Skip to main content
Vida Catòlica julio 1, 2024

El Secreto de la Evangelización

Una Reflexión para la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo La alegría de un buen evangelizador es contagiosa. Los grandes santos de hoy te atraen a la belleza de la fe católica a través de su predicación: un sacerdote santo que te dice verdades que nunca has contemplado, un esposo y una esposa que atienden las necesidades de su joven familia, el maestro de catecismo, un cuidador de ancianos… la lista es infinita. El amor disfrazado en palabras y acciones son las herramientas que arreglan el mundo. Y nosotros, que necesitamos ser arreglados, somos como chatarra atraída a los imanes de los evangelizadores.

San Pablo era un imán espiritual. Como Cristo, el evangelizador por excelencia, la popularidad de Pablo se extendió por todo el mundo. Tenía algo que la gente quería experimentar.

Mientras estaba en Atenas, la predicación de Pablo llegó a oídos de la élite filosófica pagana. Estos pensadores profundos se sintieron atraídos por sus palabras, les hicieron pensar de maneras que nunca habían hecho. Lo llevaron al Areópago, un centro de diálogo filosófico entre los líderes culturales de Grecia, preguntándole: «¿Podemos saber qué es esta nueva enseñanza de que hablas? Porque nos traes algunas nociones extrañas a nuestros oídos, queremos saber qué significan estas cosas» (Hechos 17:19-20).

San Pablo estaba preparado para convertirlos. Tenía su atención. Tenía su interés. Tenía algo que ellos querían experimentar más profundamente. Y mientras se encontraba en sus cortes explicando con perfecta precisión que el «dios desconocido» al que adoraban en sus altares era el único y verdadero Dios…

San Pablo fracasó.

No convirtió a los atenienses.

Algunos se burlaron del Santo.

Otros dijeron que preferirían «oírlo sobre esto en otro momento».

Solo unos pocos se convirtieron en creyentes.

San Pablo predicó un tratado teológico perfecto. Pero no les dio eso que los atenienses necesitaban.

Ese algo es la Cruz.

Es una homilía que rara vez se predica más allá del Viernes Santo. Es una misión que rara vez se completa. Pocos desean la Cruz porque la mayoría no conoce su poder secreto.

San Pablo continuó su misión evangelizadora en Corinto. Allí, no cometió el error de ocultar la Cruz. Él escribe:

porque la palabra de la Cruz es locura para los que se pierden, pero para nosotros que somos salvos es poder de Dios… Le agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos demandan señales y los griegos buscan sabiduría, pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, tropezadero para los judíos y locura para los gentiles. (1 Cor 1:18-23)

La Cruz hace únicos a los cristianos. La espiritualidad del sufrimiento es esa «noción extraña» que los atenienses querían, necesitaban escuchar para completar sus antiguas comprensiones del mundo. Es la pieza faltante del rompecabezas humano que fue armado por la lógica de maestros espirituales, filosóficos, psicológicos y académicos durante siglos; todo lo que necesitamos para completarlo es encontrar sentido en nuestro sufrimiento.

La Cruz es nuestra arma secreta. No opera de la misma manera que una espada o una pistola; es más como una llave. Desbloquea el don del sufrimiento, una verdad paradójica que inserta el reino espiritual dentro de nuestras realidades actuales. San Juan Pablo II escribió en su Carta Apostólica Salvifici Doloris que el sufrimiento es:

un tema universal que acompaña al hombre en todo momento y lugar: en cierto sentido coexiste con él en el mundo y, por lo tanto, exige ser reconsiderado constantemente… Es tan profundo como el hombre mismo, precisamente porque manifiesta a su manera esa profundidad que es propia del hombre y a su manera la supera. El sufrimiento parece pertenecer a la trascendencia del hombre: es uno de esos puntos en los que el hombre, en cierto sentido, está «destinado» a ir más allá de sí mismo, y está llamado a esto de manera misteriosa. (SD, 2)

Según Tomás de Aquino, estamos en movimiento constantemente. Mentalmente, emocionalmente y físicamente, nuestros cuerpos humanos están en una montaña rusa de sensaciones. Pasamos de la alegría a la tristeza dependiendo de lo que la vida nos arroje, pero oscilamos entre estos extremos la mayor parte de nuestras vidas. Estos movimientos tienen uno de dos puntos finales: «hacia la generación, que es un cambio ‘hacia el ser’, y hacia la corrupción, que es un cambio ‘del ser'» (ST. I-II Q. 23 A.2). Nuestras pasiones entonces, sean mundanas o celestiales, son los fuegos que arden dentro de nuestras almas. Pueden tanto avivar nuestra vida en Dios como cortarnos de su vid dadora de vida. La voluntad humana es el fulcro en el que estos dos extremos se equilibran; podemos elegir «hacia el ser» o alejarnos «del ser», pero, de cualquier manera, podemos esperar experimentar dolor durante nuestro viaje.

El sufrimiento (o dolor), entonces, se convierte en una puerta «hacia el ser». San Pablo escribió: «Ahora vemos de manera borrosa, como en un espejo, pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; entonces conoceré plenamente, como soy plenamente conocido» (1 Cor. 13:12). San Pedro nos dice de manera similar que estamos «siendo edificados como casa espiritual para ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo» (1 Ped. 2:5). Nuestro movimiento «hacia el ser» es nuestra transformación en Cristo, para ser «crucificados en Él para que ya no viva yo, sino que Cristo viva en mí» (Gal. 2:19-20).

Todavía no sabemos quiénes somos hasta que experimentamos el sufrimiento, porque cuando somos despojados de nuestras comodidades, eliminamos nuestro propio yo, borrando nuestro contorno dibujado a mano del lienzo para que Jesús pueda pintarlo con perfecta precisión.

Sacrificios, dolor, tristeza, sufrimiento… estos son los puntos de control en el «camino estrecho» por el cual viaja el cristiano.

Nuestro destino es Cristo.

Aquel que guió a Pablo y Pedro nos guía hoy al Paraíso, donde todos nuestros sufrimientos serán como nada comparado con su gloria eterna.

La clave para desbloquear esas puertas perladas es la Cruz.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas