convertirían en los pilares de Su Iglesia, «a un monte alto, a solas». Esto significaba que Sus palabras tuvieron tiempo para hundirse. Cuando Pedro se opuso a la idea de que Jesús sufriera, fue reprendido por pensar como los hombres. Ahora, Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan, hacia arriba, lejos del mundo, por un tiempo. Él iba a mostrarles una alternativa al modo de pensar terrenal.

En la cima de la montaña, los discípulos vieron una vista extraordinaria: «[Jesús] fue transfigurado delante de ellos… Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, blancas como la nieve». San Mateo dice en su Evangelio que «su rostro resplandecía como el sol» (ver Mt 17:2). ¡Los discípulos nunca habían visto a Jesús así! En este momento deslumbrante, vislumbraron la gloria que era Suya antes de dejarla de lado para hacer la voluntad del Padre y convertirse en hombre. Entonces, esta fue la clase de gloria a la que Jesús aludió cuando habló de Su muerte y resurrección. Su promesa, de que algunos que lo escuchaban ese día vivirían para verlo, ya se estaba cumpliendo.

Jesús no estaba solo en la gloria. Moisés, el gran dador de la ley, y Elías, el profeta ferviente, representaban el pacto de Israel con Dios. Eran los únicos dos hombres que habían hablado con Dios en la cima de una montaña. La visita de Jesús con ellos revela algo de gran importancia para nosotros: la gloria que Él tenía desde el principio, que tendría de nuevo en la «hora» de Su Pasión, para ser completamente revelada en Su Resurrección, es compartida con los hombres. Para nosotros, por supuesto, eso requiere transformación, no transfiguración. Jesús no fue transformado cuando brillaba como el sol; simplemente estaba haciendo visible lo que había estado invisible detrás del velo de Su carne. Para los pecadores, es necesaria una transformación, y eso es exactamente por qué Dios envió a Su Hijo al mundo en nuestro nombre. Como escribió San Pablo: «han recibido el Espíritu que adopta en hijos… somos hijos de Dios y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo, siempre que también suframos con él, para que seamos glorificados con él» (Rom 8:15b, 16b, 17).

Pedro sugirió impetuosamente construir tres «tiendas» para Jesús, Moisés y Elías. Sea lo que sea lo que provocó esto, San Marcos quiere que sepamos que vino en gran parte del pensamiento de Pedro de que tenía que decir algo. ¡Qué diferente es él de María, quien prefirió la tranquila reflexión frente a un gran misterio! El bendito Juan Pablo II ha escrito que la Iglesia es mariana antes que petrina. ¡Sabiduría!

El que realmente tenía algo que decir era Dios mismo: «Este es mi Hijo amado. Escúchenlo». Se podrían escribir volúmenes sobre el significado de estas palabras, pero por ahora, podemos entenderlas como una corrección profunda del pensamiento humano. Jesús le había dicho a Sus seguidores que la vida viene a través de la muerte. Los discípulos necesitaban entender que lo que estaba a punto de desplegarse en la vida de Jesús y la suya brotaba del amor de Dios, no de Su negligencia o impotencia. La revelación de la gloria de Jesús y el testimonio del amor de Dios por Él sellaron la fuerza de la instrucción del Padre a los discípulos (y a nosotros): «Escúchenlo». La Madre de Jesús una vez dijo palabras muy similares a estas, cuando les dijo a los sirvientes en la boda de Caná: «Hagan todo lo que él les diga».

Ahora podemos ver que la Transfiguración fue un contrapeso para los discípulos al oscuro pero necesario pronóstico de Jesús sobre el sufrimiento en Su camino. Mientras bajaban de la montaña, Jesús les dijo que no hablaran sobre este evento hasta después de que Él hubiera resucitado de entre los muertos. Al regresar a la tierra desde las alturas de la montaña, los hombres también estaban volviendo a pensar como los hombres, «preguntándose qué significaba levantarse de entre los muertos». Con el tiempo, lo entenderían. Cuando lo hicieron, volvieron el mundo del revés con la Buena Nueva que vislumbraron en la montaña ese día. Como escribiría más tarde San Pedro: «Porque no les hemos dado a conocer poderes mágicos ingeniosamente inventados cuando les anunciamos el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, sino que fuimos testigos oculares de su majestad. Pues cuando recibió honor y gloria de Dios Padre, y se oyó la voz que le venía de la Majestad excelsa, diciendo: ‘Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia’, nosotros oímos esta voz… porque estábamos con él» (ver 2 Pe 1:16-18).

Para aquellos de nosotros que todavía vivimos a través del misterio de la gloria al otro lado del sufrimiento, podemos consolarnos con lo que San Pedro escribió a continuación: «Harían bien en prestar atención a esto como una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que amanezca el día y el lucero de la mañana brille en sus corazones» (ver 2 Pe 1:19b).

Posible respuesta: Padre celestial, quiero prestar atención a la gloria que fue revelada en el Monte Tabor. Necesito todos los destellos de gloria que pueda obtener.

Primera Lectura (Lee Gn 22:1-2, 9a, 10-13, 15-18)

Hay muchas lecciones empacadas en esta familiar historia de Abraham ofreciendo a Isaac en el Monte Moriah. Estamos buscando hoy su conexión con la Transfiguración. En el Evangelio, entendimos que Jesús quería que Sus discípulos supieran que el sufrimiento que estaba a punto de experimentar venía dentro del contexto del amor de Dios por Él. Jesús aceptó libremente Su muerte por obediencia a la voluntad de Su Padre. La historia del Antiguo Testamento de hoy nos da una idea de cómo es para un padre ofrecer a su único hijo de la manera en que Dios ofreció a Su único Hijo por nosotros.

