Skip to main content
Vida Catòlica febrero 26, 2024

Disciplina Católica

En la festividad de Santo Tomás de Aquino, la lectura para la Oración de la Mañana que proviene del Común de Doctores de la Iglesia dice:

«Simplemente, aprendí acerca de la sabiduría, y sin reservas comparto, sus riquezas no las oculto. Para los hombres, ella es un tesoro infalible; aquellos que obtienen este tesoro ganan la amistad de Dios, a quien los dones que tienen gracias a la disciplina los recomiendan».

Sabiduría 7:13-14

Cuando me gradué de la universidad, mi padre y yo tuvimos una conversación sobre esta idea de la disciplina. Me felicitó como haría cualquier buen padre, pero mientras lo hacía, vi sus recuerdos a través de sus ojos. Él retrocedió a mi infancia y avanzó rápidamente hasta ese momento presente como adulto, y una especie de epifanía creció en sus pupilas.

Dijo: «Supongo que todo ese baloncesto dio resultado».

Estaba confundido. Claro, había jugado baloncesto universitario, pero dejé de hacerlo después de que las lesiones en la rodilla hicieran imposible jugar durante mi tercer año. No había jugado en dos años. ¿Y ahora aquí estaba, alcanzando un hito académico, no atlético, y él estaba agradecido por mis días jugando baloncesto?

Leyó mi confusión y respondió rápidamente a mi pregunta inaudible: «Disciplina. El baloncesto te enseñó a trabajar duro, cómo convertir ese trabajo en una rutina y cómo seguir adelante con consistencia, incluso si eso significaba sacrificio».

Nunca lo había pensado. Sin embargo, tenía razón: el baloncesto fue mi vida durante algún tiempo. Me dio el plan para el éxito en cualquier empresa que siguiera, incluso después de que el baloncesto ya no fuera una opción.

A medida que la vida continuaba, entré en contacto con muchas almas tanto como misionero como maestro. Conocí a aquellos cuyas vidas se convirtieron en la suma de sus fracasos y a otros que flotaban sobre las nubes en un éxito onírico. ¿Qué tenían en común?

Disciplina.

Aquellos que luchaban estaban siendo disciplinados por la vida. Aquellos que tenían éxito ya habían establecido la rutina de la disciplina.

Espiritualmente, esta fue la realización más emocionante que uno puede hacer. Para algunos, nos revolcamos en la culpa de nuestros pecados, y nuestra conciencia nos incita a establecer una vida orientada hacia la voluntad de Dios. Para otros, como los Santos, hemos logrado inculcar en nuestras vidas esos «don es que tienen gracias a la disciplina», los frutos espirituales que nuestra práctica de la virtud produce.

Inevitablemente, estamos destinados a alcanzar la amistad de Dios. Pero las amistades no se hacen por conveniencia, requieren tiempo, sacrificio y, lo adivinaste, disciplina.

La Disciplina Católica puede tomar muchas formas. La Iglesia nos ofrece muchos medios litúrgicos para perfeccionar nuestra disciplina espiritual, como la Misa semanal (o diaria, para aquellos que pueden), la confesión frecuente, la oración diaria del Oficio Divino y innumerables ministerios (locales, nacionales e internacionales) para formar parte de ellos.

A nivel personal, la disciplina devocional se puede practicar de tantas maneras como personalidades existen. Ya sea la recitación diaria del Rosario, asumir el carisma de una comunidad religiosa, el estudio personal o simplemente practicar la presencia de Dios, hay infinitas formas de construir tu amistad con Dios.

La clave es mantenerse disciplinado.

Si deseas un recurso gratuito sobre cómo incorporar más disciplina espiritual en tu vida, considera descargar mi eBook gratuito, «Disciplina Católica: 8 Hábitos Diarios para Vivir una Vida más Santa».

Aquí tienes la introducción para que comiences:

Estamos programados para convertirnos en mejores de lo que somos actualmente en todos los aspectos de nuestras vidas. Innatamente, sabemos que nuestro estado actual no es donde necesitamos estar, y por lo tanto tomamos los pasos necesarios para desarrollar las habilidades para elevarnos a un nivel superior. Los atletas entrenan con pasión y se niegan a sí mismos dietas poco saludables para ganar la corona de la victoria. Los chefs buscan los mejores ingredientes y analizan cada receta hasta que sus paladares estén satisfechos. Los escritores pasan horas escribiendo, editando y revisando sus palabras hasta que han articulado su mensaje con una claridad perfecta.

No hay nada valioso en la vida que no venga sin disciplina. Como católicos, no hay nada más valioso que alcanzar el grado máximo de perfección espiritual. Y hacerlo no es diferente del atleta, el chef, el escritor, etc. Para alcanzar el más alto nivel de claridad espiritual, debemos ser intencionales en nuestro enfoque y disciplinados en nuestra búsqueda de Dios.

Las palabras discípulo y disciplina provienen de la misma palabra raíz latina, discipere, que significa «comprender intelectualmente, analizar a fondo». Tendría sentido entonces que, para que alguien crezca en santidad como discípulo de Jesucristo, primero debe dar pasos intencionales para entenderlo intelectualmente y analizarlo a fondo. Después de todo, fue Él quien nos dio estas condiciones para el discipulado; «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la encontrará».

Entonces, ¿cómo sabemos cuándo lo hemos «logrado»? ¿Cómo sabemos cuándo hemos «perdido» nuestras vidas para convertirnos en verdaderos discípulos de Dios?

Miramos a los Santos.

Hagiografía: (sustantivo) biografía de santos o personas veneradas.

Lo que he descubierto en mi estudio de toda la vida de la hagiografía es que todos los Santos que he conocido a través de mi investigación, sin excepción, han compartido una disciplina común en su desarrollo espiritual. Concedido, todos vivieron sus vidas caritativas de maneras únicas debido a sus talentos, los períodos de tiempo en que vivieron, etc., pero en conjunto, todos compartieron 8 rasgos específicos que condujeron a su santidad.

Estos 8 rasgos son una plantilla, un molde que cualquiera puede usar incluso hoy para lograr los mismos resultados. Descubre cómo lograr estos ocho hábitos diarios, y te garantizo que recibirás el tesoro infalible de la Sabiduría, cuyos dones que recibes gracias a la disciplina te convertirán en su discípulo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas