Skip to main content
Vida Catòlica junio 12, 2023

El Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Cuando Jesús ascendió al Cielo, envió el Espíritu Santo a Sus seguidores para darles la vida divina de la Trinidad. ¿Por qué, entonces, les dio también una comida de Pan y Vino para alcanzar la vida eterna?

Evangelio (Leer Jn 6,51-58)

Nuestras lecturas del leccionario de Pascua nos conmovieron a través de la resurrección, la ascensión y la venida del Espíritu Santo de Cristo. El domingo pasado celebramos la Santísima Trinidad, porque entendimos, de toda esa historia, que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo; desde el principio, las Tres Personas han trabajado amorosamente para restaurarnos a la vida para la cual fuimos diseñados. Podríamos, por lo tanto, concluir que la historia ahora está litúrgicamente completa. Sin embargo, hoy la Iglesia nos llama a otra solemnidad. En nuestras lecturas, estamos reflexionando sobre el misterio del Santísimo Cuerpo y Sangre de nuestro Señor en la Eucaristía. Esta comida plantea una pregunta: si ahora tenemos el Espíritu Santo para poner la vida de Dios en nosotros, ¿por qué necesitamos “comer el Cuerpo” y “beber la Sangre” de Cristo? ¿Qué logra eso que no logra el don del Espíritu Santo?

Nuestra lectura del Evangelio comienza a la mitad de una larga conversación que Jesús tuvo con personas que lo rastrearon después de Su alimentación milagrosa de los cinco mil (Jn 6:25-50). Buscaban más pan, pero Jesús usó su hambre física para dirigir sus pensamientos a otro tipo de pan: “Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo” (Jn 6,33). . Funcionó: “Le dijeron: ‘Señor, danos siempre este pan’” (Jn 6,34).

Al ver que estaban interesados, Jesús explicó que Él es el pan de vida y llamó a los judíos a creer en Él. En esta parte de la discusión, Jesús usó imágenes de pan y bebida metafóricamente: “El que viene a Mí no tendrá hambre, y el que en Mí cree no tendrá sed” (Jn 6:35). Cuando los judíos comenzaron a murmurar ante la sugerencia de que Jesús es pan del cielo (“¿No es este Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre conocemos?”), Él enfatizó nuevamente que creer en Él es la fuente de la vida eterna. : “En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna” (Jn 6,47).

Si la conversación se hubiera detenido ahí, concluiríamos que creer en Jesús era todo lo que se necesitaba para obtener la vida eterna. Como sabemos por la historia, Jesús envió el Espíritu Santo en Pentecostés a todos los que creían en Él. Él plantó la propia vida de Dios en ellos. Estaban destinados al cielo. ¿Qué más era necesario? El “más” viene en la siguiente parte de la conversación, que retomamos ahora: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo; el que come de este pan vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.” Esta declaración audaz provocó que estallara una discusión: «¿Cómo puede este hombre darnos a comer su carne?»

Tenga en cuenta que no hay explicación próxima. Jesús simplemente sigue repitiendo, con un énfasis cada vez mayor: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna”. Esto realmente desconcertó a sus oyentes y, como se informa en los versículos que no están en la lectura de hoy, muchos de sus seguidores lo abandonaron por eso. Incluso los Doce estaban en apuros para absorberlo. Había una fuerte prohibición en la ley judía de beber sangre de animales (ver Gn 9:4; Lev 17:10-13; Dt 12:16). Ese tipo de participación en la vida de un animal, haciendo al hombre “uno” con el animal, estaba por debajo de la dignidad de las criaturas hechas a imagen y semejanza de Dios. ¡Nadie pensó siquiera en beber sangre humana!

Podemos entender cuán objetables fueron las palabras de Jesús para quienes las escucharon por primera vez. Permanecer con Él requeriría lo que Jesús había mencionado antes en la conversación: creer. Sus obras milagrosas y Su enseñanza autorizada habían hecho que muchos tuvieran fe en Él. Esa fe tendría que sostenerlos mientras digerían este “dicho dicho”. Tendrían que suspender el juicio y simplemente reflexionar sobre estas palabras. Eventualmente, por supuesto, Jesús explicaría. En la Última Cena, los apóstoles se enteraron de que Jesús les dejaba un sacrificio conmemorativo como pieza central de la vida de Su Iglesia. El pan y el vino de la antigua cena pascual se transformaron en la comida de la nueva alianza, la eucaristía. Ellos se convertirían en el Cuerpo y la Sangre de Su humanidad glorificada. Así se cumpliría su llamado a “comer mi carne” y “beber mi sangre”. Creer llevaría a comer.

Sin embargo, todavía podemos quedarnos preguntándonos por qué el plan de Dios para Su pueblo incluía no solo el don del Espíritu Santo sino también la celebración de la Eucaristía. ¿En qué se diferencia este acto de comer a Jesús en los elementos del pan y el vino de recibirlo en nuestros corazones a través del Espíritu Santo? El resto de las lecturas pueden ayudar a responder esta pregunta.

