Skip to main content
Vida Catòlica mayo 7, 2024

¿Cómo deseamos el bien de Dios a Dios?

Es bien sabido que la definición católica del amor es «deseo del bien del otro» (CIC 1766). Así es como el amor no es egoísta porque se trata de la otra persona y de ayudarla a ser buena, de darle cosas buenas (1 Cor 13). Claramente, debemos amar a Dios sobre todas las cosas, «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento» (Mt 22:37-38). Pero esto debería hacernos detenernos y preguntarnos. ¿Cómo se supone que debemos amar a Dios? Es decir, ¿cómo podemos desear el bien de Dios para Dios? Esta debería ser una pregunta, si no una contradicción directa, porque Dios es la fuente original de toda bondad; no hay nada que tengamos que no hayamos recibido de Dios como un don gratuito. San Francisco de Sales dice: «No podemos, con un verdadero deseo, desear ningún bien a Dios, porque su bondad es infinitamente más perfecta de lo que podemos desear o pensar» (Tratado del Amor de Dios, V.6).

Amar a otras personas es mucho más simple: les hacemos cosas buenas. Pero realmente no podemos «ayudar» a Dios. No podemos aumentar Su bondad. Él es radicalmente trascendente y la fuente de todo lo que es. Sin embargo, debemos amarlo sobre todas las cosas. Hay varias formas en que podemos, y lo hacemos, amar a Dios.

Primero, deseamos el bien a Dios (lo amamos) al alabarlo y regocijarnos de que Él sea Dios. Dios ya es bueno; no puede aumentar en bondad. Entonces, podemos amarlo reconociendo Su bondad intrínseca y regocijándonos en ella al alabarla. Hacemos esto en dos oraciones comunes. Más claramente en el «Gloria». En esta pequeña oración, rezamos para que Dios mantenga Su gloria para siempre, no deseamos cosas nuevas para Él sino que Su infinita bondad actual permanezca. En segundo lugar, lo hacemos en la oración que Cristo nos enseñó: el «Padre Nuestro». Comenzamos el «Padre Nuestro» llamando a Dios Padre, pero luego pasamos inmediatamente a alabarlo: «santificado sea tu nombre». La principal manera en que alabamos a Dios es adorándolo. Esto se hace en la Misa donde unimos nuestra alabanza a Dios, nuestro amor por Él, con la alabanza y el amor de Cristo por el Padre.

En segundo lugar, amamos a Dios o deseamos su bien cuando nos sometemos a Su voluntad y cumplimos Sus mandamientos. Cristo dice: «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos» (Jn 14:15). San Juan escribe más tarde: «Y en esto sabemos que le conocemos, si guardamos sus mandamientos. Quien dice: ‘Yo le conozco’, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él; pero quien guarda su palabra, en él verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado» (1 Jn 2:3-5). Por eso, en el Padre Nuestro oramos: «venga tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo», inmediatamente después de alabar a Dios diciendo «santificado sea tu nombre». Primero alabamos a Dios y luego nos sometemos a Él. Entonces, deseamos el bien de Dios sometiéndonos a Su voluntad, obedeciéndolo.

En tercer lugar, San Francisco de Sales explica que podemos desear el bien a Dios imaginando un escenario hipotético (Tratado del Amor de Dios, V.6). En este hipotético, eres Dios, y Dios eres tú. Si ocurriera tal situación, si fueras Dios, ¿querrías convertirte en hombre para hacer a Dios (que es una mera persona humana en este escenario) como tú? Si fueras Dios, ¿querrías que tus criaturas compartieran tu divinidad? Esto es precisamente cómo nos ha amado Dios. Nos hizo y luego se convirtió en uno de nosotros para hacernos partícipes de su propia vida divina interior. Deberíamos estar ansiosos por devolver el favor si las posiciones se intercambiaran. Esta es una situación imaginaria en la que si pudiéramos ayudar a Dios, si tal cosa fuera posible, debemos estar listos para dar cosas buenas a Él.

Así que, amamos a Dios, deseamos su bien, alabando la bondad que ya posee y siguiendo su voluntad. Dado que fuimos creados precisamente para hacer estas cosas, son las únicas cosas que realmente pueden hacernos verdaderamente felices.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas