Skip to main content
Vida Catòlica mayo 1, 2024

Diez Maneras de Celebrar Mayo, el Mes de María

Octubre es el mes del Santísimo Rosario; noviembre, mes de oración por los fieles difuntos; junio nos sumergimos en el océano de misericordia del Sagrado Corazón de Jesús; Julio alabamos y adoramos la Preciosa Sangre de Jesús, el precio de nuestra salvación. Mayo es el mes de María.

María es la Hija de Dios Padre, la Madre de Dios Hijo y la Esposa Mística del Espíritu Santo, la Reina de los ángeles, los santos, del cielo y de la tierra. Y San Luis de Montfort la aclama como la Reina de todos los corazones y la obra maestra de la creación de Dios.

Los santos aclaman en términos poderosos, inspirados ya menudo poéticos las glorias de la Santísima Virgen María.

¿Cuáles podrían ser algunas formas en que podemos manifestar nuestro amor y devoción a la Santísima Virgen María en su mes; el mes de María? Ofrecemos diez maneras.

1. Consagración

El primer gesto que debemos hacer cada mañana es la oración, una oración de consagración a Jesús a través del Inmaculado Corazón de María. ¡Empieza bien el día a través de Mary! Santa Madre Teresa, movida por un gran amor a María, dijo:

“María, dame tu corazón: tan hermoso, tan puro tan inmaculado; tu Corazón tan lleno de amor y humildad que Yo pueda recibir a Jesús en el Pan de Vida y amarlo como tú lo amas y lo sirves en el angustioso disfraz de los pobres”.

2. Ángelus/Regina Caeli

Tradicionalmente esta oración se reza al mediodía, pero se puede rezar a cualquier hora. ¿Por qué no rezarlo tres veces al día, a las 9:00 am, 12:00 pm y 6:00 pm? Al hacer esto estaremos santificando las horas de la mañana, las horas de la tarde y las horas de la noche a través de la santa y dulce presencia de María.

Estas oraciones marianas recuerdan la presencia clave de María en los Misterios de nuestra salvación: ¡La Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo! El Cura de Ars, San Juan Vianney nos recuerda la constante presencia y acción de María en nuestras vidas:

“Solo después del Juicio Final María descansará; desde ahora hasta entonces, ella está demasiado ocupada con sus hijos. Servir a la Reina del Cielo es reinar allí, y vivir bajo sus órdenes es más que gobernar”.

3. Consagrar el Hogar y la Familia al Inmaculado Corazón de María

Prepárese para la consagración con una novena de nueve días de rosarios y oraciones y culmine con la bendición del sacerdote de la imagen, así como del hogar y los miembros de la familia. De esta bendición y consagración Dios Padre derramará un diluvio de bendiciones sobre ti y cada miembro de tu familia.

4. Consagración del Yo

Pasa por el proceso formal de consagración de todo tu ser a Jesús a través de María. Puede elegir varias formas: Kolbe, o St. Louis de Montfort, o la moderna realizada por el padre Michael Gaitely: 33 Days to Morning Glory. Esta consagración podría cambiar dramáticamente toda tu vida.

Si ya lo ha hecho, puede renovar la consagración cada año y profundizar en la reserva infinita del amor de Dios traído a nosotros por intercesión de María. María tiene poder sobre nosotros en formas que van mucho más allá de nuestra imaginación más salvaje. San Luis de Montfort nos recuerda:

“Porque Dios, habiendo dado potestad sobre su Hijo unigénito y natural, dio también potestad sobre sus hijos adoptivos, no sólo en lo que se refiere al cuerpo, que sería de poca importancia, sino también en lo que se refiere al alma.”

5. Imitar a María

Si realmente amamos a alguien, entonces queremos conocerlo mejor, seguirlo más de cerca y finalmente imitar sus buenas cualidades que llamamos virtudes. San Luis de Montfort en su clásico La Verdadera Devoción a María nos da una lista de las diez principales virtudes de María. Imítalos y estarás en el Camino a la santidad. Aquí están:

Su profunda humildad,

fe viva,

obediencia ciega,

oración incesante,

abnegación constante,

insuperable pureza,

amor ardiente,

paciencia heroica,

bondad angelical,

y sabiduría celestial!

San Luis nos enseña: “Los más grandes santos, los más ricos en gracia y virtud, serán los más asiduos en la oración a la Santísima Virgen, mirándola como modelo perfecto a imitar y como poderosa ayuda para asistirlos”.

6. ¿Tentaciones? Llama a María

Nuestra vida es una zona de combate constante, ¡hasta la muerte! No debemos luchar solos contra el diablo, la carne y el mundo. Más bien, en el calor de la tentación, cuando todo parece estar perdido, invoquen el Santo Nombre de María; ¡Reza el Ave María! Si se hace, todos los poderes del infierno serán vencidos.

