Skip to main content
Vida Catòlica abril 12, 2023

¡Él ha resucitado! A dónde ir desde aquí

En ese primer día, después de la muerte y sepultura de Jesús, los discípulos no se lanzaron al mundo. Más bien, regresaron a la tumba. A veces, vale la pena dar un paso atrás.

La joven madre lloró mientras discutíamos los titulares recientes en una reunión del vecindario. Con voz ahogada por las lágrimas, dijo: “Tengo miedo por mis hijos. Este mundo está tan roto. Me pregunto si debería haber traído niños a este mundo loco”.

Sus palabras tocaron mi corazón y me pregunté qué podría decir en respuesta. Como madre de cinco hijos adultos (y ahora nueva abuela), reconozco el valor de una nueva vida. Creo que los niños traen maravillas, potencial, alegría y esperanza a nuestro mundo. Sin embargo, esta joven madre angustiada necesitaba aliento. ¿Qué palabras de sabiduría y consuelo podría compartir?

Mi vecino no es el único que reconoce la disminución de la seguridad, el civismo y la alegría en el mundo de hoy. Muchos comentaristas describen la cultura actual como una de crisis. El declive del discurso cívico, la creciente división, el aumento de la violencia, la falta de escucha y aprendizaje, y los niveles casi epidémicos de ansiedad, depresión, adicción y desesperación marcan a la sociedad estadounidense actual.

Restaurar la sociedad al discurso pacífico y la tranquilidad interior parece casi imposible. Sin embargo, mientras disfrutamos del resplandor de la Resurrección, sabemos que la gracia abunda, tenemos fe en la vida eterna y nuestra esperanza está en el Señor. Sin embargo, mejorar la sociedad también demandará un tremendo esfuerzo y sacrificio individual.

¿Cómo debería ser este esfuerzo?

En su obra clásica Ortodoxia, G.K. Chesterton comienza diciendo que quería escribir un romance sobre un navegante inglés que calcula ligeramente mal su rumbo. Inicialmente, el marinero desorientado cree que ha descubierto una nueva tierra. Poco después, sin embargo, se da cuenta de que simplemente ha redescubierto su tierra natal. El regreso a casa, para este navegante imaginario, se debió a un error de cálculo más que a un movimiento intencional. Para otros, sin embargo, regresar es la intención.

Para muchos, la idea de “regresar” no es infrecuente. En el mundo de la educación, los profesores entienden expresiones como «volver a lo básico» y, a menudo, las practican cuando los estudiantes necesitan volver a aprender y dominar habilidades básicas antes de seguir adelante. Los atletas a menudo regresan a los fundamentos y repasan los ejercicios, mientras que los músicos practican escalas regularmente. Se reconoce que es necesario volver a lo esencial antes de poder progresar.

Sin embargo, para algunos, la idea de hacer una pausa, regresar y reflexionar es contracultural para aquellos obsesionados con la idea de «progreso». Aunque el progreso puede ser bueno, debe sugerir un movimiento hacia una meta. Sin embargo, como observa Chesterton en Ortodoxia, el progreso “debería significar que estamos cambiando el mundo para adaptarlo a la visión. El progreso significa (justo ahora) que estamos cambiando la visión. … No estamos alterando lo real para adaptarlo a lo ideal. Estamos alterando el ideal: es más fácil”.

De hecho, detenerse a reflexionar no sugiere un deseo de vivir en el pasado. Más bien, aboga por un retiro a lo esencial, una clarificación de principios, para avanzar hacia el ideal con dirección.

¿A qué, entonces, debemos volver?

Mientras consideraba a mi vecino angustiado, decidí que un buen lugar para comenzar es hacer una pausa para reflexionar sobre tres preceptos importantes y dedicar energía a vivir estos principios para seguir adelante.

Verdad

Poncio Pilato le preguntó una vez a Jesús: “¿Qué es la verdad?” Esa pregunta continúa resonando hoy en lo que se ha denominado un “mundo de la posverdad”.

Hace aproximadamente 2400 años, Sócrates defendió la verdad con la lógica. Entre aquellos con los que debatió estaban los sofistas. Según el Dr. Peter Kreeft, la enseñanza de los sofistas consistía en opiniones subjetivas y preferencias personales. En contraste, Sócrates argumentó que la verdad es objetiva, universal y conocible por la razón humana ordinaria.

Ochocientos años después de Sócrates, San Agustín también debatió con los sofistas. Incluso antes de su conversión al cristianismo, San Agustín, un gran orador y maestro de retórica, valoraba la verdad por encima de la destreza retórica.

En el Libro X de las Confesiones, Agustín hace una afirmación extraordinaria. Él dice: “La verdad es lo que quiero hacer en mi corazón”. Agustín no solo buscó la verdad y la valoró por encima de los argumentos ganadores, sino que dice que desea hacer la verdad.

El Catecismo de la Iglesia Católica recomienda que hagamos lo mismo llamando a los fieles a “orientar toda su vida de acuerdo con las exigencias de la verdad” (CCC 2467).

Hoy, en un mundo de noticias falsas, censura y una cultura de cancelación, muchas personas se preguntan si existe la verdad y cómo uno puede volver a comprometerse con ella.

En un artículo reciente, Michael Varsovia les recuerda a los lectores que la verdad existe y no cambia. Citando al Papa San Juan Pablo II en su encíclica Veritatis Splendor, Varsovia comparte: “El esplendor de la verdad resplandece… ilumina la inteligencia del hombre y da forma a su libertad, llevándolo a conocer y amar al Señor”.

Buscar la verdad, decir la verdad y hacer la verdad requiere fe, coraje y perseverancia. Sin embargo, como dice Jesús en el evangelio de Juan: “Si permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Familia

Además de un nuevo compromiso con la verdad, se necesita un nuevo enfoque en la familia.

Hace treinta años, trabajé para una prestigiosa agencia de publicidad en el centro de Minneapolis. Como ejecutivo de cuenta, trabajé con grandes personas y clientes interesantes. Me encontré desafiado, aprendiendo continuamente y emocionado de ir a trabajar todos los días. Por eso, cuando nació nuestro primer hijo, algunos se sorprendieron de que yo decidiera dejar mi carrera para quedarme en casa con nuestro hijo.

Después de esta decisión, al hablar con los demás y responder a la pregunta: «Entonces, dime, ¿qué haces?» su reacción a mi respuesta sugería que estar en casa con mi hijo equivalía a no hacer absolutamente nada. Esa mentalidad sigue presente hoy en día.

En nuestra sociedad utilitaria, se asume erróneamente que debemos estar constantemente trabajando u ocupados. Como resultado de este ajetreo implacable, las comidas familiares están en declive, los padres y los niños están exhaustos y pocos tienen tiempo para desarrollar relaciones significativas.

Algunas personas afirman que el “tiempo de calidad” es más importante que la “cantidad de tiempo”. Al formar una familia, esta noción es falsa. Uno necesita pasar grandes cantidades de tiempo juntos para construir una relación, enseñar habilidades para la vida y desarrollar el carácter moral. Aunque uno no necesita ser un padre que se queda en casa para que esto suceda, uno debe ser intencional y estar dispuesto a hacer sacrificios para salvaguardar el tiempo con la familia.

En su libro La Restauración de la Cultura Cristiana, John Senior está de acuerdo en que las familias deben tener la intención de pasar tiempo juntos. Mayor observa,

Para un cambio repentino y significativo en las escuelas, el matrimonio y todo lo demás, se necesita sentido común, tradición, suerte y amor. … El cambio a largo plazo es lento pero … incluso si una fracción de la próxima generación debe vivir con esa esperanza temblorosa, entonces cuando llegue el gran cambio, como siempre ocurre, como un ladrón en la noche, por sorpresa, vendrá porque de ellos, lejos de la multitud enloquecedora, lejos de las protestas, los cuernos de toro, las luces del klieg y las cámaras, en ese lugar tranquilo en casa junto al fuego que mientras tanto, por pequeño que sea, tiene un valor inmediato y duradero.

Además de pasar tiempo juntos intencionalmente como familia para fortalecer las relaciones, los padres también deben aceptar su papel como educadores principales de sus hijos. Aceptar este rol incluye elegir deliberadamente una opción escolar cuya misión educativa se alinee con los valores de la familia.

Culto

Finalmente, un tercer principio que necesita un compromiso renovado es la adoración: la adoración de nuestro Señor Resucitado.

Según el obispo Barron, cuando adoramos correctamente a Dios, nos acercamos a Él y el resto de nuestra vida se ordena correctamente: nuestras vidas, nuestras familias, la cultura, incluso el cosmos. A través del culto a Cristo, nos integramos bien: nuestra mente, nuestra voluntad, nuestras pasiones.

Sin embargo, en la cultura actual, Pew Research sugiere que menos del 30 % de los católicos asisten a misa con regularidad. ¿Podría esta disminución en la adoración tener algo que ver con la disminución del gozo, la disminución de la gratitud y la disminución del orden correcto dentro de nosotros, nuestras familias y la sociedad? Creo que sí.

El Papa San Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica Dies Domini (Sobre la Santificación del Día del Señor) exclama: “¡No tengan miedo de dedicar su tiempo a Cristo! El tiempo dado a Cristo nunca es tiempo perdido, sino tiempo ganado, para que nuestras relaciones y, de hecho, toda nuestra vida se vuelvan más profundamente humanas”.

De vuelta a lo basico

Chesterton dijo: “Toda gran civilización decae al olvidar las cosas obvias”. Hoy vemos signos de decadencia cultural debido a nuestro olvido de lo más importante. Sin embargo, nuestra respuesta no debe ser de desesperación. Con la vida hay esperanza. De hecho, al volver a comprometernos con la verdad, la familia y la adoración, podemos ser el ímpetu del cambio, la luz de la esperanza y señalar el camino hacia un futuro más pacífico.

Fuente: CATHOLIC EXCHANGE

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,10-16):

La salvación fue el tema que investigaron y escrutaron los profetas, los que predecían la...


Sal 97,1.2-3ab.3c-4

R/. El Señor da a conocer su victoria Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo...

Leer todas las lecturas