Skip to main content
Vida Catòlica septiembre 28, 2023

El matrimonio refleja el amor de Dios por la naturaleza humana

En el orden sobrenatural, la Iglesia, siguiendo el ejemplo de nuestro bendito Señor, toma este carácter permanente del amor en el orden natural y eleva la promesa «Sí, lo hago» a la dignidad de un sacramento.

El amor que siempre se expresa en términos de lo eterno, y se articula en frases como «hasta que las arenas del desierto se enfríen», la Iglesia lo toma y lo purifica al encontrar un símbolo de amor aún más duradero que incluso las arenas del desierto. Ella se dirige a la unión de amor más personal, permanente e irrompible que el mundo haya conocido, es decir, el amor de Cristo por la naturaleza humana, y durante la solemnidad de la Misa nupcial recuerda a la joven pareja que deben amarse mutuamente con el mismo amor indisoluble con el que nuestro bendito Señor amó la naturaleza humana que tomó del seno de la Santa Madre.

Ese amor que desea expresarse en términos de permanencia, la Iglesia lo modela en el gran prototipo del matrimonio de Dios y el hombre en la Encarnación de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Cuando Dios veló el terrible esplendor de Su gloria, descendió a la paradisíaca prisión de carne de María y asumió la naturaleza humana, no lo hizo para una vida terrenal que se extendiera desde el pesebre hasta la Cruz, sino permanentemente y eternamente a través de la vida resucitada del Domingo de Pascua y la gloriosa Ascensión a la diestra del Padre.

Ahora bien, dado que el matrimonio cristiano de carne y carne está modelado según el matrimonio permanente de Dios y el hombre, la Iglesia sostiene que también debe asumir el carácter de permanencia e indisolubilidad de por vida. Así como el seno de la Santa Madre fue el yunque de carne en el que las naturalezas divina y humana de Cristo se unieron bajo la llama pentecostal del Espíritu Santo en la unidad de la Persona, de igual manera, el altar nupcial se convierte en el nuevo yunque en el que dos corazones enamorados se funden y unen por la llama del Espíritu sacramental en la unidad de la carne.

Ciertamente, este ideal de permanencia es suficiente por sí solo para transformar el simple deseo físico en algo más noble que un impulso freudiano, para elevar la permanencia que el amor natural demanda en un vínculo indisoluble que el Amor divino solicita y para emocionar a los jóvenes corazones a pronunciar las palabras de Tobías: «Pues somos hijos de santos y no debemos unirnos como los paganos que no conocen a Dios».

Habiendo recordado a la joven pareja que su unidad está modelada según la unión inseparable de Dios y el hombre, la Iglesia continúa preguntando qué garantías darán de que su amor será tan permanente como su modelo, Jesucristo. Pueden responder: «Daremos nuestra palabra». Pero la Iglesia responde: «Las naciones han quebrantado su palabra; los amantes humanos han quebrantado sus votos antes. ¿No pueden dar un compromiso mejor que este, de que su amor mutuo perdurará hasta la muerte?»

Entonces, la respuesta que la Iglesia exige de cada pareja enamorada en su altar es: «Daremos el compromiso de nuestra salvación eterna. Lo sellaremos con la creencia de que la promesa que nos hacemos mutuamente es una promesa hecha a Dios mismo, y si somos desleales el uno al otro, perderemos lo más precioso en el mundo: nuestras almas inmortales».

Cuando se ha dado esta fianza de salvación eterna, la Iglesia la sella, no con un sello de papel, sino con el sello rojo del precioso Cuerpo y Sangre de nuestro Señor y Salvador en la Comunión de la Misa nupcial. Con su amor así garantizado al pie de la Cruz, y la fianza de su salvación eterna otorgada como garantía de que en la enfermedad y en la salud, en la riqueza y en la pobreza, se amarán hasta la muerte, la Iglesia los declara marido y mujer.

A medida que el sacerdote los ve alejarse del altar, unidos alma con alma y sellados con la sangre de Cristo, antes de que estén unidos cuerpo con cuerpo, no puede evitar pensar que tal amor humano en tal cúspide es Dios en peregrinación a la Tierra. Ellos, también, se dan cuenta al entrar en su vida en común que no es el amor lo que los hace casarse, sino el consentimiento. El amor los hace querer casarse, pero es su promesa mutua, sellada con un sello de su salvación eterna, lo que los convierte en marido y mujer.

La Iglesia sostiene la permanencia del matrimonio A los ojos de la Iglesia, por lo tanto, el matrimonio es una unión permanente modelada según el amor duradero de Cristo por Su Iglesia, y no un pacto terminable de pasión egoísta que perdura solo mientras la pasión perdura. Al mantener tal ideal, al solicitar tal garantía y al enseñar la sacralidad de un voto, la Iglesia hace que el matrimonio sea algo serio. Practicamente les dice a los jóvenes lo mismo que el letrero sobre el escritorio del cajero le dice al cliente: «Cuenta tu cambio. No se corrigen errores después de salir de la ventanilla».

Nadie en el mundo ama a los enamorados tanto como la Iglesia, pero solo a los enamorados que dicen lo que quieren decir. Por lo tanto, la Iglesia se niega a permitir que nadie afloje el vínculo que ha mantenido a millones felices y estables, y por lo tanto no permitirá que ningún hombre o mujer, que se haya metido en un agujero, caven como un topo y socaven toda la montaña de la sociedad. Ella cree que si las personas no pueden cuidar de sus propios asuntos, que es el negocio de la lealtad, entonces no los liberará para que cuiden el negocio de otra persona, o los bebés de otra persona.

Hay una palabra que significa poco para las naciones que repudian sus lazos; hay una palabra que no significa nada para hombres y mujeres que repudian sus votos; pero esa misma palabra significa todo para aquellos que se unen en un vínculo bajo nuestro bendito Señor, quien vino a ser la verdad del mundo, y esa es la palabra honor. Para aquellos que todavía creen en ello, cada día trae, no la carga de una unión forzada, sino el acuerdo de corazón con corazón, y alma con alma.

Así como dos trozos de hierro se funden en uno solo por el fuego y la llama, de la misma manera, las mentes y los corazones de esposo y esposa se funden en uno solo a través de la purificación de un mutuo sacrificio y tribulación que los acerca a Dios. Los años sucesivos los encuentran no como dos corazones con cuerdas enredadas y desafinadas, sino como un instrumento tan delicadamente afinado que los hábiles dedos del amor solo necesitan rozarlos para sacar a relucir sus bellezas ocultas. La nueva visión de la llama del amor llega a ellos porque fueron fieles a su chispa, y ven que: No en el matrimonio está el cumplimiento del amor, aunque su cumplimiento terrenal y temporal pueda estar allí; porque, ¿cómo puede el amor, que es el deseo del alma por el alma, satisfacerse en la conjunción del cuerpo con el cuerpo? Pobres de nosotros si este fuera todo el significado que el amor nos desvelara: la luz encontrada al juntarse dos llamas desde el interior de sus farolitos bien cerrados.

Por lo tanto, canta Dante, y cantan todos los nobles poetas después de él, que el amor en este mundo es un peregrino y un viajero, viajando hacia la Nueva Jerusalén; no es aquí donde se consuma sus anhelos, en ese simple golpeteo a las puertas de la unión que llamamos matrimonio, sino más allá de las columnas de la muerte y los pasillos de la tumba, en la unión del espíritu con el espíritu dentro del Espíritu de Dios que lo contiene.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,10-16):

La salvación fue el tema que investigaron y escrutaron los profetas, los que predecían la...


Sal 97,1.2-3ab.3c-4

R/. El Señor da a conocer su victoria Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo...

Leer todas las lecturas