Skip to main content
Vida Catòlica octubre 30, 2023

El Primero y Quinto Misterios Luminosos del Rosario

Jesús caminó hacia el río Jordán con un anhelo en Su Corazón por ser bautizado. ¿Pero por qué Jesús necesitaba ser bautizado? ¿No es Él Dios? Sí, ciertamente lo es, pero Jesús eligió santificar las aguas del Bautismo, todas las aguas que se usarían para el Bautismo hasta el fin de los tiempos, con Su propio Bautismo por Juan. Al entrar en el río Jordán y ser bautizado por Juan, Jesús santifica todas las aguas del Bautismo. Juan se opone y dice que él debería ser bautizado por Jesús, pero Jesús insiste, que así sea. Juan no parecía entender por qué Jesús quería ser bautizado por él, pero obedeció al Señor, quizás sin darse cuenta de que estaba participando, por la voluntad de Dios, en una inmensa obra de gracia. A partir de entonces, las aguas del Bautismo santificarían las almas hasta el fin de los tiempos.

¿Realmente sabemos qué sucede en el Bautismo? ¿Somos conscientes de las gracias que recibimos por nuestro Bautismo? El Bautismo nos abre las puertas del Cielo, que estaban cerradas por el pecado original de Adán y Eva, nuestros primeros padres. Heredamos el pecado de Adán y Eva, el pecado original, nosotros, sus hijos. El Bautismo nos quita el pecado original y nos permite entrar en el Cielo, entrar en el lugar en el Cielo que Dios nos preparó desde toda la eternidad. Sin embargo, los efectos del pecado original permanecen en nosotros; el Bautismo no los elimina. Estos efectos son tendencias maliciosas en el alma que necesitamos combatir hasta nuestra muerte, que nos inclinan a los siete pecados capitales: la soberbia, la avaricia, la lujuria, la gula, la ira, la envidia y la pereza.

En el Bautismo recibimos siete virtudes que nos ayudan a luchar contra estas tendencias maliciosas:

Las tres Virtudes Teologales: fe, esperanza y amor.

Las cuatro Virtudes Morales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Estas virtudes deben ser practicadas fielmente a lo largo de nuestras vidas para oponerse a las tendencias maliciosas hacia los 7 pecados capitales. No practicar las virtudes las volvería inactivas en nuestras almas. Al practicarlas a diario, y tal vez incluso momento a momento por amor a Dios, formamos buenos hábitos, músculos espirituales por así decirlo, que luchan contra la tendencia al pecado.

Estas virtudes que recibimos en el Bautismo, 7 en total, son perfeccionadas por los 7 Dones del Espíritu Santo que también recibimos en el Bautismo. Estos son: Sabiduría, Conocimiento, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Piedad y Temor de Dios. Pero para que los Dones que recibimos perfeccionen las virtudes, como dice Don Dolindo Ruotolo, necesitamos practicar las virtudes.

En el Bautismo recibimos una gracia por la cual debemos agradecer a Dios de rodillas por el resto de nuestras vidas, y es esta: la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, vino a vivir o morar en nuestras almas. Esta es una gracia casi incomprensible para nuestra pobre y limitada comprensión. El Cielo es el lugar donde mora Dios y Dios viene a morar en mi alma. Así es como Santa Isabel de la Trinidad dijo: «me parece que he encontrado mi Cielo en la tierra, ya que el Cielo es Dios y Dios está en mi alma». Por esta razón, San Pablo dice en las Escrituras que somos templos del Espíritu Santo.

La palabra «templo» significa la «Casa de Dios», el lugar donde Dios mora en la tierra. Hoy usamos la palabra «iglesia». La iglesia es el lugar de morada de Dios en la tierra, Su Casa. Más específicamente, en las iglesias católicas romanas, Dios mora en una pequeña «casa» como si fuera dentro de la gran casa de la iglesia, una pequeña «casa» que se llama sagrario. Allí en el sagrario hay Hostias que son consagradas durante el Santo Sacrificio de la Misa. Estas Hostias consagradas por el sacerdote en la Misa ya no son pan, sino el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Se han convertido en Dios bajo la apariencia de pan, por las palabras de Jesús pronunciadas por el sacerdote en la Misa: «esto es mi Cuerpo… esta es mi Sangre». Estas son las palabras de Jesús mismo en la Última Cena cuando tomó el pan, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se entrega por ustedes» (Lucas 22:19).

Jesús, el Sumo Sacerdote eterno, ordena a Sus Apóstoles como los primeros sacerdotes del Nuevo Pacto con las palabras: «Hagan esto en memoria mía» (Lucas 22:19). Como dice el Papa San Juan Pablo II, la palabra «memoria» en las Escrituras significa hacer presente. Así, a partir de entonces, los sacerdotes del Nuevo Pacto hacen presente, en el Santo Sacrificio de la Misa, con las propias palabras de Jesús «esto es mi Cuerpo… esta es mi Sangre», el único sacrificio de Jesús en la Cruz en los altares del mundo hasta el fin de los tiempos. Al hacer presente a Jesús en los altares en la Misa con Sus propias palabras «esto es mi Cuerpo… esta es mi Sangre», hacen presente el Sacrificio que Él hizo de Sí mismo de una vez por todas en el Calvario. Este Sacrificio de Sí mismo en la Cruz en el Calvario no es un evento histórico que tuvo lugar hace dos mil años. Lo que le sucede a Dios, y Jesús es Dios, permanece presente eternamente porque Dios es el presente eterno. Sus actos son teándricos: son actos de Dios, por lo tanto, permanecen eternamente presentes en Él y Él en ellos. Los Misterios de Su vida permanecen siempre presentes en Él y Él en ellos en el Santísimo Sacramento del Altar, la Eucaristía. Así, en el Santo Sacrificio de la Misa, Jesús está presente en el altar en Su crucifixión, en Su muerte, en Su Resurrección. Todo el Misterio Pascual que es la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, está presente ante nuestros ojos en el altar en el Santísimo Sacramento, la Eucaristía. La fe no ve, pero la fe cree. ¿Y por qué? Porque Jesús lo dijo. Tomen, coman, esto es Mi Cuerpo, tomen, beban, esta es Mi Sangre.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario. San Agustín de Canterbury, obispo


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,3-9):

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, por la...


Sal 110,1-2.5-6.9ab.10c

R/. El Señor recuerda siempre su alianza Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló...

Leer todas las lecturas