Skip to main content
Vida Catòlica junio 29, 2024

El Patrón de la Historia de la Salvación

Es posible que en algún momento te hayan enseñado en la escuela que la mayoría de las historias siguen una estructura básica. Comienzo, desarrollo, final. Exposición, desarrollo, clímax, desenlace.

También es posible que hayas escuchado que las historias tienen diferentes tipos de conflicto: persona contra persona, o contra sí mismo, o contra la sociedad, o contra el medio ambiente. Estas categorías señalan el hecho de que cada historia implica algún tipo de relación.

La visión cristiana de la historia también implica una estructura de historia, que describe el arco de la historia en términos de la relación de Dios con la humanidad. El Evangelio, o «Buena Nueva», es esencialmente la creencia en una historia.

Como católico que consume mucha ficción, gradualmente noté un patrón existente en la mayoría de las historias, presente a través de los tiempos y culturas, que refleja aspectos de la estructura de la historia del Evangelio. El patrón que veo es el siguiente: hay una relación inicialmente positiva; la relación se rompe a través de una violación de la confianza o responsabilidad; una de las partes intenta reparar la relación; ocurre una muerte y resurrección; la relación se restaura y quizás incluso se vuelve mejor que antes.

La Relación Original En la historia previa o al principio de la narrativa, hay una relación armoniosa. Puede ser entre individuos, o puede abarcar familias enteras, comunidades, naciones, planetas o planos de la realidad.

En las religiones abrahámicas, esta parte de la historia es la creación del mundo, el jardín del Edén y nuestros primeros padres. Adán y Eva vivían en relación correcta con Dios, entre ellos y con la naturaleza.

En algún momento, sin embargo, la armonía se interrumpe y la relación se rompe. Esto suele deberse a un error, fracaso o traición. También podría ser una muerte u otra tragedia. Sin importar cómo se desarrolle la ruptura, tiene consecuencias profundas y duraderas. La confianza se rompe, las partes se alienan y otros pueden sentir los efectos secundarios. En el folclore y la ficción, esto es cuando Psique traiciona a Cupido, cuando Claudio mata al rey Hamlet, cuando Scar mata a Mufasa, cuando Maui roba el corazón de Te Fiti.

En la Biblia, esto es cuando Adán y Eva rompen el mandamiento de Dios y comen el fruto prohibido. Su relación pierde su inocencia cuando se dan cuenta de que están desnudos, es decir, vulnerables a ser maltratados y lastimados. En lugar de sentirse seguros y amados, sienten que deben protegerse mutuamente y esconderse de Dios. Como resultado de su transgresión, el pecado entra en el mundo y los seres humanos son expulsados del Paraíso y deben trabajar la tierra para sobrevivir.

Es importante entender que Adán y Eva no fueron los únicos que sufrieron por sus acciones. Toda la creación también cayó del estado original de inocencia y felicidad. El pecado hace que los seres humanos vivan en desacuerdo con Dios, entre ellos y con el mundo natural.

Este tipo de dinámica micro-macro es evidente en muchos cuentos populares e historias de fantasía, donde los personajes pueden ser deidades que encarnan un aspecto de la naturaleza, o monarcas responsables de muchas personas. En tales casos, el estado de la relación se refleja a mayor escala en su entorno. Cuando el príncipe es transformado en una bestia, o la princesa cae bajo un hechizo de sueño, o la reina pierde el control de sus poderes de hielo, las personas a su alrededor sufren junto con ellas. Cualquier iteración del mito de Hades, Perséfone y Deméter mostrará esto, ya que sus relaciones determinan el ciclo de las estaciones. En Star Wars, la transformación de Anakin Skywalker en Darth Vader se refleja directamente en la transición de la República Galáctica al Imperio. Los dramas familiares de estos personajes arquetípicos se reflejan en los conflictos cósmicos de sus historias.

La relación puede experimentar altibajos, pero si hay alguna interacción o reunión, sigue siendo imperfecta e incompleta. Eventualmente, una de las partes debe tomar la iniciativa para intentar reparar la relación.

El Viaje Para restaurar la relación, una de las partes debe emprender un viaje, a menudo con una dirección descendente o hacia adentro. El protagonista entra en otro mundo, generalmente caracterizado por la oscuridad y la muerte. Los griegos llamaban a esta parte de sus mitos katabasis, el viaje al Inframundo, la tierra de los muertos. Pero este lugar también puede ser un lugar de encuentro, ajuste de cuentas y revelación.

La Encarnación de Cristo y el Descenso al Infierno también pueden verse en este paso. Jesús descendió dos veces, primero al dejar el Cielo para encarnarse como ser humano en la Tierra, y luego, después de su propia muerte, al ir al Infierno y liberar las almas de los justos que habían muerto antes de Su sacrificio pascual.

