Skip to main content
Vida Catòlica abril 29, 2024

Cómo imitar a Santa Catalina de Siena

Sin una educación formal, o una posición de gobierno en la Iglesia, Santa Catalina de Siena logró grandes cosas para Dios por su gran fe y amor por Él, siendo receptiva a los dones que Él le dio, y viviendo solo para Él, y no para sí misma. .

Catalina Benincasa nació en Siena, Italia el 25 de marzo de 1347, la vigésima cuarta de veinticinco hijos de Giacomo y Lapa Benincasa. Solo trece de sus hermanos vivieron hasta la edad adulta. Catalina era muy devota desde niña ya los seis años experimentó su primera visión de Jesús, lo que aumentó su piedad. Hizo un voto de virginidad a los siete años, pero no se lo contó a sus padres en ese momento. Cuando Catherine tenía doce años, sus padres comenzaron a hacer planes para encontrarle un esposo adecuado, y su madre y una hermana mayor la alentaron a concentrarse más en su apariencia. Más tarde se sintió culpable por haberse sometido a los deseos de su madre y su hermana y, después de la muerte de su hermana, renunció a toda mundanalidad y les dijo a sus padres que nunca se casaría. Su familia, enojada por su negativa a casarse, la hizo compartir una habitación con un hermano, la trató como sirvienta y la mantuvo ocupada con las tareas del hogar hasta la noche. Realizó el trabajo duro sin quejarse y permaneció cerca de Dios en oración mientras trabajaba. Aunque ya no podía pasar tiempo sola en su habitación orando, se dio cuenta de que podía hacer una habitación, una celda, en su corazón, para Dios y permanecer cerca de Él allí. Esta fue una práctica que hizo toda su vida y recomendó a otros. Su director espiritual, el Beato Raimundo de Capua, escribió en su biografía de Catalina que ella le decía a menudo: “Constrúyete una celda dentro de tu corazón, y nunca pongas un pie fuera de ella”. A lo largo de su vida, en medio del trabajo, o rodeada de mucha gente, vivió continuamente recogida en Dios.

Después de tener un sueño en el que Santo Domingo la invitaba a unirse a los dominicos de la Tercera Orden, Catalina les contó a sus padres sobre su voto de virginidad. Su padre respetó su vocación y le permitió volver a tener su propia habitación y dedicarse a la oración. A los dieciséis años, Catalina se convirtió en miembro de las Hermanas de la Penitencia, la Tercera Orden Dominica en Siena, también conocida como Mantellate por la capa negra que usaban. La comunidad incluía mujeres casadas y viudas; todos vivían en sus propios hogares pero rezaban juntos. Durante los siguientes tres años, Catalina permaneció en su habitación, oró e hizo penitencia, y no habló con nadie a menos que fuera necesario; sólo salía de su habitación para asistir a Misa. Durante este tiempo, Catalina comenzó a tener las experiencias místicas que continuaron durante toda su vida. Catalina tuvo muchas experiencias místicas, incluyendo frecuentes visiones de Jesús, matrimonio místico en el que Jesús colocó un hermoso anillo en su dedo que solo ella podía ver, estando en éxtasis cada vez que recibía la Sagrada Comunión y recibiendo los estigmas, que ella sentía, pero no fue visible hasta después de su muerte

Catalina finalmente salió de su habitación después de que Jesús le dijo que se uniera a su familia en la cena, hablara con ellos, volviera a una vida activa y trabajara por la salvación de las almas. Catalina comenzó una nueva vida, todavía dedicando muchas horas a la oración, pero también dando comida y vestido a los pobres, haciendo las tareas del hogar para su familia y cuidando a los pacientes en los hospitales. Catalina estuvo en todo momento completamente disponible para el servicio a Dios y al prójimo. Estaba especialmente comprometida con el cuidado de las personas que otros no querían cuidar, como los pacientes con cáncer y lepra. No todos los enfermos apreciaron su ayuda. Algunos fueron poco amables e incluso dijeron mentiras sobre ella, pero Catalina siguió cuidándolos con amabilidad y los perdonó. A pesar de tener problemas de salud con frecuencia, Dios siempre le dio a Catalina la fuerza para cuidar las necesidades de otras personas. En 1374, Catalina ayudó a las víctimas de la peste, sin temor a enfermarse ella misma.

Aunque Catalina no tuvo hijos biológicos, fue una madre espiritual para muchos hombres y mujeres. Fue madre espiritual de papas, sacerdotes, religiosos y laicos; a personas de su misma edad, personas que eran más jóvenes y personas que eran mucho mayores; a los líderes de la sociedad, los pobres, los enfermos y sus propios familiares. Practicó la maternidad espiritual con sus oraciones, su servicio y sus palabras, animando a las personas a arrepentirse y vivir como católicos fieles.

La reputación de santidad de Catalina atrajo a mucha gente hacia ella; algunos la siguieron como su líder espiritual y se convirtieron en una comunidad. Su relación con ellos era la de una madre y los miembros de su comunidad la llamaban “Mamma”. Siendo aún muy joven, Catalina se hizo famosa por su santidad y muchas personas querían que ella les aconsejara en su vida espiritual. A través de su ejemplo y su guía espiritual, ayudó a lograr muchas conversiones. El Papa nombró incluso a tres sacerdotes para acompañar a Catalina con el fin de escuchar las confesiones de las numerosas personas que se inspiraron para confesar sus pecados después de verla o escucharla hablar. En su biografía, el beato Raimundo escribió: “Pero si yo siguiera así contando las obras maravillosas que el Señor hizo por medio de Catalina, sólo una serie de grandes volúmenes las contendría todas: todos los pecadores convertidos, todos los buenos o las personas bien dispuestas fueron ayudadas a una nueva y mayor perfección, todos los enfermos de espíritu fueron sanados, todos los tristes y afligidos fueron consolados, todas las almas en peligro fueron rescatadas”.

La adulación de tanta gente y sus extraordinarias experiencias místicas podrían haber tentado a Catalina al orgullo, pero siempre se mantuvo muy humilde y consciente de su propia pecaminosidad. En una de sus primeras visiones, Jesús le dijo: “¿Sabes, hija, quién eres tú y quién soy yo? Si conoces estas dos cosas, tienes la bienaventuranza a tu alcance. Tú eres la que no es, y YO SOY EL QUE ES. Deja que tu alma sea penetrada por esta verdad, y el Enemigo nunca podrá desviarte; nunca serás atrapado en ninguna de sus trampas, ni transgredirás ningún mandamiento mío; habréis puesto vuestros pies en el camino real que conduce a la plenitud de la gracia, de la verdad y de la luz”. Este mensaje de Jesús le dio a Catalina una gran conciencia de sus propias limitaciones como ser humano. Ella sabía que era solo por la gracia de Dios que recibió dones espirituales y experiencias místicas. Siempre fue consciente de sus propias imperfecciones y aconsejaba a las personas que no juzgaran a los demás ni se sintieran superiores. “Siempre que creas que Dios te ha mostrado las faltas de los demás, ten cuidado: tu propio juicio puede estar equivocado. No decir nada. Y si atribuyes algún vicio a otra persona, inmediatamente y humildemente búscalo también en ti mismo. Si la otra persona realmente posee ese vicio, se corregirá tanto mejor cuando vea cuán suavemente lo comprendes, y se dirá a sí mismo lo que tú le hubieras dicho”.

Catalina tenía un gran amor por Jesús y un verdadero amor ágape por otras personas. Ella deseaba mucho la salvación de las personas y oraba intensamente y se sacrificaba por cualquiera que necesitara conversión, así como por sus hijos espirituales. Catalina estaba muy comprometida con la oración por la santificación y la salvación de los sacerdotes. También animó a los sacerdotes a vivir vidas santas en sus cartas y en sus conversaciones con ellos. En su última carta al Beato Raimundo, escrita poco antes de morir, le da el siguiente consejo: “Podrás tener la celda actual poco; pero deseo que tengáis siempre la célula del corazón, y la llevéis siempre con vosotros. Como sabes, mientras estemos encerrados allí, los enemigos no pueden hacernos daño. Entonces cada acto que haréis será guiado y ordenado por Dios. También te suplico que madures tu corazón con santa y verdadera prudencia; y que su vida sea un ejemplo para los hombres mundanos por no ajustarse nunca a las costumbres del mundo. Que esa generosidad hacia los pobres y esa pobreza voluntaria que siempre habéis practicado, se renueve y refresque en vosotros con verdadera y perfecta humildad. No desfallezcáis en éstos, por cualquier dignidad o exaltación que Dios os dé, sino descended más hondo en ese Valle de la Humildad, regocijándoos en la mesa de la Cruz. Allí recibid el alimento de las almas: abrazar a la Madre, la oración humilde, fiel y continua, y la santa vigilia: celebrar todos los días, a no ser por alguna razón especial. Huye de la palabrería ociosa y liviana, y sé y muéstrate maduro en tu palabra y en todo.

         Uno de los grandes logros de Catalina para la Iglesia fue persuadir al Papa Gregorio XI para que regresara a Roma. Los Papas habían estado viviendo en Avignon, Francia desde 1305.

Ella le escribió antes de conocerlo, pidiéndole que fuera valiente, que nombrara buenos obispos y gobernantes, que trabajara por la paz, que se mudara a Roma y que hiciera una cruzada para liberar Tierra Santa. Ella escribió con afecto y respeto por el oficio del papado, mientras le aconsejaba enfáticamente que fuera un gran líder para la Iglesia. En una de sus cartas al Papa Gregorio, escribió: “Quiero, pues, que seas un pastor tan fiel y bueno que si tuvieras cien mil vidas, estarías dispuesto a darlas todas por el honor de Dios y la salvación de sus criaturas. ¡Oh “Babbo” mío, dulce Cristo en la tierra, sigue a ese dulce Gregorio (el Grande)! Porque todo os será posible como a él; porque él no era de otra carne que tú; y que Dios es ahora el que era entonces: nada nos falta sino la virtud, y tenemos hambre de la salvación de las almas.”… Deseo y ruego en verdad que el tiempo que resta sea afrontado varonilmente, siguiendo a Cristo, de quien sois vicario. , como un hombre fuerte. Y no temas, padre, por nada que pueda resultar de esos vientos tempestuosos que ahora golpean contra ti, esos miembros en descomposición que se han rebelado contra ti. No temáis; porque la ayuda divina está cerca. Cuidaos solamente de las cosas espirituales, de los buenos pastores, de los buenos gobernantes en vuestras ciudades, ya que a causa de los malos pastores y gobernantes os habéis encontrado con la rebelión. Danos, pues, un remedio; y os consuele en Cristo Jesús, y no temáis. Prosigue, y cumple con verdadero celo y santo lo que has comenzado con santo propósito, acerca de tu regreso, y de la santa y dulce cruzada.” El Papa aceptó su consejo por su santidad; se dio cuenta de que la sabiduría de Catalina venía de Dios. Antes del regreso del Papa a Roma, Florencia y sus aliados iniciaron una guerra contra la Santa Sede; el Papa luego colocó a Florencia bajo interdicto. Catalina intervino, pidiendo a los líderes de Florencia el fin de la guerra y luego, a petición de los funcionarios del gobierno, viajó a Avignon para reunirse con el Papa. Sus esfuerzos por lograr la paz no tuvieron éxito, pero el Papa Gregorio XI accedió a regresar a Roma y en septiembre de 1376, tres meses después de reunirse con Catalina, inició su viaje. Catalina siguió trabajando por la paz, incluso arriesgando su vida para hacerlo. En marzo de 1378, murió el Papa Gregorio XI y Urbano VI se convirtió en el próximo Papa. La guerra con Florencia terminó en julio de 1378. Desafortunadamente, se desarrolló un cisma en la Iglesia cuando un grupo de cardenales franceses rechazó el papado del Papa Urbano y eligió a otro hombre como Papa. Luego, Catalina escribió cartas para alentar al verdadero Papa y pedirle apoyo a los líderes de la Iglesia y del gobierno. El Papa Urbano pasó a depender de Catalina y le pidió que fuera a Roma para ser una de sus consejeras. Ella se fue y permaneció allí por el resto de su vida. Murió, después de grandes sufrimientos, el 29 de abril de 1380. Catalina fue canonizada como santa en 1461. El Papa Pablo VI la nombró Doctora de la Iglesia en 1970.

Las enseñanzas de Santa Catalina se encuentran en sus 382 cartas, sus oraciones y en su libro Los Diálogos, que dictó en 1378 en éxtasis. Es su relato de las revelaciones privadas que le dio Jesús.

Según sus biógrafos, Catalina se impuso penitencias físicas extremas y duras, pero no estamos destinados a imitarla de esta manera. En cambio, podemos emular su entrega a la oración, su fidelidad a Jesús y su Iglesia, su amor por Jesús en la Eucaristía, su humildad, su caridad con los pobres y los enfermos, su preocupación por la salvación de las almas y sus esfuerzos por lograr la paz.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la XII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del segundo libro de los Reyes (19,9b-11.14-21.31-35a.36):

En aquellos días, Senaquerib, rey de Asiria, envió mensajeros a Ezequías, para decirle: «Decid a...


Sal 47,2-3a.3b-4.10-11

R/. Dios ha fundado su ciudad para siempre Grande es el Señor y muy digno de...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (7,6.12-14):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No deis lo santo a los perros,...

Leer todas las lecturas