Skip to main content
Vida Catòlica enero 8, 2024

Debemos cultivar un corazón discernidor hoy

El rey David tuvo la brillante idea de construir un templo para el arca del Señor. Sabía que no era correcto que él estuviera en su palacio mientras el arca del Señor estaba en una tienda. El momento también parecía adecuado: «El rey David se estableció en su palacio, y el Señor le había dado descanso de todos sus enemigos por todos lados». Incluso recibió la bendición del profeta Natán: «Ve, haz todo lo que tienes en mente, porque el Señor está contigo».

Pero Dios se negó a que David construyera un templo para Él. Por el contrario, Él sería quien establecería una casa para David, una que perduraría para siempre: «El Señor también te revela que Él establecerá una casa para ti» (2 Sam 7:1-5, 8-12, 14,16). Esta profecía se cumple en el nacimiento del Salvador, Jesucristo.

Hay una lección seria para todos nosotros en este pasaje. Podemos tener un buen plan con buenas intenciones. Incluso el momento puede ser adecuado para implementar nuestro plan. Pero puede que no sea lo que Dios quiere de nosotros en ese momento. Por eso debemos estar listos para discernir en cada momento lo que Dios quiere de nosotros en ese momento.

Reflexionando sobre la Anunciación de la Santísima Virgen María, vemos que ella no dijo «Sí» de inmediato al Ángel Gabriel. No se apresuró a pronunciar su «Fiat» debido a la mera presencia del impresionante arcángel. No consintió simplemente porque el ángel la alabó como «Llena de gracia». No consintió porque le gustara el plan o porque lo encontrara agradable y posible. Tampoco consintió porque el ángel le dijo que había «hallado gracia delante de Dios» ni por la grandeza y belleza del plan que se le anunció.

María consintió solo cuando sintió que este ángel ante ella era realmente de Dios y que Su mensaje también era de Dios. Pronunció su Fiat solo cuando sintió la presencia y acción de Dios en este encuentro: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá … Isabel, tu pariente, también ha concebido un hijo en su vejez … porque nada hay imposible para Dios». Entonces pronunció su fiat: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1:26-38). Discernió correctamente la presencia y acción de Dios primero, permaneciendo completamente abierta a lo que Dios le estaba revelando.

Necesitamos este corazón discernidor hoy en todas las cosas, especialmente en la Iglesia. Ha habido mucha indignación justificada recientemente sobre la declaración del Vaticano, Fiducia Supplicans, que otorgó permiso para la bendición de personas en uniones del mismo sexo bajo ciertas condiciones. Muchos defensores de esta declaración intentan justificarla repitiendo insistentemente que lo que se bendice son las personas y no sus uniones homosexuales pecaminosas.

Aquí es donde entra el engaño a través de las declaraciones ambiguas del documento. Muchos han denunciado con razón este engaño porque es imposible bendecir a las personas en tal unión sin bendecir realmente las uniones pecaminosas en sí, por la simple razón de que es la unión la que los hace una pareja en primer lugar. Reflexionemos sobre las perspicaces palabras del cardenal Gerhard Müller denunciando la contradicción en el documento y su lenguaje engañoso:

«Fíjese en que aquí no solo se bendicen a las personas pecadoras, sino que al bendecir a la pareja, se bendice la relación pecaminosa en sí. Ahora bien, Dios no puede enviar su gracia a una relación que le es directamente opuesta y no puede ordenarse hacia él. Las relaciones sexuales fuera del matrimonio, como relaciones sexuales, no pueden acercar a las personas a Dios y, por lo tanto, no pueden abrirse a la bendición de Dios. Por lo tanto, si se diera esta bendición, su único efecto sería confundir a las personas que la recibieran o la presenciaran. Pensarían que Dios ha bendecido lo que no puede bendecir. Esta bendición «pastoral» no sería ni pastoral ni una bendición. Es cierto que el cardenal Fernández, en declaraciones posteriores a Infovaticana, dijo que no es la unión la que se bendice, sino la pareja. Sin embargo, esto vacía a la palabra de su significado, ya que lo que define a una pareja como pareja es precisamente la existencia de una unión».

En resumen, lo que dice el buen cardenal es que tal bendición es tanto imposible como engañosa.

Consequently, este documento ha perturbado la paz y ha dividido gravemente a la Iglesia en diferentes niveles. De hecho, es un recordatorio de que debemos discernir todas las cosas hoy. Nosotros, los católicos, no podemos simplemente rezar, pagar y obedecer como solíamos que nos dijeran en el pasado. Por alguna razón, un espíritu de engaño se ha colado en los documentos de la Iglesia, mezclando ideas venenosas sobre la fe y la moral con un lenguaje pastoral hermoso y deliberadamente ambiguo y engañoso. Ya no podemos ser simplemente pasivos, aceptando todo sin reflexionar porque viene del Vaticano, o de alguien con una mitra, o de algunos llamados expertos. Como María, debemos permanecer abiertos a lo que Dios nos está ofreciendo, pero someter todas las cosas a un discernimiento adecuado primero.