Muchos héroes contemporáneos tienen un paso similar en su búsqueda. Los medios de Star Wars están repletos de ejemplos de esto, siendo el primero y más icónico la Estrella de la Muerte. En películas más recientes de Disney, Anna entra en el palacio de hielo para hablar con su hermana distanciada, y Moana se embarca en la restauración del corazón de Te Fiti.

Este viaje presenta grandes riesgos. En algunos casos, el protagonista debe enfrentarse a la muerte misma, ya sea como el poder que mantiene a su amado alejado de ellos, o en forma del amado mismo. Obi-Wan Kenobi en Una Nueva Esperanza, Luke Skywalker en El Retorno del Jedi, Anna y Moana saben que la persona a la que se están acercando es peligrosa y podría hacerles daño. Cristo, también, sabía que sufriría a manos de las mismas personas a las que vino a salvar.

Recuerdo y Rechazo A lo largo de la historia, a menudo hay un elemento de tratar de recordar o descubrir la propia identidad, o una parte que intenta hacer que la otra parte sea consciente de su verdadera identidad. Este es un tema recurrente en las Escrituras, ya que los profetas de Dios instan a Su pueblo a recordar quién es Él y a quién los ha llamado a ser.

Este tema también es común en las películas. Luke Skywalker está decidido a recordarle a Darth Vader su identidad anterior. El fantasma de Mufasa insta al autoexiliado Simba: «Recuerda quién eres». Anna recuerda a Elsa lo cerca que estaban de niños. Moana canta a la deidad enfurecida: «Esto no es quién eres. Sé quién eres».

En el momento del encuentro, puede haber un rechazo de la identidad o relación. Los profetas que precedieron a Cristo fueron rechazados y a veces asesinados por su propio pueblo. Él sabía que no todos lo reconocerían cuando viniera en persona.

Una posible razón para este rechazo es que la parte perdida puede no darse cuenta de que está perdida. En el otro extremo, pueden reconocer que están perdidos, pero creer que están más allá de la esperanza. Ambas actitudes son esencialmente una forma de arrogancia, que los lleva a rechazar el llamado al recuerdo y la reconciliación.

Resurrección y Restauración El encuentro conduce al clímax, que implica algún tipo de muerte, ya sea literal o simbólica. También puede haber una segunda traición, posiblemente incluso mayor que la primera. A menudo hay un elemento de sacrificio y una apariencia de pérdida o fracaso. Sin embargo, en última instancia, la muerte conduce a una especie de resurrección o renacimiento.

Cuando Cristo vino a restaurar la relación de la humanidad con Dios, la gente respondió matándolo. Pero Su muerte condujo a Su Resurrección, derrotando a la muerte y haciendo clara Su identidad a Sus seguidores.

Este también es un momento de revelación, cuando una o ambas partes se dan cuenta de quiénes son y qué significan el uno para el otro. Los discípulos de Cristo no comprendieron completamente Su identidad divina, ni la magnitud de Su amor por ellos, hasta que murió en la cruz y resucitó de entre los muertos. La revelación puede ser un momento de horror, por ejemplo, al presenciar los eventos sobrenaturales que rodearon la muerte de Cristo, el centurión declaró que verdaderamente era el Hijo de Dios. Para ejemplos en películas, Darth Vader no sabía que aún tenía capacidad para amar hasta que vio a su hijo sufrir por amor a él, y Elsa no comprendió el amor de su hermana por ella hasta que Anna se sacrificó para salvarla.

Con el clímax viene la reversión de la maldición, el levantamiento del exilio, la restauración de la relación. Cuando se restaura la familia real, el reino a su vez se renueva. Anakin Skywalker se reconcilia con su hijo en el mismo momento en que la galaxia es liberada del Imperio. La apertura de Elsa al amor le permite derretir la nieve en Arendelle. Te Fiti elimina la plaga de la isla de Moana. Los planes de viaje de Perséfone aseguran el regreso de la primavera.

Adopciones, matrimonios, coronaciones o alianzas políticas aseguran la continuación y estabilidad de una familia, una dinastía, una nación o un mundo entero. Del mismo modo, el sacrificio de Cristo selló el Nuevo Pacto con Su sangre; Su ministerio estableció la Iglesia en la Tierra; y la Biblia termina con el Banquete de Bodas del Cordero.

Nota del autor: Planeo explorar más este patrón, así como por qué existe y por qué es importante para nosotros como consumidores de medios, en mi nuevo podcast y blog, Encontrando Fe en los Fandoms. ¡Espero que te unas a mí en este viaje!

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas