Skip to main content
Vida Catòlica mayo 9, 2023

El amor de Dios por los pecadores arrepentidos

Considere el viejo dicho: “Si un hombre se divorcia de su esposa y ella se va de él y se convierte en esposa de otro hombre, ¿volverá a ella? ¿No estaría esa tierra muy contaminada?” Y tú, alma pecadora, “te has prostituido con muchos amantes” (Jeremías 3:1).

No soy yo quien os ha dejado, dice el Señor. No, soy un cónyuge fiel, que nunca demanda el divorcio. Pero tú, alma infiel, me has abandonado y te has entregado no a un solo amante, sino a miles y miles de corruptores. No obstante, si volvéis a mí, dice el Señor, yo os recibiré.

“Alza tus ojos”, y, hasta donde alcance tu vista, verás las marcas de tu infamia. ¿Te repito la lista de tus deseos de venganza, tus envidias, tus odios secretos, la ambición a la que lo has sacrificado todo, tus amores impuros y desordenados? “Has contaminado la tierra con tu vil prostitución. Ceño de ramera tienes, no te avergüenzas” (Jeremías 3:2-3).

Regresa a mí; en adelante llámame tu padre, tu esposo y el protector de tu pureza. ¿Por qué quieres estar lejos de mí, como una novia errante? ¿Persistirás en tu ira injusta? Dijiste que harías el mal, te jactaste de ello, y lo has hecho, has sido capaz de hacerlo. Te abandoné a tus caminos. “Regresa”, el incrédulo. “No te miraré con ira, porque soy misericordioso. No estaré enojado para siempre. solamente reconoce tu culpa, que te rebelaste contra el Señor tu Dios y esparciste tus favores entre extraños debajo de todo árbol frondoso, que no hubo placer vano que no te engañó, y que no obedeciste mi voz, dice el Señor . Convertíos, hijos incrédulos” (Jeremías 3:12-14). Devolver.

Vuelve a la casa paterna, hijo pródigo. Se te darán las mejores vestiduras. Se dará una fiesta por tu regreso. Toda la casa se regocijará, y tu padre, movido por su profunda ternura, se explicará a los justos que nunca lo abandonaron, diciendo: “Siempre estarás conmigo”, pero “era conveniente alegrarse y regocijarse, porque este tu hermano estaba muerto, y vive; se había perdido y ha sido hallado” (Lucas 15:31-12). Alegraos conmigo y con los cielos arriba, donde hay celebraciones por la conversión de los pecadores, y comprended que “habrá más alegría en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento” (Lucas 15:7).

“Volved, oh hijos infieles”, volved, esposos infieles, “porque yo soy vuestro señor” (Jeremías 3:14). ¿Es mi voluntad que el impío perezca o más bien que vuelva a mí y viva? Vuélvete a mí, arrepiéntete, y tu pecado no te llevará a la ruina. Apartaos de todas vuestras mentiras y desobediencias y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué deseáis morir, oh casa de Israel? “¿Tengo algún placer en la muerte de los impíos?” No, dice el Señor, “no tengo placer en la muerte de nadie; vuélvanse, pues, y vivan” (Ezequiel 18:23, 32).

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor a mí mismo”, y para satisfacer mi propia bondad: “y no me acordaré de tus pecados”, solo tú debes “ponerme en memoria”. “Discutamos juntos”, porque estoy dispuesto a rebajarme a ti. “Presenta tu caso”; ¿Se te “dará la razón” después de haberte perdonado tantas veces? (Isaías 43:25-56). “Recuerda estas cosas, oh Jacob”, y no me olvides. “He barrido como una nube vuestras transgresiones,” y he ahuyentado vuestros pecados como el sol quema la niebla. Pecadores, “volved a mí, porque yo os he redimido. Cantad, oh cielos. Gritad, oh profundidades de la tierra; prorrumpid en cantos, ¡oh montañas, oh bosque, y todos los árboles que hay en él!” Porque el Señor ha tenido misericordia de nosotros (Isaías 44:21-23).

“Porque como la altura de los cielos sobre la tierra”, así de alto ha elevado Él su misericordia; “Cuanto está lejos el oriente del occidente, así aleja de nosotros nuestras transgresiones. Como un padre se apiada de sus hijos”, así Dios ha tenido piedad de nosotros, porque conoce nuestras debilidades y que estamos hechos de la materia de la tierra. No somos más que barro y polvo; nuestros días “son como la hierba” (Sal. 103:11-15). Nos marchitamos como las flores, y nuestras almas, aún más frágiles que nuestros cuerpos, carecen por completo de fuerza.

Reconciliación
Podemos aprender cuánto ama Dios la paz del hermoso precepto que nos ordena reconciliarnos con nuestro hermano antes de adorar, para que no nos acerquemos a la oblación que se le ofrece con un corazón resentido y manos dispuestas a la venganza.

Debemos estar muy atentos a estas palabras: “Si estás ofreciendo tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y vete; reconcíliate primero con tu hermano, y luego ven y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23-24). Y debemos buscar la reconciliación no solo cuando hemos ofendido a nuestro hermano, sino incluso si él se ha ofendido por error. Debemos buscar una resolución caritativa por temor a que podamos llegar a odiarlo, si descubrimos que él ya nos odia. El primer regalo que hay que ofrecer a Dios es un corazón limpio de toda frialdad y de toda antipatía hacia el hermano.

No debemos esperar el domingo, ya sea que estemos todos juntos o solos en la Santa Misa. El Día del Señor debe ser precedido por la reconciliación.

Debemos llevar aún más lejos nuestro amor por la paz. San Pablo dice: “No se ponga el sol sobre vuestro enojo” (Efesios 4:26). Las sombras solo hacen que aumente nuestra molestia. Nuestra ira volverá y nos despertará en la noche, y se habrá amargado. Las emociones sombrías y dolorosas, entre las que se encuentran el odio, el deseo de venganza y los celos, se vuelven más dolorosas durante la noche de la misma manera que lo hacen las heridas, las fiebres y las enfermedades.

En las querellas, pleitos y disputas, cada uno cita al otro ante un juez, porque la ofensa es recíproca. En cambio, ambas partes deben buscar un acuerdo voluntario y mutuo, en lugar de llegar a un juicio que solo aumentará la amargura de todos. Esta es la verdad que debemos considerar.

San Agustín decía que el enemigo con el que debemos reconciliarnos mientras seamos caminantes aquí abajo no es otro que la verdad, que nos condena en esta vida, y en la venidera nos lleva al verdugo que nos obligará a pagar a la hasta el último centavo, es decir, permanecer para siempre en esa espantosa prisión, pues jamás podremos saldar la deuda de nuestros crímenes.

“Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores” (Mat. 6:12, Douay-Rheims). Es algo digno de nuestra reflexión que Dios ha hecho depender el perdón que esperamos de él del perdón que nos manda dar a los que nos han ofendido. No contento con habernos inculcado constantemente esta obligación, la ha puesto en nuestra propia boca en nuestra oración diaria, de modo que si no perdonamos, nos dirá lo que le dijo al siervo malo: “Te condeno por tu propia boca!” (cf. Lucas 19:22). Me pediste perdón, prometiéndome perdonar a cambio. Has pronunciado tu propia sentencia cuando te negaste a perdonar a tu hermano. Llévate a ese lugar infeliz donde no hay perdón ni misericordia.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas