Skip to main content
Vida Catòlica abril 22, 2024

Dios lucha por nuestra libertad de adorar

Desde el momento en que Israel comenzó su peregrinación en Egipto hasta su liberación bajo Moisés, aunque el Pueblo Elegido de Dios no estaba en la tierra que les pertenecía por herencia a través de Abraham, parecían experimentar algo de la bendición destinada al hombre en el principio, cuando Dios llamó a Adán a ser fecundo y multiplicarse. Gracias a los dones divinos y el juicio prudente de José, Israel disfrutó de un favor especial en Egipto, y «se multiplicaron y se hicieron muy numerosos, hasta llenar la tierra» (Éxodo 1:7). De hecho, durante el tiempo del ministerio de José, fueron los egipcios quienes vendieron sus tierras y se convirtieron en esclavos del faraón para escapar de los estragos del hambre (Génesis 47:19–21).

Luego surgió un nuevo rey en Egipto. Este hombre no conocía a José y oprimió a los israelitas, obligándolos a construir nuevas guarniciones con ladrillos y argamasa, los instrumentos de Babel (Génesis 11:3). Pero Dios escuchó el clamor de su pueblo. Y cuando Dios envió a Moisés como instrumento de la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto, Moisés no pidió simplemente al faraón que dejara ir al pueblo. Más bien, pidió que se le permitiera a Israel adorar. El intercambio entre el profeta y el rey preparó el escenario para el drama del corazón que se desarrollaría entre el Señor y su pueblo hasta nuestros días:

Moisés y Aarón fueron a ver al faraón y le dijeron: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Deja que mi pueblo salga, para que me celebre una fiesta en el desierto.”»

El faraón respondió: «¿Quién es el Señor, para que yo le haga caso y deje salir a Israel? No conozco al Señor, ni pienso dejar salir a Israel.»

Moisés y Aarón replicaron: «El Dios de los hebreos se ha presentado ante nosotros. Deja que vayamos a tres días de camino por el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios, no sea que él nos castigue con plagas o con la espada.»

El rey de Egipto les dijo: «¿Por qué, Moisés y Aarón, incitan al pueblo a que se distraiga de su trabajo? ¡Vuelvan a trabajar!»

(Éxodo 5:1–4)

Israel había prosperado en Egipto. Habían crecido de una tribu a una vasta asamblea que se convertiría en una nación. Sin embargo, no fue por ninguna grandeza de su parte que Dios deseaba liberarlos. Tampoco el proyecto de Dios era simplemente liberar al pueblo para sus propios empeños. Eran, en cambio, el pueblo al que Dios había llamado para que fuera suyo, el pueblo que, desde el tiempo de Abraham, había establecido altares y ofrecido sacrificios a Dios, el pueblo a través del cual todo el mundo sería llamado de nuevo a su gloria original como el espacio en el que se ofrece adoración a Dios Creador. La verdadera libertad de Israel no era la libertad de la esclavitud, sino la libertad para adorar.

El faraón no conocía al Señor. Y, en la petición de Moisés de que se permitiera a Israel adorar, el faraón solo veía un reconocimiento de pereza. A sus ojos, el deseo de adorar a este Dios sin nombre solo podía ser un intento de escapar del trabajo que constituía la adoración al faraón. Y así redobló los trabajos del pueblo, ordenando que llenaran la misma cuota de ladrillos pero sin suministrarles la paja para el trabajo. Los capataces israelitas fueron golpeados y se quejaron al faraón. Cuando se negó a ceder, el pueblo se quejó a Moisés, indignado de que él, con su mensaje de Dios, los hubiera hecho odiosos al faraón. Y Moisés también clamó a Dios, orando por el alivio del pueblo.

Así se presentó la elección fundamental ante Israel, una que se clarificaría en el establecimiento del pacto en el Sinaí: ¿Servirían a Faraón, o servirían a Dios? ¿Persistirían en fabricar ladrillos —los bloques de construcción hexagonales de Babel que endurecerían al sol como lo hizo el corazón del faraón ante la luz de la voluntad de Dios— o ellos mismos se convertirían, con el tiempo, en un templo vivo del Señor?

El drama de esta elección puede parecer lejano para aquellos de nosotros que ocupamos el mundo occidental, cristiano atormentado de los últimos días. Especialmente en América, donde el amor por la libertad sigue siendo agudo y donde, a pesar de la burocracia, nuestros deseos en su mayoría quedan sin restricciones, apenas sentimos la intensidad del control de Faraón sobre nosotros. Nos imaginamos a nosotros mismos sin deberle nada a nadie, completamente abiertos a las lujosas posibilidades de la existencia moderna. Poco sospechamos que nosotros mismos nos hemos convertido en faraones, ejerciendo una tiranía astuta sobre nuestros propios corazones a medida que nos volvemos menos libres para adorar a Dios.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la VII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la carta del apóstol Santiago (5,9-12):

No os quejéis, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Mirad que el juez...


Sal 102,1-2.3-4.8-9.11-12

R/. El Señor es compasivo y misericordioso Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,1-12):

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le...

Leer todas las lecturas