Skip to main content
Vida Catòlica julio 1, 2023

El Papa: Se gasta dinero en armas y no en alimentos

Francisco retomó la audiencia general después de la cancelación anterior para facilitar la recuperación postoperatoria. La catequesis se dedica a la santa australiana Mary MacKillop, quien se dedicó a la educación de los pobres: «Su objetivo era el crecimiento humano y no llenar la cabeza de ideas».

Es casi como una ecuación: «No hay santidad si de una forma u otra no se atiende a los pobres, a los necesitados, a aquellos que están un poco al margen de la sociedad». Y en un mundo como el de hoy, herido por las guerras y la violencia, esta advertencia se aplica aún más: «El dinero se gasta en fabricar armas, y no en producir alimentos».

El Papa Francisco regresa a la Plaza de San Pedro para la audiencia general de los miércoles: la primera después de la operación del 7 de junio (la del 21 de junio había sido cancelada para facilitar la recuperación del Pontífice), y la última antes del descanso de julio.

Recibido con aplausos, el Papa realizó el recorrido habitual en el Papamóvil, permitiendo incluso que algunos niños subieran a bordo. Luego, al llegar al palco de la Parvis, dirigió unas palabras a los numerosos fieles congregados a pesar del calor sofocante: «Hoy debemos ser un poco pacientes, con este calor… Y gracias por venir, con este calor, con este sol. Muchas gracias por su visita».

El celo de Mary MacKillop La catequesis continúa el ciclo inaugurado el mes pasado sobre el tema del «celo apostólico», centrado hasta ahora en figuras «ejemplares» de hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares que han entregado su vida por el Evangelio. Y después del misionero jesuita Matteo Ricci, el mártir coreano san Andrés Kim Tae-gon y santa Teresa de Lisieux, la reflexión de hoy del Papa está completamente dedicada a Mary MacKillop (1842-1909), santa australiana, fundadora de las Hermanas de San José del Sagrado Corazón, quien se dedicó toda su vida a la formación intelectual y religiosa de los pobres en las zonas rurales de Australia. Fue un ejemplo, sobre todo, de una educación orientada hacia el «crecimiento humano y espiritual» de los alumnos en lugar de «llenar sus cabezas de ideas». Esta visión, la de la santa, es «totalmente relevante hoy en día, cuando sentimos la necesidad de un ‘pacto educativo’ capaz de unir a las familias, a las escuelas y a toda la sociedad», subrayó el Pontífice.

La educación, «una gran forma de evangelización» Mary MacKillop, afirma el Papa, es uno de los «frutos abundantes» que muchos emigrantes europeos han llevado a las numerosas islas, grandes y pequeñas, de Oceanía. Nacida cerca de Melbourne, hija de emigrantes escoceses, desde joven sintió el llamado de Dios «a servirle y testimoniarle no solo con palabras», sino sobre todo con su vida: «María estaba convencida de que ella misma había sido enviada para difundir la Buena Nueva y atraer a los demás al encuentro con el Dios vivo», dijo el Papa Francisco. Esta vocación se concretó en su servicio a la educación de los jóvenes, «consciente de que la educación católica es una forma de evangelización». «Es una gran forma de evangelización», enfatizó el Papa.

Si podemos decir que «todo santo es una misión; es un proyecto del Padre para reflejar y encarnar, en un momento determinado de la historia, un aspecto del Evangelio», Mary MacKillop lo fue especialmente a través de la fundación de escuelas.

Los pobres como protagonistas En particular, su celo por el Evangelio se manifestaba en su preocupación por los pobres y marginados: «Y esto -señaló el Papa- es muy importante: en el camino de la santidad, que es el camino cristiano, los pobres, los marginados son los protagonistas, y una persona no puede avanzar en la santidad si no se dedica también a ellos, de una manera u otra. Son la presencia del Señor, aquellos que necesitan la ayuda del Señor».

Una vez leí una frase que me impactó; decía así: «El protagonista de la historia es el mendigo: ellos son los que llaman la atención sobre esta gran injusticia, que es la gran pobreza en el mundo. El dinero se gasta en fabricar armas, no en producir alimentos. Y no lo olviden: no hay santidad si de una forma u otra no se atiende a los pobres, a los necesitados, a aquellos que están un poco al margen de la sociedad».

La educación no consiste en llenar la cabeza de ideas Esta misma conciencia llevó a Mary MacKillop a «ir a donde otros no querían o no podían ir». El 19 de marzo de 1866, día de San José, abrió la primera escuela en un pequeño suburbio del sur de Australia. Luego vinieron muchas otras que ella y sus hermanas fundaron en comunidades rurales de Australia y Nueva Zelanda. «El celo apostólico es así: multiplica las obras», señaló el Papa. «Mary MacKillop estaba convencida de que el propósito de la educación es el desarrollo integral de la persona como individuo y como miembro de la comunidad, y que esto requiere sabiduría, paciencia y caridad por parte de cada maestro».

«La educación, de hecho, no consiste en llenar la cabeza de ideas, sino en acompañar y alentar a los alumnos en el camino del crecimiento humano y espiritual, mostrándoles cómo la amistad con Jesús resucitado expande el corazón y hace la vida más humana. Educar y ayudar a pensar bien, a sentir bien (el lenguaje del corazón) y a hacer bien (el lenguaje de las manos). Esta visión es totalmente relevante hoy en día, cuando sentimos la necesidad de un ‘pacto educativo’ capaz de unir a las familias, a las escuelas y a toda la sociedad».

Rechazo y oposición No solo entre los jóvenes, sino también entre los pobres, Mary MacKillop emprendió otras obras de caridad, comenzando por la «Casa de la Providencia», abierta en Adelaida para acoger a ancianos y jóvenes abandonados y ofrecerles una nueva oportunidad en la vida. Sin embargo, su celo apostólico no fue fácil ni exento de pruebas y dificultades. La santa australiana experimentó el rechazo y la oposición, incluso desde dentro de la Iglesia. Fue excomulgada por un obispo local, aunque la excomunión fue revocada poco después por el Papa.

Pero su amor y dedicación a los más necesitados no disminuyeron. «Incluso en las pruebas más duras y en las peores incomprensiones, María MacKillop se esforzó por perdonar y por no perder la paz y la alegría interior. Aceptó lo que no podía entender, sabiendo que Dios es más grande que nuestras limitaciones y que su amor va más allá de cualquier maldad», destacó el Papa Francisco.

Una santa contemporánea En la vida de Mary MacKillop, «la santidad no es una teoría abstracta, sino la respuesta a una llamada concreta, que Dios dirige a cada uno de nosotros», dijo el Papa. «Ella es una santa contemporánea, cercana a nosotros en el tiempo y en el espacio, que encarna las bienaventuranzas en un lugar alejado de Europa y de las grandes ciudades».

Al final de su catequesis, el Papa Francisco invitó a los fieles a rezar a Mary MacKillop para que «nos enseñe a amar a Jesús con un amor tierno y verdadero, y a reconocerlo en los pobres y en los marginados de nuestra sociedad». Luego impartió su bendición apostólica a todos los presentes y a sus seres queridos.

Fuente: vatican news

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la VII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la carta del apóstol Santiago (5,9-12):

No os quejéis, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Mirad que el juez...


Sal 102,1-2.3-4.8-9.11-12

R/. El Señor es compasivo y misericordioso Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,1-12):

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le...

Leer todas las lecturas