María es la “General en el ejército”. ¡A sus órdenes, los enemigos, los espíritus malignos, se dan a la fuga, se desvanecen y son derrotados! San Francisco de Sales fue tentado a la desesperación ya través de la oración a María, “Memorare” (atribuida a San Bernardo) la tentación fue vencida.

San Antonio María Claret fue fuertemente tentado a ceder a una tentación contra la pureza. Fue a través de sus fervientes oraciones a María que el demonio de la impureza fue expulsado y el joven Antonio recibió gracias especiales para vivir la castidad, fundar una Orden Religiosa, predicar constantemente y escribir muchos libros que hicieron un bien inmenso. Como afirma San Buenaventura: “Los hombres no temen a un poderoso ejército hostil como los poderes del infierno temen el nombre y la protección de María”.

7. María y el año litúrgico

Conoce la poderosa presencia de María en el Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia. Conozca especialmente la presencia de María en el Año Litúrgico: las Misas. El fin último de la Santa Misa es alabar y adorar a Dios Padre, mediante la ofrenda de Dios Hijo y mediante el poder del Espíritu Santo. Sin embargo, María tiene un lugar especial en el Año Litúrgico.

¡María es la Madre de Dios, la Madre de la Iglesia y es nuestra Madre en el orden de la gracia! Lean y mediten con atención la Carta Apostólica del Papa Pablo VI Marialis Cultus, que explica claramente la presencia de María en el calendario litúrgico. Esta es una obra maestra espiritual. ¡Es imprescindible para su lectura!

8. Lectura sobre María

Para una Mariología bien formada e integral debemos cultivar tanto la doctrina como la devoción. La doctrina sin devoción puede ser árida y seca. ¡Mientras que la devoción sin doctrina puede degenerar fácilmente en mero sentimentalismo!

¿Por qué no leer la Carta Apostólica de San Juan Pablo II Santísima Virgen María y el Rosario? Esta joya espiritual combina una sólida doctrina católica (mariología) con un tierno amor y devoción a María. El santo Papa exhorta al mundo entero a contemplar el rostro de Jesús a través de los ojos y el corazón de María. María es el camino más rápido, más corto, más fácil y más eficaz hacia Jesús.

9. Apóstol mariano

Conviértete en un ardiente y ferviente y apasionado Apóstol de María. Uno de los santos marianos modernos más famosos es San Maximiliano Kolbe. Su amor por María no podía ser contenido. Uno de los métodos apostólicos que usó Kolbe fue difundir la devoción a la Inmaculada por medio de la Medalla Milagrosa (Medalla de la Inmaculada Concepción).

En cualquier oportunidad que se presentara, San Maximiliano entregaría, gratuitamente, la medalla a la persona. Llamó a estas “balas espirituales”. Luego explicaría el sentido mariano, catequético, de esta explosiva medalla. La medalla se llama “Milagrosa” por la sencilla razón de que muchos milagros se han atribuido a quienes la usan con gran fe y amor y confianza en la intercesión de María.

¿Por qué no convertirse hoy en un apóstol mariano moderno, siguiendo los pasos de Kolbe? Este gran santo mariano afirmaba con convicción:

“Solo la Inmaculada tiene de Dios la promesa de la victoria sobre Satanás. Ella busca almas que se consagren enteramente a ella, que se conviertan en sus manos en instrumentos poderosos para la derrota de Satanás y la expansión del reino de Dios”.

10. El Santísimo Rosario

En Fátima, Nuestra Señora se apareció seis veces a los niños pastores: Lucía, Jacinta y Francisco. En todas y cada una de las apariciones Nuestra Señora insistió en el rezo del Santísimo Rosario.

San Juan Pablo II en su documento sobre la Santísima Virgen María y el Rosario insistió, suplicó, que el mundo entero rezara el Santo Rosario por la salvación de la familia y por la paz mundial.

El famoso sacerdote del Rosario, el padre Patrick Peyton, lo expresó de manera concisa: «La familia que reza unida, permanece unida»… y «Un mundo en oración es un mundo en paz». ¿Por qué no obedecer al nuevo santo, San Juan Pablo II? ¿Por qué no obedecer las peticiones de la Madre de Dios, Nuestra Señora de Fátima? Si se hace, la familia se salvará y habrá la paz que tanto anhela el corazón humano.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XV Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del libro de Isaías (10,5-7.13-16):

Así dice el Señor: «¡Ay Asur, vara de mi ira, bastón de mi furor! Contra...


Sal 93

R/. El Señor no rechaza a su pueblo Trituran, Señor, a tu pueblo, oprimen a tu...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-27):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque...

Leer todas las lecturas