Esto es exactamente lo que San Pablo pide a los cristianos de Tesalónica: «No apaguéis el Espíritu. No despreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal. Que el Dios de la paz os santifique» (1 Tes 5:19-24). Nuestra santidad y nuestra paz mental dependen de cuán bien discernimos todas las cosas y las aplicamos en nuestras vidas.

No debemos rechazar ni cerrarnos inmediatamente al Espíritu de profecía en la Iglesia, sino someter todo a un verdadero discernimiento espiritual. Esto significa que, guiados por el Espíritu profético de la verdad y no por la opinión pública o los caprichos personales, tamizamos todo, buscando y abrazando todas las cosas que provienen de Dios y conducen a Dios, y rechazamos de inmediato cualquier cosa que se asemeje al mal de alguna manera o pueda llevar al mal.

Aquí hay algunos pasos prácticos para practicar este discernimiento espiritual.

Primero, debemos cultivar el corazón de María. María está decidida a hacer la voluntad de Dios siempre con amor, sin importar el costo o las consecuencias. Escucha a Dios que le habla a través de intermediarios angelicales y humanos como San José, Isabel, los pastores en el campo, Simeón en el templo, etc. Siempre escucha la voz de Dios en cada evento y situación para poder responder adecuadamente y hacer lo que es agradable a Dios, «Guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón».

No podemos encontrar la voluntad de Dios en ninguna situación si no estamos decididos a cumplir Su voluntad en nuestras vidas. No podemos hacer un discernimiento adecuado si todavía estamos buscando abusar del don de Dios, especialmente del don del sexo. Solo cuando nos resolvemos a complacer a Dios y no a satisfacernos a nosotros mismos podemos discernir Su voluntad.

En segundo lugar, debemos vivir una vida de conversión continua. Una vida de pecado nos hace egoístas y centrados en nosotros mismos, haciendo que el verdadero discernimiento de la voluntad de Dios sea imposible. No podemos discernir adecuadamente la voluntad de Dios cuando tenemos tantos apegos desordenados que obstaculizan nuestra libertad. No podemos discernir la voluntad de Dios cuando decimos cosas como «Debo tener…» o «No puedo prescindir de…». La libertad del yugo del pecado y la libertad afectiva apropiada hacen posible un buen discernimiento espiritual.

En tercer lugar, debemos hacernos las siguientes preguntas pertinentes acerca de las elecciones que se nos presentan:

¿Se ajusta esta elección a la voluntad revelada de Dios, tal como se encuentra en las Sagradas Escrituras y la Tradición? La voluntad de Dios para nosotros en cualquier momento debe tener un fundamento bíblico y no debe contradecir la Tradición de la Iglesia. No debemos tener relación con nada que contradiga la revelación divina. ¿Coloca esta elección o idea a Cristo en el centro de nuestras vidas? La voluntad de Dios para nosotros en cualquier momento nos lleva a una dependencia completa de Jesucristo, a someternos a Él y a una mayor conformidad con Él. No estamos haciendo la voluntad de Dios cuando tomamos decisiones basadas únicamente en la satisfacción personal o elegimos de una manera que nos centre más en nosotros mismos y no en Dios. Solo al someternos a Jesús y tener una relación íntima con Él podemos realmente ver lo que le agrada en las elecciones que se nos presentan. ¿Fomenta esta elección o idea la paz interior duradera y la unidad con los demás? La voluntad de Dios debe dejarnos con una profunda paz de Dios, incluso si exige grandes sacrificios y sufrimientos de nuestra parte. La voluntad de Dios seguramente nos deja con una paz profunda, esperanza y fortaleza interior, y nos convierte en agentes de auténtica unidad. Puedes reconocer que se ignora la voluntad de Dios cuando las elecciones que hacemos no generan más que desunión y conflictos.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, al celebrar la Natividad de nuestro Señor Jesucristo, nos regocijamos de que Él siempre esté con nosotros. Siempre nos está inspirando a hacer grandes cosas por Él mediante Su gracia.

El maligno también está con nosotros todo el tiempo, tentándonos directa e indirectamente a hacer cosas malas con los dones que Dios nos ha dado. Siempre nos está tentando a hacer el mal bajo la apariencia del bien. Está haciendo esto en nuestras vidas personales, en el mundo e incluso en la Iglesia.

Esta Navidad, roguemos a nuestro Señor Jesucristo por el don de un corazón discernidor y también por la gracia de realizar un buen discernimiento espiritual hoy y siempre. ¿Por qué es siempre importante? Nuestra santidad y nuestra paz mental dependen de cuán bien discernimos todas las cosas.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XI Semana del Tiempo Ordinario.


Lectura del segundo libro de las Crónicas (24,17-25):

Cuando murió Yehoyadá, las autoridades de Judá fueron a rendir homenaje al rey, y éste...


Sal 88,4-5.29-30.31-32.33-34

R/. Le mantendré eternamente mi favor Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos...

Leer todas las lecturas