Skip to main content
Vida Catòlica julio 19, 2023

El pequeño santo del perdón

Si realmente queremos amar, debemos aprender a perdonar. – Santa Teresa de Calcuta

Perdonar no es una tarea fácil para muchos de nosotros, especialmente cuando hemos sido severamente quemados por alguien cercano a nosotros, tal vez un amigo, un familiar o incluso una antigua maestra de novicias, para aquellos de nosotros que hemos sido heridos en la vida religiosa.

El acto de perdonar es una virtud compleja que plantea un desafío para muchas personas, incluidos nosotros los católicos. Cuando alguien nos hace daño, causándonos angustia y agonía, el sufrimiento que soportamos por tal tormento puede cegarnos, impidiéndonos buscar la paz y el amor. Si sucumbimos a la ira, el resentimiento y la animosidad, estas emociones pueden dominarnos, ocupando un espacio en nuestro corazón que debería estar reservado exclusivamente para el amor de Cristo. Entregarse a estos sentimientos crea un obstáculo que nos impide elegir el perdón y encontrar la libertad del dolor y la herida que ha consumido nuestras almas.

Este mes celebramos la fiesta de Santa María Goretti, la santa más joven en ser canonizada y conocida como la patrona de los jóvenes, la castidad y la pureza, quien también es reconocida por su encarnación del perdón. A pesar de ser una simple niña, exhibió una notable madurez espiritual. Ante la violencia y las heridas mortales infligidas por su agresor, lo perdonó antes de exhalar su último aliento. A la tierna edad de once años, Santa María Goretti fue apuñalada catorce veces por su agresor, Alessandro Serenelli. Sin embargo, eligió el perdón sobre el odio, negándose a permitir que el odio endureciera su corazón. Sus últimas palabras, pronunciadas antes de su fallecimiento, fueron: “Perdono a Alessandro Serenelli… y lo quiero en el cielo conmigo para siempre”. ¿Cuántos de nosotros podríamos perdonar como Santa María Goretti perdonó al hombre que no solo le robó el resto de su infancia sino también su propia vida?

Fue debido a la sinceridad de Santa María Goretti al perdonar a su atacante que experimentó una conversión de corazón seis años después. Tuvo un sueño en el que ella aparecía, presentándole catorce lirios que simbolizaban la pureza, la cantidad exacta de veces que Alessandro la había apuñalado, lo que finalmente la llevó a la muerte. Como resultado del perdón de esta niña, su agresor pudo reconciliarse con Dios. Buscó la paz y el amor confesando sus pecados al obispo y pidiendo perdón a la madre de Santa María Goretti, Assunta Goretti. Alessandro pasó el resto de sus días esforzándose por vivir una vida virtuosa e incluso asistió a la Misa de canonización presidida por el Papa Pío XII en honor a Santa María Goretti el 24 de junio de 1950.

Después de la muerte de Seranelli, los frailes capuchinos con los que había vivido hasta el final de su vida encontraron una carta escrita por él, que decía:

Ahora tengo casi 80 años. Estoy cerca del final de mis días.

Mirando hacia atrás en mi pasado, reconozco que en mi primera juventud seguí un camino falso, un camino malvado que me llevó a la ruina.

A través del contenido de revistas impresas, espectáculos inmorales y malos ejemplos en los medios, vi a la mayoría de los jóvenes de mi época siguiendo el mal sin siquiera pensarlo dos veces. Despreocupado, hice lo mismo.

Había creyentes cristianos fieles y practicantes a mi alrededor, pero no les presté atención. Estaba cegado por un impulso bruto que me empujó por la forma de vida equivocada.

A los 20 años cometí un crimen pasional, cuyo recuerdo aún hoy me horroriza. María Goretti, ahora santa, fue mi ángel bueno que Dios puso en mi camino para salvarme. Sus palabras de reprensión y perdón todavía están impresas en mi corazón. Ella oró por mí, intercediendo por su asesino. Siguieron treinta años de prisión.

Si no hubiera sido menor de edad según la ley italiana, habría sido condenado a cadena perpetua. Sin embargo, acepté la sentencia que recibí como algo que merecía.

Resignado, expié mi pecado. La pequeña María fue verdaderamente mi luz, mi protectora. Con su ayuda, cumplí bien esos 27 años en prisión. Cuando la sociedad me aceptó de nuevo entre sus miembros, traté de vivir honestamente. Con angelical caridad, los hijos de San Francisco, los capuchinos menores de las Marcas, me acogieron entre ellos no como a un servidor, sino como a un hermano. He vivido con ellos durante 24 años. Ahora miro con serenidad el tiempo en que seré admitida en la visión de Dios, para abrazar nuevamente a mis seres queridos y estar cerca de mi ángel de la guarda, María Goretti, y de su querida madre, Assunta.

Que todos los que lean esta carta mía deseen seguir la bendita enseñanza de evitar el mal y seguir el bien. Que todos crean con la fe de los niños pequeños que la religión con sus preceptos no es algo de lo que uno pueda prescindir. Más bien, es un verdadero consuelo y el único camino seguro en todas las circunstancias de la vida, incluso en las más dolorosas.

Paz y todo bien.

Alejandro Serenelli
Macerata, Italia
5 de mayo de 1961

Parece que incluso Alessandro Serenelli, un asesino, pudo abrazar un espíritu de perdón y perdonarse a sí mismo por el crimen atroz que cometió en el pasado.

¿Con qué frecuencia se nos escapa el perdón? Si permitimos que el resplandor de Cristo ilumine las profundidades de nuestras almas, también nosotros, como el “Pequeño Santo de la Gran Misericordia”, podemos presentar nuestro dolor y sufrimiento a Dios como una ofrenda de amor misericordioso. Es a través del otorgamiento de Su gracia que podemos alcanzar la paz y el amor abrazando la virtud del perdón. “Para el hombre esto es imposible, pero para Dios todo es posible” (Mateo 19:26).

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Jueves de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del libro del Eclesiástico (48,1-15):

Surgió Elías, un profeta como un fuego, cuyas palabras eran horno encendido. Les quitó el...


Sal 96,1-2.3-4.5-6.7

R/. Alegraos, justos, con el Señor El Señor reina, la tierra goza, se alegran las islas...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,7-15):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como...

Leer todas las lecturas