Respuesta posible: Señor Jesús, gracias por permanecer con nosotros como Pan y Vino, para que podamos comer y beber y vivir para siempre.

Primera Lectura (Leer Dt 8,2-3; 14b-16a)

En esta lectura, el pueblo de Israel está a punto de entrar en la Tierra Prometida después de su larga estancia en el desierto con Moisés, más larga de lo necesario por su desobediencia y falta de fe en Dios. Ahora, después de cuarenta años, estaban listos. En Deuteronomio, Moisés le da al pueblo tres largos sermones, recordándoles lo que habían pasado y advirtiéndoles sobre lo que les esperaba.

Nuestra lectura contiene uno de los grandes temas de la exhortación de despedida de Moisés: “No te olvides de Jehová tu Dios”. Podríamos preguntarnos cómo estas personas podrían alguna vez “olvidarse” del Señor, después de todo lo que Él había hecho por ellos. Sin embargo, una y otra vez, Moisés exhorta a Israel: “Acuérdate del SEÑOR tu Dios” (Dt 8:18). Sabía que estaban entrando en una tierra que mana leche y miel; la vida allí sería mucho más fácil de lo que había sido en el desierto. Ya había sido testigo de sus breves recuerdos. Él nunca quiso que ellos olvidaran que su vida en la Tierra Prometida dependía completamente del amor de Dios por ellos. Como prueba de este amor, Moisés le recordó al pueblo que Dios les había permitido “sentirse afligidos por el hambre, y luego os alimentó con maná, para mostraros que no sólo de pan se vive, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” El pueblo había temido morir de hambre cuando salieron de Egipto por primera vez, pero Dios les envió maná para que comieran todos los días. Sin embargo, esto no era simplemente un suministro de alimentos. Dios les dijo que recogieran solo el maná de un día a la vez. No debía haber almacenamiento. Todo lo que superaba el valor de un día de maná se pudría, lo que impedía el acaparamiento. Este pan del cielo le dio una lección a Israel: eran cuerpo y alma. Necesitaban pan para sus cuerpos, pero también necesitaban fe para sus almas. Tendrían que vivir un día a la vez, recolectando solo el maná suficiente para un día y confiando en que mañana Dios les proporcionaría nuevamente lo que necesitaban. Todos los días, durante cuarenta años, tuvieron que confiar en Dios para el pan de cada día (el antecedente histórico de la petición de “el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” en el Padrenuestro). Por eso Moisés dijo que el maná enseñaba al pueblo una lección espiritual. Necesitamos pan físico y espiritual para vivir realmente como pueblo de Dios, porque somos (y seremos siempre) en cuerpo y alma.

Cuando comprendemos esto, estamos en camino de comprender por qué Jesús nos dio el pan y el vino eucarísticos. La presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas es real pero invisible, no abierta a los sentidos. Él es Espíritu; somos espíritu y cuerpo. La adoración de Israel siempre incorporó cuerpo y alma: acción invisible e invisible en el corazón y acción visible en el cuerpo. El culto a la Nueva Alianza continúa manteniendo juntos el cuerpo y el alma. ¡Nada aclara esto más que la Eucaristía! El pan y el vino se convierten en Cuerpo y Sangre; los incorporamos a nuestros propios cuerpos en el acto de comer, la más básica de las funciones corporales (sin comer, no hay vida). Así como la comida de la Pascua estaba destinada a ayudar a las personas con poca memoria a recordar lo que Dios había hecho por Israel (y por lo tanto conducir a la adoración), la comida eucarística nos ayuda a recordar lo que Jesús ha hecho por nosotros («Haced esto en memoria mía»). , y así se convierte en nuestra adoración. El Espíritu Santo pone la propia vida de Dios en nosotros, invisible y espiritualmente; comer a Jesús en los elementos de una comida nos da una comunión física (nuestra carne y sangre) con Jesús (su carne y sangre). ¡Qué regalo!

Con razón Jesús les dijo a sus seguidores, en nuestra lectura del Evangelio, que creyeran (invisible, espiritual) y que comieran (visible, corpóreo). Creemos, y luego adoramos, aunque Jesús, en ese momento, no explicó que comer y beber significaba adoración. Más tarde, en la Última Cena, instituyó una comida y bebida sobrenatural como nuestro acto conmemorativo de adoración en la Iglesia. En nuestra segunda lectura, San Pablo nos ayudará a pensar más sobre esta comida misteriosa y bendita.

Respuesta posible: Señor Jesús, sé que eres maná para mi viaje de regreso al Cielo; por favor fortalece esa gracia en mí hoy.

