Skip to main content
Vida Catòlica febrero 21, 2024

Cultiva la actitud correcta hacia el pecado esta Cuaresma


Había concluido la Santa Misa en una parroquia y me apresuraba para mi próximo compromiso cuando noté que un feligrés había estacionado detrás de mi auto en el estacionamiento, lo que me impedía partir inmediatamente según lo había planeado. Esperé ansiosamente a que llegara el dueño y moviera el automóvil. La propietaria llegó casualmente unos treinta minutos más tarde, entró en su automóvil y se marchó sin una sola palabra de disculpa hacia mí. Para entonces, ya estaba muy retrasado para mi próximo compromiso.

Podía sentir cómo la ira crecía dentro de mí. Los pensamientos de ofensa estaban a toda velocidad en mi mente: «Qué grosera, orgullosa, egoísta, arrogante e insensible es». Fue solo después de unos minutos que me di cuenta de que mientras me enfocaba tanto en la actitud molesta del feligrés, había olvidado por completo la presencia del Señor Jesús que acababa de recibir en la Santa Comunión. Mientras seguía cediendo y alimentando los pensamientos enojados en mi cabeza, más me desconectaba de la amorosa presencia de Dios conmigo y dentro de mí.

Nada afecta nuestra relación con Dios más que nuestra actitud hacia el pecado, ya sean nuestros propios pecados o los pecados de otros contra nosotros. Cuando no tenemos una buena actitud hacia el pecado, nuestra relación con Dios se ve herida y nuestra fe en Él comienza a menguar.

Jesús en Mc 1:12-15 nos muestra las dos actitudes que debemos tener hacia el pecado si vamos a tener una relación saludable con Dios: Resistir y Arrepentirnos.

Debemos resistir y superar las tentaciones al pecado ahora. Jesús, el Santo de Dios, eligió libremente ser tentado por el diablo porque quería ser fiel a su Padre, quien recientemente le había declarado en su bautismo en el Jordán: «Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia». Todas las tentaciones que enfrentó Jesús tenían como objetivo romper su relación filial con su Padre. Pero Jesús vino y dejó el desierto de la tentación siendo siempre un fiel Hijo de su Padre.

San Agustín nos recuerda que también compartimos en la victoria de Jesús sobre las tentaciones: «Él (Cristo) sufrió tentación en tu naturaleza, pero por su propio poder obtuvo la victoria por ti». Debido a la victoria de Jesús, también podemos y debemos resistir y superar las tentaciones por su gracia. Su victoria es tanto un ejemplo como una inspiración para nuestra propia victoria sobre las tentaciones. Jesús incluso promete que superaremos mayores tentaciones: «El que cree en mí, también hará las obras que yo hago, y aún las hará mayores». (Jn 14:12)

También debemos comenzar a resistir ahora, sin importar las derrotas y fracasos pasados. No debemos posponer el día de nuestra resistencia al pecado como si pudiéramos resistir mañana mientras cedemos al pecado hoy. La verdad es que nos volvemos espiritualmente más débiles cuanto más cedemos al pecado.

Debemos arrepentirnos de nuestros pecados en el pasado. Jesús declaró esta verdad: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio». Sin arrepentimiento, no hay una fe real en la realidad de que pertenecemos a Dios y a su reino. Cuando ignoramos este arrepentimiento continuo, comenzamos a dudar o incluso a cuestionar el amor, la sabiduría y el poder de Dios en nuestra vida diaria.

Hay cinco formas seguras en las que podemos comenzar a cultivar estas dos actitudes de arrepentimiento y resistencia hacia el pecado.

Primero, debemos tener confianza paciente en Jesús siempre. Él sufrió y murió por nuestros pecados, y Él está con nosotros ahora, guiándonos hacia Dios por el mismo camino de obediencia amorosa que Él ha recorrido victoriosamente. Debemos poner toda nuestra confianza en Él y no en nosotros mismos, en nuestras firmes resoluciones, victorias pasadas, profundo pesar por los pecados pasados, etc. Recordemos sus palabras: «Sin mí, no pueden hacer nada».

También debemos ser pacientes en las tentaciones porque ninguna tentación dura para siempre. La fe madura en la paciencia. Además, Dios conoce nuestros límites para enfrentar las tentaciones: «Dios es fiel, y no permitirá que sean tentados más allá de lo que pueden soportar». Las tentaciones vendrán y se irán, pero Jesús permanece con nosotros, ya sea que seamos fieles o infieles a Él en las tentaciones.

En segundo lugar, debemos orar siempre. La oración abre nuestros corazones para recibir la luz y la gracia que Jesús nos ofrece en nuestras tentaciones. Jesús oró en Getsemaní e invitó a los discípulos a hacer lo mismo: «Vigilen y oren para no caer en tentación». No tenemos ninguna oportunidad contra las tentaciones cuando no estamos orando fervientemente.

A través de una oración auténtica centrada en Jesús, también comenzamos a desear las mismas cosas que Jesús desea. Podemos resistir los pecados solo cuando compartimos profundamente los deseos de Jesús. La oración a Mamá María y con ella en tiempos de tentación es poderosa porque, como la Madre de Jesús que nunca dejó de contemplar a Cristo, María nos ayuda a enfocarnos en Jesús con corazones receptivos listos para recibir todo lo que Él nos ofrece en el momento de la tentación.

En tercer lugar, debemos practicar la autonegación y el ayuno. Somos tan débiles contra las tentaciones cuando nos entregamos a cosas materiales como la comida, la bebida, los placeres, los dispositivos, el entretenimiento, etc. Aunque estas cosas son buenas e inocentes en sí mismas, el exceso nos debilita, haciendo que nuestra voluntad sea esclava de nuestros sentidos y lenta en lo que respecta a las cosas de Dios.

Practicar la moderación en estas cosas e incluso negarnos lo que a veces es necesario entrena nuestras voluntades para obedecer a Dios y resistir las tentaciones. A menos que entrenemos nuestras voluntades, no podemos responder a las gracias que Dios siempre nos ofrece.

En cuarto lugar, debemos conocer y amar siempre la verdad. No podemos resistir las tentaciones al pecado cuando tomamos decisiones solo basadas en nuestras emociones o en opiniones públicas. Debemos estudiar las Sagradas Escrituras y conocer bien nuestro Catecismo para saber qué está bien y qué está mal, y por qué no pueden cambiar. Ya no podemos depender de los sacerdotes para que nos enseñen todo en la Misa sin hacer nuestros propios esfuerzos personales para conocer y crecer en nuestro conocimiento de la verdad.

Este conocimiento de la verdad es indispensable hoy cuando estamos presenciando una decepción generalizada incluso en la Iglesia. Durante más de dos mil años, la Iglesia ha estado llamando y equipando a sus hijos para que se arrepientan y resistan al pecado. Por primera vez en la historia de la Iglesia, una declaración, Fiducia Supplicans, se desvió completamente de la Escritura y la tradición al dar permiso para bendecir a personas en relaciones homosexuales sin ningún llamado a arrepentirse y resistir las acciones homosexuales. Es más triste aún notar cómo algunos católicos permanecen ajenos a la perversa decepción en esa declaración. Simplemente no podemos esperar resistir ninguna tentación cuando tenemos un sentido distorsionado y siempre cambiante del bien y del mal.

Por último, debemos examinar nuestra conciencia con frecuencia y acercarnos al sacramento de la confesión. Debemos acostumbrarnos a tratar con los pecados pequeños antes de que se conviertan en pecados grandes que destruyen por completo nuestra libertad y cierran nuestros corazones a la vida de la gracia de Dios.

Nuestros pecados crecen y se multiplican en la oscuridad cuando tratamos de ocultarlos o ignorarlos. Necesitamos la gracia de la confesión sacramental para iluminarnos, limpiarnos de nuestros pecados y darnos fuerza para resistir los pecados que hemos confesado. Seríamos negligentes si ignoramos la recepción frecuente de este sacramento.

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, nuestra relación con Dios por la fe es lo más poderoso en este mundo, «Lo que vence al mundo es nuestra fe». Esta relación es la fuente de todas las bendiciones y beneficios que necesitamos y deseamos profundamente: alegría, esperanza, fuerza, paz, etc. Perdemos todo esto y más debido a nuestra mala actitud hacia el pecado.

Jesucristo sufrió y murió por nuestros pecados para llevarnos a esta relación con Dios como Sus hijos amados. Él viene a nosotros en cada Eucaristía para fortalecernos en esta relación con Dios dándonos una parte de Su Espíritu Santo, el mismo Espíritu que lo guió y lo empoderó para la victoria sobre la tentación y el diablo. Él conoce nuestros pecados del pasado y nuestras luchas actuales con el pecado. Con Su Espíritu en nosotros, nuestra propia victoria es posible y ya está pagada. Todo lo que necesitamos hacer es cultivar y mantener la actitud correcta hacia el pecado: Resistir y Arrepentirnos ahora y siempre.

¡Gloria a Jesús! ¡Honor a María!

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas