Skip to main content
Vida Catòlica junio 6, 2024

¿Cómo se difundió la devoción al Sagrado Corazón de Jesús?

Devoción al Sagrado Corazón de Jesús: Historia y Evolución

Desde los primeros siglos del cristianismo ha existido un deseo profundo de meditar sobre el Corazón traspasado de Cristo, una práctica que hunde sus raíces en la Sagrada Escritura y que fue enriquecida por las reflexiones de los Padres de la Iglesia. Estos primeros cristianos hallaron en el Corazón de Jesús un símbolo de amor divino y sacrificio.

Primeros Desarrollos de la Devoción

En el siglo XI, la devoción a las cinco llagas de Jesús, incluyendo la del Sagrado Corazón, comenzó a ganar más adeptos. Esta piedad se extendió y encontró expresiones en la veneración de otras llagas, como la del hombro de Jesús, permitiendo a los fieles meditar más profundamente en su Pasión y Muerte, y así crecer en su amor hacia Él.

Juan Eudes y Margarita María Alacoque

No fue hasta 1670 que el sacerdote francés Juan Eudes celebró la primera fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, marcando un hito significativo en la evolución de esta devoción. Casi al mismo tiempo, una religiosa conocida por su piedad, Sor Margarita María Alacoque, comenzó a tener visiones de Jesús. En diciembre de 1673, ella informó que Jesús le permitió descansar la cabeza sobre su Corazón, revelándole su gran amor y el deseo de darlo a conocer a la humanidad.

Al año siguiente, en junio o julio de 1674, Margarita María afirmó que Jesús quería ser honrado bajo la figura de su Corazón de carne. Él pidió a los fieles que lo recibieran con frecuencia en la Eucaristía, especialmente el primer viernes de cada mes, y que practicaran una hora santa devocional.

La Gran Aparición y la Fiesta del Sagrado Corazón

En 1675, durante la octava del Corpus Christi, Margarita María tuvo una visión que se conocería como la «gran aparición». En ella, Jesús solicitó que la fiesta del Sagrado Corazón se celebrara cada año el viernes siguiente al Corpus Christi, como reparación por la ingratitud de los hombres hacia su sacrificio redentor en la Cruz.

Difusión y Aprobación Eclesiástica

La devoción al Sagrado Corazón ganó popularidad tras la muerte de Santa Margarita María en 1690. Sin embargo, debido a la prudencia de la Iglesia al aprobar apariciones o devociones privadas, la fiesta no se estableció oficialmente en toda Francia hasta 1765.

El 8 de mayo de 1873, la devoción al Sagrado Corazón fue formalmente aprobada por el Papa Pío IX. Posteriormente, el 21 de julio de 1899, el Papa León XIII recomendó fervientemente que todos los obispos del mundo observaran la fiesta en sus diócesis, consolidando así esta práctica en la Iglesia universal.

Impacto y Legado de la Devoción

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús ha tenido un impacto profundo en la espiritualidad católica, inspirando numerosas congregaciones religiosas y movimientos laicales dedicados a la reparación, adoración y promoción del amor misericordioso de Cristo. Esta devoción ha fomentado la práctica de la comunión reparadora los primeros viernes de cada mes y la observancia de la Hora Santa, contribuyendo a una mayor profundización en el misterio del amor divino.

Conclusión

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús sigue siendo una fuente de inspiración y consuelo para millones de fieles en todo el mundo. La vida y revelaciones de Santa Margarita María Alacoque, junto con el respaldo de la Iglesia, han asegurado que esta devoción perdure y continúe enriqueciendo la fe de los católicos, recordándoles el amor infinito de Cristo por la humanidad.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas