Skip to main content
Vida Catòlica junio 11, 2024

El Eco del Sagrado Corazón de Jesús

Los líderes pueden llegar en muchas formas. Algunos pueden sumir a sus ciudadanos en guerras sangrientas a través de una serie de ataques estratégicos que forman parte de un plan más amplio, mientras que otros pueden derrotar a quienes hacen tales cosas, usando su ejército y misiles. A veces, los líderes pueden ser carismáticos, inspirando y desafiando a las personas adecuadamente como un maestro experimentado, con planificación y previsión. Otros, sin embargo, pueden ser meras marionetas que buscan su propio beneficio a expensas de los demás.

Tristemente, en la historia del liderazgo, hay una gran colección de rostros casi olvidados. La mayoría no son recordados por las masas. Pero de vez en cuando, surge un líder que ejemplifica tan perfectamente el modelo de liderazgo servicial de Jesucristo que nos inspira a reflexionar sobre este «eco de Cristo» y aprender de una vida tan bien vivida que no podemos ignorarla. Y el cielo nunca ignorará una vida así.

De hecho, nuestra Bendita Madre tomó nota de cierto líder y recibió una revelación sobre él. Nuestra Señora del Buen Suceso de la Purificación profetizó sobre él hace cuatrocientos años a una santa monja, la Sierva de Dios Madre Mariana de Jesús. Este líder surgió en la república de Ecuador y comenzó a liderar la nación en 1860. Ejemplificó tanto el liderazgo católico y el honor al Sagrado Corazón con su notable presidencia que la Virgen María lo mencionó en la misma profecía.

Recientemente, y para ser completamente honesto, escribí un libro sobre estas profecías de Nuestra Señora con un capítulo sobre Gabriel García Moreno, titulado Las Profecías de Nuestra Señora: Mensajes de Dios para Nuestro Tiempo (disponible en Sophia Institute Press). Gabriel García Moreno encaja plenamente en la descripción que Nuestra Señora dio de él 278 años antes de que apareciera: «En el siglo XIX vendrá un presidente verdaderamente cristiano, un hombre de carácter a quien Dios nuestro Señor le concederá la palma del martirio en esta misma plaza donde está mi convento. Consagrará la república al Sagrado Corazón de mi amado Hijo, y esta consagración sostendrá la religión católica a lo largo de los años siguientes…» (Luis E. Cadena y Almeida, Una Mística Española en Quito: Sor Mariana de Jesús Torres, Hanover, PA: The Foundation for a Christian Civilization, Inc., 1990), p.63.

Ahora, las profecías en mi libro fueron dadas para nuestra generación, pero esta profecía singular se refería a Gabriel García Moreno, un eco del Líder Servidor por excelencia, Jesucristo. Y de manera más magnífica, el presidente Moreno consagró Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús. Echemos un breve vistazo a este extraordinario presidente.

Podría sonar como un pacificador, un constructor de naciones o un presidente auténticamente católico. La realidad es que tuvo mucho éxito y fue amado por su gente. Su primer mandato como presidente fue en 1860. Gabriel asistía a misa diaria y visitaba a los enfermos en el hospital cada día. Además de reformar el sistema electoral injusto que favorecía a los radicales y revolucionarios, Gabriel reformó la economía de Ecuador. En lo personal, el presidente Moreno donaba la mitad de su salario al tesoro nacional y la otra mitad a obras de caridad. Las reformas fueron gradualmente transformadoras.

Ecuador y otras naciones comenzaron a notar que forasteros estaban mejorando la calificación crediticia de Ecuador, lo cual fue excelente para un país tan saqueado durante décadas por hombres corruptos que su calificación crediticia era pobre. Moreno limpió la corrupción en el ejército; envió capellanes y eliminó a los líderes corruptos. Los hombres recibieron el equipo militar más avanzado. El ejército se convirtió en una fuerza protectora y no en una causa de preocupación entre los ciudadanos. En una sociedad civil, el ejército o las fuerzas del orden no pueden convertirse en la Gestapo de quien esté en el poder; esto solo sucede cuando la corrupción echa raíces profundas y produce tal discordia y desprecio por las constituciones de los países. Y cuando los líderes malvados tenían el poder en Ecuador, malutilizaban el ejército.

Como un hombre que creía en la alfabetización universal, el presidente Moreno amplió las oportunidades educativas en todos los niveles. Trajo órdenes religiosas de vuelta al país para dar a los pobres y a todos en Ecuador la oportunidad de superarse a través del aprendizaje. Cuando fue exiliado, García Moreno aprendió en Francia que una nación debe tener el catolicismo para progresar genuinamente.

Gabriel Moreno no descansó en sus logros, sino que buscó hacer más. Trabajó con funcionarios de la Iglesia en Ecuador y fijó una fecha para la consagración de la república al Sagrado Corazón de Jesús. También colaboró con el enlace del clero para ayudar a la Iglesia con sede en Roma cuando necesitaba apoyo. Gabriel García Moreno, el eco del Sagrado Corazón, continuó sirviendo a su pueblo y a todos los que merecían tal servicio.

En Alemania, los enemigos del presidente Moreno decidieron que debía ser eliminado. La inteligencia llegó al presidente Moreno de que las fuerzas opositoras en Alemania querían verlo muerto, pero no dejó que esto lo atrapara en el miedo o la preocupación excesiva. Gabriel Moreno conocía su fuente y relación con Cristo Rey. El «eco del Sagrado Corazón» murió perdonando a sus asesinos, tal como su Maestro hizo en la Cruz. Por lo tanto, su llamado para nosotros se convierte en nuestro eco para seguir a Cristo, perdonar a aquellos que nos han hecho daño y vivir nuestras promesas bautismales para hacer una diferencia en este mundo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas