Skip to main content
Vida Catòlica junio 29, 2023

Cómo encontrar a Dios en el mundo actual

Con la decadencia de la religión y el surgimiento del ateísmo y el agnosticismo en el mundo actual, surge naturalmente la pregunta sobre la existencia de Dios. La pregunta, sin embargo, es doble: ¿Dios existe y si se esconde de nosotros? El sol sigue existiendo a pesar de la cubierta de nubes. Si Dios existe, ¿está eclipsado, oscurecido por actitudes que no congenian con su presencia entre nosotros?

Hans Urs von Balthasar, seguramente uno de los grandes teólogos de la época actual, ha ofrecido una explicación a este problema. En un artículo titulado “Encontrar a Dios en el mundo de hoy”, sugiere que las diversas cosas del mundo ya no son una ocasión para que el hombre se eleve en contemplación al Absoluto, sino para que las domine prácticamente en la instrumentalidad tecnológica”. La tecnología nos invita a mirar nuestra propia obra y, al mismo tiempo, apartar la mirada de lo que Dios ha hecho.

La naturaleza, incluidos nosotros los seres humanos, es obra de Dios. Lleva sus huellas dactilares por todas partes. Para aquellos que creen en Dios, es normal rastrear Su existencia desde Su creación, así como un cazador podría encontrar su presa siguiendo sus huellas. Podríamos referirnos a este proceso como mirar hacia arriba. En cambio, cuando el hombre se empeña en domesticar la materia, mira hacia abajo. El Dios invisible, que puede ser detectado a través de Su creación, por lo tanto, no es menos accesible de lo que lo fue en otros períodos de tiempo a lo largo de la historia. La resolución del problema no está en Dios, que es inmutable, sino en nosotros.

Hubo, hace algún tiempo, una depresión en el camino frente a nuestra casa. La depresión era lo suficientemente profunda como para llenarse con suficiente agua para atraer a los patos que la usarían como una piscina infantil en miniatura. Un día, mientras estaba dando un paseo, vi a un equipo de 10 patitos, cada uno del tamaño de una pelota de béisbol, siguiendo felizmente a su madre. Interpreté generosamente sus picos como sonrisas. Esa es la forma en que jugó en mi corazón. Uno a uno se detuvieron ante el bordillo para reunir la fuerza suficiente para saltarlo de un salto y llegar a la acera. Fue uno de los espectáculos más hermosos que jamás había presenciado. No tenía idea de a dónde iban, pero la madre estaba a cargo y la tropa no estaba preocupada.

Charles Darwin no podría haber explicado las complejidades biológicas de estas pequeñas criaturas. Tampoco podría haber explicado su superlativa belleza. Fueron creados y sostenidos por el artista absoluto, Dios mismo. Darwin nunca levantó la vista. Pensó que el secreto de la vida estaba contenido enteramente dentro de la vida.

El Salmo 19 nos dice que miremos hacia arriba y veamos que “Los cielos cuentan la gloria de Dios y los cielos anuncian lo que Él ha hecho”. Para C. S. Lewis, ″considero que este es el poema más grande del Salterio y una de las mejores letras del mundo” (Reflexiones sobre los Salmos, p. 56). Para el poeta jesuita Gerard Manley Hopkins, “El mundo está cargado de la grandeza de Dios. Se apagará, como el brillo de una lámina sacudida. Se junta a una grandeza, como el flujo de aceite.” La mejor manera de hacer justicia a Dios es hacer justicia a la naturaleza. La naturaleza es el trampolín de regreso a su Autor. Pero es un paso que se da con el corazón, uno que comprende la maravillosa cualidad inherente a la naturaleza.

La expresión “jungla de asfalto” es el título de una película de 1950. El término “concreto” puede reemplazar a “asfalto” para intensificar la noción de algo que cubre completamente algo que debería permanecer abierto. “Selva de asfalto” es una descripción adecuada del mundo actual que ha dejado a Dios fuera del cuadro. Nos quedamos en una jungla de confusión. “Aquí había gente decente sin Dios”, escribió T. S. Eliot, “Su único monumento era la carretera asfaltada y mil pelotas de golf perdidas”.

El mundo es “teófano”, una palabra que rara vez se usa y que significa que se puede ver a Dios a través del mundo. El mundo es transparente y nos permite vislumbrar, por limitados e imperfectos que sean, al Dios del que no podemos prescindir. ¡Si pudiéramos mirar hacia arriba!

La anticoncepción es un buen ejemplo de una tecnología que cubre la obra creativa de Dios. Está muy extendido y ya no se considera un problema. Sin embargo, es una forma de decir “no” a la participación de Dios en la procreación. Como consecuencia, las relaciones conyugales se convierten en una actividad puramente humana. Pierde su relación con lo trascendente. Esto conduce inevitablemente al aborto, que es un rechazo a la creación de Dios de un niño por nacer. La eutanasia entra en escena cuando el hombre, no Dios, decide cuándo terminará la vida humana. Como ha señalado C. S. Lewis en su libro La abolición del hombre, “si el hombre elige tratarse a sí mismo como materia prima, materia prima será”. Como materia prima, sin embargo, pierde su relación con Dios e incluso consigo mismo. Se vuelve desconocido para sí mismo.

De acuerdo con tratarse a sí mismo como materia prima, el hombre moderno se niega a aceptar la noción de que Dios creó dos sexos distintos. Al excluir la sabiduría de Dios en este asunto, ahora busca determinar el sexo a través de la ciencia. Se emplean bloqueadores de la pubertad, productos químicos y cirugía para que pueda corregir los «errores» de Dios o proporcionar a los sexos una segunda creación más satisfactoria.

Dios existe. Además, Él no está oculto. Es el hombre moderno quien se ha escondido de Dios mirando hacia abajo y, a través de manipulaciones tecnológicas, intenta mejorar la creación inicial de Dios.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario. San Agustín de Canterbury, obispo


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,3-9):

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, por la...


Sal 110,1-2.5-6.9ab.10c

R/. El Señor recuerda siempre su alianza Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló...

Leer todas las lecturas