Observa que Dios le dice a Abraham que «tome a tu hijo, Isaac, tu único hijo, al que amas» al Monte Moriah para ofrecerlo «como holocausto». Esta descripción de Isaac nos recuerda cuán querido era para Abraham. Todas las promesas del pacto de Dios reposaban en este niño, al igual que el corazón de Abraham. Dios estaba pidiendo todo de Abraham cuando le pidió a Isaac. Fue una prueba severa.

Abraham obedeció. La poignancia y la tensión dramática de esta historia se intensifican con detalles no incluidos en nuestra lectura. Mientras Abraham e Isaac recorren la montaña, Isaac lleva la leña para el fuego del altar sobre su espalda. Él le pregunta a Abraham: «¿Dónde está el cordero para el holocausto?» (vs 7) ¿Podemos imaginar cuánto marcó esta pregunta el alma de Abraham? Cualquiera que sea lo que tuvo que contener primero, su respuesta declaró su fe absoluta en Dios: «Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío» (vs 8).

Se nos da este momento en la historia para reflexionar sobre lo difícil que sería para un padre entregar a la muerte a su único hijo amado. Podemos sentirlo profundamente en este drama, y nos sentimos muy aliviados cuando un ángel detiene la mano de Abraham. Dios ve que la devoción de Abraham hacia Él es completa. Sobre esa base, promete mantener Su promesa («Juro por Mí mismo») de bendecir a Abraham y «a todas las naciones de la tierra» a través de su descendencia. Este acto de obediencia, esta disposición a no retener nada, liberó una bendición de alcance inimaginable.

La prefiguración de Dios, el Padre, y Jesús, el Hijo, en este episodio es innegable. Isaac es un tipo de Jesús, quien llevó Su propia leña por la colina del Calvario y obedientemente se sometió a la voluntad de Su Padre. Abraham es un tipo del Padre, quien ama profundamente a Su Hijo Amado («en Quien tengo complacencia»), ¡pero quien lo entregó—por qué? ¡Por amor a nosotros! En esta antigua historia, podemos apreciar las dimensiones más profundas del amor de Dios en el Monte Tabor. No solo ama a Su Hijo, sino que también ama a Sus hijos caídos y extraviados. En realidad, nosotros somos los que merecemos la muerte, sin embargo, tal como dijo Abraham: «Dios proveerá el cordero» que toma nuestro lugar en su lugar.

¡Este es un amor más allá de toda descripción, ¿verdad?

Posible respuesta: Padre celestial, estoy agradecido por esta historia de Abraham e Isaac. Me enseña algo de lo que te costó permitir que Jesús fuera asesinado por mí.

Salmo (Lee Sal 116:10, 15-19)

Podemos pensar en las palabras de este salmo (y de todos los salmos) como palabras en los labios de Jesús. La Iglesia ve a Jesús como el verdadero David, quien escribió la mayoría de ellos, por lo que encuentran su significado más completo en Su vida, como oraciones de Su propio corazón. Seguramente este salmo expresa por qué Jesús pudo prever y soportar Su propio sufrimiento y muerte sin vacilar: «Creí, por eso hablé, aunque fui profundamente afligido». Jesús pudo abrazar Su muerte porque «preciosa a los ojos del Señor es la muerte de sus fieles». Este salmo contiene una hermosa descripción de cómo Jesús se entendía a sí mismo: «Yo soy tu siervo, hijo de tu esclava». El salmista promete «ofrecer sacrificios de acción de gracias», que es precisamente lo que es la Eucaristía—nuestro sacrificio de alabanza y acción de gracias por nuestra redención. Jesús no temía la muerte, porque sabía lo que declara nuestra respuesta: «Caminaré en presencia del Señor en el país de los vivientes». La muerte no retendría a Jesús y, debido a Su sacrificio, tampoco nos retendrá a nosotros. Nosotros, también, algún día caminaremos en el país de los vivientes, «en los atrios de la casa del Señor».

Posible respuesta: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léelo de nuevo en oración para hacerlo tuyo.

Segunda Lectura (Lee Rom 8:31b-34)

San Pablo pone en palabras simples lo que los episodios en el Monte Tabor y el Monte Moriah demuestran tan claramente: «Dios está a favor de nosotros». La mente de San Pablo fue transformada completamente por esta verdad colosal. Ve cómo presiona todas sus implicaciones: «Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?»

Amigos, ¡esta es una lógica irrefutable! San Pablo nos insta a no tener miedo de la condenación. Esto es especialmente importante recordarlo durante la Cuaresma, cuando estamos enfocados en la seriedad de nuestro pecado y nuestra necesidad de arrepentimiento y purificación. La magnitud y el peso de nuestro pecado nunca deberían desequilibrar la realidad que San Pablo describe aquí: Cristo «está a la diestra de Dios, quien intercede por nosotros». El amor que proporcionó el Cordero que quita el pecado del mundo es un amor que nunca termina, que nunca deja de trabajar por nosotros. «Dios está a favor de nosotros».

Posible respuesta: Padre celestial, ayúdame a recordar que Tú estás a mi favor durante esta Cuaresma, para resistir el pecado por amor a Ti, no por miedo a perderlo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas