Skip to main content
Vida Catòlica enero 21, 2024

El Espíritu Santo Gobierna la Iglesia

Don Dolindo Ruotolo (1882-1970) fue un sacerdote italiano que sufrió persecución y falsas acusaciones por parte de las autoridades eclesiásticas, pero nunca se rebeló ni se separó de la Iglesia Católica. Como escribió en su Comentario sobre el Libro de los Números:

«Dios no llama a nadie para llevar a cabo tal reforma, pero cuando Él quiere hacerlo, levanta líderes providenciales que llevan a cabo Su voluntad. Dios levanta directamente en la Iglesia solo almas que, gimiendo y sacrificándose con humildad y obediencia, arrojan en ella el santo fermento de una nueva vida o vivifican en ella las semillas ocultas de su riqueza fructífera. Estas almas, incluso cuando son perseguidas y contradichas, no se rebelan, sino que profetizan con humildad, dolor, ejemplo, oraciones y llevan la Cruz, que es el signo más hermoso del Espíritu de Dios.»

Don Dolindo se defendió contra las acusaciones pero nunca desobedeció ni se separó de la Iglesia. Al igual que Padre Pío, soportó sospechas y persecuciones pero permaneció fiel. Su vida muestra que se puede persistir en la verdad mientras se persiste en la obediencia.

Santa Faustina Kowalska también demostró una obediencia extraordinaria incluso en medio del malentendido. Escribió sobre dos experiencias relevantes en su diario. En un caso, Jesús mismo le pidió que practicara mayores mortificaciones, pero su madre superiora se negó a permitirlo, diciendo «¡Absolutamente no!» Faustina se sintió decepcionada, pero Jesús le dijo: «No te exijo mortificación, sino obediencia. Con la obediencia me das gran gloria y obtienes mérito para ti misma.»

En otra ocasión, el director espiritual de Faustina le prohibió usar cadenas en las piernas durante la Misa. Ella escribió: «¡Oh, Jesús mío, otra vez fue terquedad! Pero mis caídas no me desaniman; sé muy bien que soy miseria [misma].» Su director le instruyó en cambio meditar sobre el bautismo de Jesús durante la Misa. Aunque Faustina disfrutó de esa meditación, reconoció la mortificación en obedecer en lugar de simplemente hacer lo que Jesús le había pedido. Como Jesús le dijo después: «He concedido la gracia que pediste en favor de esa alma, pero no por la mortificación que elegiste para ti. Fue más bien por tu acto de completa obediencia a Mi representante [el confesor] que concedí esta gracia.»

Al igual que Don Dolindo, Santa Faustina persistió en defender sus experiencias mientras obedecía persistentemente a sus superiores, incluso cuando estos rechazaban las solicitudes que Jesús mismo le había hecho. Dio gloria a Dios a través de la obediencia en medio de la sospecha y la escrúpulo.

El antiguo patriarca Abraham se despertó mientras aún estaba oscuro, su corazón cargado de angustia. Dios le había hablado, ordenándole ofrecer a su amado hijo Isaac como sacrificio. Abraham no dudó, sino que se levantó en fe obediente. Cortó la madera, ensilló su asno y comenzó el viaje de tres días a Monte Moriah con Isaac y dos siervos. ¡Cuánto tumulto llenaba su alma! Sin embargo, siguió adelante.

Como escribió Don Dolindo, «Abraham no dudó ni por un momento en obedecer la voz de Dios, aunque su corazón estaba en agonía.» Durante tres días, Abraham llevó la madera del sacrificio, su alma haciendo eco de las palabras: «Dios proveerá». Aunque Isaac era el hijo de la promesa, Abraham confió en las promesas de Dios sobre todas las cosas.

Finalmente, padre e hijo se encontraron en la cima de Moriah, la montaña del sacrificio. Juntos construyeron el altar. Luego Abraham, con lágrimas corriendo, ató a su hijo. Don Dolindo escribió: «Al atarlo, lo ató con lazos de amor; besó esos miembros, lloró silenciosamente sobre ese cuerpo». Sin embargo, Abraham tomó el cuchillo. En ese momento angustiante, solo la obediencia importaba, la rendición al mandato de Dios.

Entonces el ángel clamó: «¡No extiendas tu mano sobre el muchacho!» Se proporcionó un carnero en lugar de Isaac. Abraham nombró ese lugar «El Señor proveerá», porque el Señor ve los sacrificios hechos en secreto y provee. Las promesas resonaron una vez más como bendiciones sobre el padre que lloraba y se regocijaba. Todo porque un hombre obedeció.

El ejemplo de Abraham de obediencia incondicional establece un patrón para nosotros hoy en cuanto a la obediencia a las autoridades designadas por Dios, es decir, el Papa y las enseñanzas de la Iglesia Católica. Como representante de Dios, la Iglesia merece la misma entrega total y fe que Abraham demostró.

Cristo mismo modeló la obediencia perfecta al someter completamente Su voluntad a la del Padre, incluso hasta la muerte. Como Jesús le dijo a Pilato, toda autoridad proviene de arriba (Juan 19:11). ¿No deberíamos someternos a las autoridades que Cristo estableció?

Cristo dijo que edificaría Su Iglesia sobre Pedro, la roca (Mateo 16:18). El mismo Pedro al que nombró primero entre los discípulos y apóstoles (Juan 1:42, 21:15). El mismo Pedro al que le ordenó apacentar a Sus ovejas (Juan 21:15). Pedro se convirtió en el pilar, la piedra fundamental de la incipiente Iglesia (Gálatas 2:9).

¿Es posible que Cristo dejaría a Su esposa, la Iglesia, sin cabeza y protector? ¡Seguramente no! Al permanecer en plena comunión con el sucesor de Pedro, el Papa, permanecemos fieles a Cristo mismo. A pesar de cualquier defecto o prueba, debemos confiar en la promesa de Jesús de permanecer con Su Esposa a lo largo de las edades (Juan 14:16-18). Al igual que Abraham, dejemos que nuestro grito de guerra sea la rendición y la obediencia contra viento y marea. A través del poder del Espíritu, las puertas del infierno no prevalecerán (Mateo 16:18)!

Podemos confiar firmemente en que Jesús continúa cumpliendo Su promesa de permanecer con Su Iglesia a través de todas las tormentas, asegurando que las puertas del infierno no prevalezcan contra ella (Mateo 16:18). Al permanecer en plena comunión con el Santo Padre, permanecemos como discípulos fieles de nuestro Señor. Porque solo Él tiene las palabras de vida eterna (Juan 6:68)

Meditando sobre el amor de nuestro Salvador Crucificado, ¡mantengámonos fieles a nuestra Santa Madre Iglesia! «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna» (Juan 6:68).

Por lo tanto, sigamos confiadamente los pasos de Abraham y los primeros discípulos de Cristo. Al rendir nuestra voluntad al amoroso plan de Dios y abrazar obedientemente los preceptos de Dios y de nuestra Santa Madre Iglesia, encontramos inspiración en el Siervo de Dios Don Dolindo Ruotolo, en San Padre Pío y en Santa Faustina Kowalska. Ellos brindan hermosos ejemplos de defender la verdad mientras se someten humildemente a la autoridad de la Iglesia con obediencia amorosa. Así como el sacrificio de Abraham llevó a bendiciones, que sacrifiquemos nuestro orgullo y deseos personales para allanar el camino a la gracia abundante. Con el poder del Espíritu, seamos humildes testigos del Reino de los Cielos, ¡la Iglesia!

Oh María, amada Madre y modelo perfecto de virtud, ¡cómo tu humilde «sí» al ángel Gabriel abrió la puerta de nuestra salvación! «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lucas 1:38). Con prisa obediente visitaste a Isabel, quien exclamó: «¡Bienaventurada la que creyó que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lucas 1:45). En el nacimiento meditaste todas estas cosas en tu corazón (Lucas 2:19). Silenciosamente seguiste a tu Hijo incluso hasta el Gólgota, permaneciendo obedientemente junto a la Cruz donde Jesús sufrió y murió (Juan 19:25-27). Querida Madre, tú que persistentemente te entregaste y obedeciste en todas las cosas, ruega por nosotros tus hijos. Obtén para nosotros la gracia de eco de tu puro fiat. Que sigamos fielmente la enseñanza de la Iglesia, obedezcamos persistentemente a las autoridades espirituales y nos rindamos completamente a la voluntad de Dios. A través de tu intercesión y la misericordia infinita de Cristo, que nos convirtamos en humildes instrumentos para hacer avanzar el Reino de los Cielos. Amén.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma - Ciclo B


Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18):

En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!» Él respondió: «Aquí me...


Sal 115,10.15.16-17.18-19

R/. Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida Tenía fe, aun cuando...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,2-10):

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con...

Leer todas las lecturas