Salmo (Leer Sal 147:12-15, 19-20)

El salmista exhorta a Jerusalén a alabar al Señor por el cuidado amoroso que siempre ha mostrado a su pueblo. Un verso en particular tiene incrustado el gozo profético y, en este día, podemos cantarlo con especial fervor: “Él ha dado paz en tus fronteras; con lo mejor del trigo os saciará” (v. 14). Lo “mejor del trigo” es el “pan del cielo”, Jesús. El don de Dios a la Iglesia, el nuevo Israel, es un don único. Podríamos decir con el salmista: “No ha hecho así con ninguna otra nación” (v. 20). Mientras reflexionamos sobre este gran regalo en nuestras lecturas de hoy, prestemos atención al llamado del salmista: «¡Alabado sea el Señor, Jerusalén!»

Respuesta posible: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léalo de nuevo en oración para hacerlo suyo.

Segunda Lectura (Leer 1 Cor 10,16-17)

El contexto de esta lectura (leer 1 Cor 10, 14-21) nos ayuda a comprender que la Eucaristía es el acto de adoración de la Iglesia y que es un sacrificio. San Pablo está advirtiendo a sus lectores en Corinto (una ciudad notoriamente pagana en la que había predicado el Evangelio y hecho muchos conversos) contra continuar adorando en los altares de ídolos paganos. Puede que nos sorprenda que los nuevos conversos necesitaban esta advertencia, pero en las culturas politeístas del mundo grecorromano, la gente adoraba muchos ídolos diferentes al mismo tiempo. San Pablo dice que beber “la copa de la bendición” (el vino de la Eucaristía) y partir el pan le da al creyente una “participación” o “comunión” en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Esta es una descripción excepcionalmente clara de lo que sucede durante la comida eucarística. Lejos de que el pan y el vino sean meros símbolos de algo que ha sucedido o es verdad, los elementos mismos provocan la comunión. Por esa razón, San Pablo continúa diciendo, se debe evitar la adoración en los altares de los ídolos, porque cualquier comida o bebida que suceda en esos altares hace que el adorador sea un «socio» con los demonios. Por supuesto, no hay verdaderos «dioses». San Pablo considera que los demonios son la fuente de la adoración de ídolos. Para aclarar aún más su punto sobre la comunión que tiene lugar en los altares, San Pablo hace referencia a los altares de Israel: “¿No son los que comen los sacrificios compañeros en el altar?” (1 Corintios 14:18) Los sacrificios u ofrendas estaban en el corazón de la adoración de Israel. En la ofrenda de “paz” o “gracias”, el adorador y el sacerdote comían una porción del animal que había sido sacrificado. Comer en el altar de Dios era dar gracias por alguna acción de Dios a favor del adorador; expresaba “paz” o “comunión” entre Dios y el adorador. En la Eucaristía, nuestra ofrenda de acción de gracias del pan y del vino se une, misteriosamente, a la única ofrenda hecha por Cristo en la cruz (Dios no está sujeto al tiempo, como nosotros). Luego comemos esta comida sacrificial (como lo hacían los judíos en sus altares) y tenemos comunión con Dios. Lo que presagiaba la adoración de Israel, la adoración del Nuevo Pacto lo cumple.

Esta epístola, escrita alrededor del año 56 d.C., nos muestra que desde el comienzo de la vida de la Iglesia, la Presencia Real de Jesús en el Sacrificio Eucarístico era una creencia y práctica establecida. San Pablo hace otro punto importante en estos versículos. La Eucaristía es signo y fuente de unidad en la Iglesia: “Puesto que el pan es uno, nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo, pues todos participamos de un solo pan”. Esto nos ayuda a comprender que nuestra unidad en la Iglesia es tanto orgánica como visible. Nuestro comer nos da una “participación” en Cristo—todos estamos haciendo la misma acción (unidad visible) y el “alimento” dentro de nosotros nos une a Cristo (unidad orgánica). Así, nuestro culto público es la ocasión para que se establezca y exprese nuestra unidad. Nuestra vida con Dios no puede ser sólo privada e individual (“Jesús y yo”). Desde el principio, la Iglesia hizo de la ofrenda eucarística el centro de nuestro culto, restaurando nuestra unidad con Dios y el hombre, visible e invisible, cuerpo y alma. ¡Bendito sea el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo!

Respuesta posible: Señor Jesús, apenas puedo comprender todo lo que nos das en Tu Santísimo Cuerpo y Sangre. Ayúdame a resistir la distracción, la tibieza y la duda cuando te reciba en el altar.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (9,31-42):

EN aquellos días, la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se...


Sal 115,12-13.14-15.16-17

R/. ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? ¿Cómo pagaré al Señor...


Lectura del santo evangelio segun san Juan (6,60-69):

EN aquel tiempo, muchos de los discípulos de Jesús dijeron: «Este modo de hablar es...

Leer todas las lecturas