Skip to main content
Vida Catòlica junio 2, 2023

Domingo de Trinidad: una imagen del amor de Dios

En este primer domingo después de Pentecostés, la Iglesia nos llama a recordar a la Santísima Trinidad. ¿Por qué es este momento perfecto?

Evangelio (Leer Jn 3,16-18)

El Evangelio de hoy es diferente a todos los que hemos visto durante las largas temporadas de Cuaresma y Pascua. Domingo tras domingo, los Evangelios han relatado acciones de Jesús. Han sido pasajes llenos de conversaciones y eventos que impulsaron Su historia, culminando en Su Ascensión al Cielo y Su promesa de enviar el Espíritu Santo. Hoy, sin embargo, San Juan nos da una especie de resumen de esto. Es sencillo, pero ¡qué barrido tiene! Lea el primer versículo cuidadosamente para no perder su impacto a través de la familiaridad: “Tanto amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Si entendemos el alcance de esta declaración, sabremos por qué es perfectamente apropiado que hoy sea el Domingo de la Trinidad.

“De tal manera amó Dios al mundo” inevitablemente nos lleva de vuelta a la Creación, donde nos encontramos por primera vez con “Dios” y “el mundo”. ¿Por qué Dios ama tanto al mundo? No podemos responder completamente a esto sin averiguar por qué Él hizo el mundo en primer lugar. A medida que leemos los primeros capítulos de Génesis, lo único que captamos de inmediato es que el mundo físico existe como un hogar para la corona de la creación: el hombre y la mujer. En un breve pero muy importante versículo, vemos la intención de Dios para la humanidad: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Gn 1, 26). Seguramente esto no nos dice todo lo que nos gustaría saber sobre nuestra creación, pero nos dice lo que más necesitamos saber. Dios, el “Nosotros” en este versículo, quiere que el hombre sea como Él. Primero, observe la paradoja. Hay pluralidad en el lenguaje de la singularidad. Solo hay un Dios que crea el universo, pero este Dios es «Nosotros». ¡Misterioso! Pasará mucho tiempo antes de que se aclare el significado de esta paradoja. A continuación, implícita en esta declaración hay una invitación. ¿Por qué hacer al hombre a “Nuestra” imagen y semejanza si no es para acogerlo en la comunión y hermandad de “Nosotros”? Esta es información vital. Si el hombre está hecho a la imagen del Dios que es “Nosotros”, entonces el hombre está hecho para la comunión con el “Nosotros” de Dios. Además, encontramos en el próximo capítulo de Génesis que “no es bueno” que el hombre esté solo (Gén 2:18). Esta fue la única cosa en la creación declarada «no buena» por Dios. Sin embargo, tiene mucho sentido. Si somos como el Dios que es “Nosotros”, entonces estamos destinados a la comunión con otros seres como nosotros. Esto sería un verdadero reflejo de ser a la imagen de Dios.

A medida que leemos en Génesis, encontramos que el plan de Dios fue seriamente interrumpido por la desobediencia del hombre. La obstinación de Adán y Eva rompió su comunión con Dios y entre ellos. Incurrieron en el justo castigo de Dios, pero debido a que “Dios amó tanto al mundo”, les hizo una promesa. Una “mujer” y su “simiente” algún día lucharían contra el Enemigo que los sedujo a la rebelión. Mientras tanto, fueron expulsados del Jardín, pero no fue destruido. Eso insinuaba la posibilidad de un regreso.

Entonces, muy pronto, el escenario está listo para el drama de la salvación que necesita que se desarrolle el resto de la historia. Comenzamos a explorar esa historia en Adviento, cuando descubrimos que una joven en Nazaret era “la mujer” prometida por Dios, y su “simiente” era Jesús, el propio Hijo de Dios, quien existió desde el principio pero se hizo hombre en el Encarnación. El “nosotros” de Génesis está comenzando a tomar forma. La Cuaresma y la Pascua ensayaron la historia verdaderamente inimaginable de la muerte del Hijo de Dios en nuestro lugar para levantar el castigo pronunciado sobre nosotros (como hijos de Adán) en el Jardín. Él experimentó el justo juicio de Dios por nosotros, y en Su resurrección, derrotó a Satanás, el pecado y la muerte de un solo golpe. Luego, en un movimiento que nadie podría haber predicho, cuando ascendió al Cielo, el Rey Jesús envió al Espíritu Santo para completar la intención de Dios de larga data en la Creación. Es el Espíritu Santo, la propia vida de Dios en nosotros, Quien hace posible que el hombre entre en la comunión para la que fue creado, no sólo con el “Nosotros” de Dios, ahora plenamente revelado como Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo, sino también unos con otros. ¡Guau!

Esta historia nos ayuda a comprender mejor la declaración resumida de San Juan sobre el amor de Dios. Conocemos las grandes alturas desde las que cayó el hombre en el Jardín y la respuesta dramática de Dios—enviando a Su único Hijo—para restaurarnos. Jesús vino a salvar, no a condenar. La condenación del pecado ya recaía sobre el hombre desde el Jardín. No apareció en la historia del hombre en la Encarnación. Creer en Jesús salvará al hombre del juicio del pecado. Por eso dice San Juan: “El que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo unigénito de Dios”.

“De tal manera amó Dios al mundo” que hizo todo lo necesario para que nosotros lo conozcamos y lo amemos, una obra cumplida, en varios momentos de la historia humana, por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Ahora que la historia está completa, es el momento perfecto para decir: «¡Bendita sea la Santísima Trinidad hoy!»

Posible respuesta: Santísima Trinidad, gracias por todo lo que has hecho para darme la bienvenida a Tu comunión por la eternidad. Fui hecho para esto.

Primera Lectura (Leer Ex 34:4b-6, 8-9)

Habiendo revisado el alcance de la salvación en nuestra lectura del Evangelio, ahora podemos examinar una parte de la vasta historia que llevó a San Juan a escribir: “De tal manera amó Dios al mundo”. Aquí nos encontramos en el Monte Sinaí, cuando Moisés regresa a la presencia del Señor después de la apostasía de Israel con el becerro de oro. En su furia al ver por sí mismo la rebelión orgiástica del pueblo de Dios, Moisés arrojó el primer juego de tablas de la Ley de Dios, destrozándolas en una demostración profética de lo que el pueblo había hecho por su desobediencia. Sin embargo, Moisés intercedió por ellos y Dios aceptó su mediación. Ahora, Moisés lleva otro juego de tablas a la presencia del SEÑOR para que Él pueda escribir Su Ley en ellas por segunda vez para Su pueblo.

No se incluye en la lectura de hoy la petición de Moisés de que Dios haga más que reescribir las tablas: “Moisés dijo: Te ruego que me muestres tu gloria” (Ex 33:18). Incluso con la larga amistad de Moisés con Dios, el deseo de su corazón era “más”, como debería ser también para nosotros. Dios le concede su petición, pasando junto a él como si estuviera protegido en la hendidura de una peña. En una autodescripción muy rara, Dios se identifica como misericordia, gracia, paciencia, bondad y fidelidad. Note en este encuentro la vaga sugerencia de la Trinidad: “Habiendo descendido en una nube, el Señor estaba con Moisés”. Dios en el Cielo (el Padre) desciende en una nube (el Espíritu), y se para, pasando como un hombre (el Hijo). Cuando Moisés experimentó esto, “se inclinó hasta el suelo en adoración”, como estamos llamados a hacer el Domingo de la Trinidad. Mire cuidadosamente el pedido de Moisés para el pueblo descarriado de Dios: “… vengan en nuestra compañía. Este es ciertamente un pueblo de dura cerviz; pero perdona nuestras maldades y pecados y recíbenos como tuyos.” ¿Qué está preguntando?

Moisés quiere comunión, cercanía, proximidad física para Dios e Israel, precisamente para lo que fuimos hechos. Reconoce el problema causado por el pecado (resuelto por Jesús, cientos de años después), y anhela que Israel sea hijo de Dios (logrado por el Espíritu Santo en Pentecostés). Ni siquiera Moisés, que conocía tan bien a Dios, podría haber imaginado cómo esta oración finalmente sería respondida. Debido a que lo hacemos, tenemos otra razón más para decir: «¡Bendita sea la Santísima Trinidad hoy!»

Respuesta posible: Santísima Trinidad, te pido, para mí y para la Iglesia, lo que pidió Moisés en el Sinaí: “Ven en nuestra compañía” este día.

Salmo (Lea Dan 3:52-55)

Si nuestras lecturas nos animan a bendecir a la Santísima Trinidad hoy, este himno de alabanza del Libro de Daniel nos da las palabras perfectas para hacerlo. Sus líneas contienen una intensificación creciente de lo que sabemos que el amor de Dios por el mundo debería suscitar en nosotros: “¡Gloria y alabanza por siempre!”

Respuesta posible: Santísima Trinidad, puedo sentir en estas palabras el éxtasis de Tu reinado sobre toda la creación. ¡Ayúdame a mantener esta visión! Se atenúa para mí a veces.

Segunda Lectura (Leer 2 Cor 13,11-13)

Esta lectura de la epístola, con una brevedad asombrosa, nos ayuda a ver la aplicación práctica de la obra de la Santísima Trinidad a nuestro favor. Imagínese si le preguntáramos a San Pablo: «¿Qué diferencia hace la doctrina de la Trinidad en mi vida diaria?» ¡Buena pregunta! Aquí está su respuesta. Saboreemos cada frase sencilla: Hermanos y hermanas, regocijaos (única respuesta adecuada a la obra de la Trinidad). Enmendad vuestros caminos (Jesús ha vencido el pecado y nos ha dado Su Espíritu; vivid en esa victoria). Anímense… estén de acuerdo… vivan en paz… salúdense con un ósculo santo (vivan la unidad ganada para nosotros por la Trinidad). El Dios de amor y de paz estará con vosotros (la petición de Moisés de la presencia de Dios entre su pueblo ha sido cumplida por la Trinidad). La gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros (¡Bendita sea la Santísima Trinidad hoy!).

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19):

MOISÉS habló al pueblo, diciendo: «Hoy el Señor, tu Dios, te manda que cumplas estos...


Sal 118,1-2.4-5.7-8

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor V/. Dichoso el que, con vida...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a...

Leer todas las lecturas